Venezolano José Uzcátegui cede su faja ante Plant


En el boxeo no hay espacio para la complacencia. José Uzcátegui viajó de Tijuana a Los Angeles, pero se le olvidó llevar en su maleta ese sentido tan necesario en una pelea complicada: el de urgencia. Eso le costó su trono de las 168 libras.

El venezolano llegó como favorito para su refriega contra Caleb Plant, pero se marchó el domingo por la noche sin la faja de campeón, porque no entendió –o lo hizo demasiado tarde- que un rey debe defender su corona a toda costa, sin demora ni displicencia.

Bolivita cayó por decisión unánime de los jueces y no tuvo nada que reclamar. En el fondo él sabía que quizá fuera el único culpable de lo sucedido, aunque tampoco es que su esquina provocara el ruido necesario para despetar los fuegos de supervivencia.

Durante ocho asaltos, Uzcátegui fue a remolque del boxeo más depurado de su rival. El primer conteo en el segundo asalto levantó las alarmas. Las cosas no estaban bien en el unvierso del campeón. El segundo viaje a la lona en el cuarto round debió encender el bombillo de máxima atención.

Con un jab educado y una combinación de un-dos sin muchas pretensiones, Plant fue echando en su saco asalto tras asalto ante la mirada parsimoniosa del venezolano, que usualmente suele ser un león en su ataque.

Las más de las veces, Bolivita resultó chapucero en sus ofensivas, perdiendo demasiados golpes en el aire, mientras Plant escapaba una y otra vez del asedio en las esquinas, mientras sostenía la pulseada en el cuerpo a cuerpo.

Cuando Uzcátegui vino a despetar –después del octavo- ya era demasiado tarde. Pero incluso en esa reacción le falto el aliento vital, decisivo. Sabía o debió entender que solo un golpe demoledor le aseguraba la corona, y no pudo destruir a un hombre que ya venía en descenso físico.

Caleb Plant es el nuevo titular de la Federación Internacional del Boxeo. El estilo le ganó al fuego, y de ahí nace la primera gran sorpresa del deporte en la nueva temporada.

Nada hay de pérdida, como no sea la faja, para el de Venezuela. Uzcátegui terminó en mejores condiciones que su vencedor, lo que indica a las claras que no utilizó todas sus reservas o las malgastó en ataques inútiles. Hay que volver al punto cero, estudiar lo que salió mal y volver con todo.

Ese es el único camino delante de José Uzcátegui.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook