¿Vendrá Kendrys Morales con Toronto a Miami?


Llegan los Azulejos de Toronto a Miami, ¿pero lo hará con ellos Kendrys Morales? El cubano pasó por la lista de peloteros disponibles (waivers) y pudiera ser pieza de cambio antes de que finalice el tope de este 31 de agosto. De suceder, la movida no sería vista sin un dejo de ironía.

Hace apenas unos días Morales era el centro de atención de las Grandes Ligas al empatar la marca de los canadienses para más juegos consecutivos pegando cuadrangulares.

A siete extendió el cubano la racha de encuentros con jonrones para implantar un récord en la organización de Toronto que ahora pudiera estar negociando la salida del slugger cubano de 35 años.

Con 21 palos de vuelta entera y un OPS de .822 en 352 turnos, Morales podría ser una adición valiosa para ayudar como bateador designado o emergente a un conjunto involucrado en la carrera por la postemporada.

Para que un jugador sea considerado a los playoffs debe formar parte del roster antes del 1 de septiembre, cuando los clubes expanden la cantidad de peloteros en el nivel superior.

Morales se encuentra en la segunda temporada de un contrato de tres con los Azulejos y le quedan por recibir alrededor de $13 millones de aquí al 2019, una cantidad manejable para equipos envueltos en el béisbol de octubre.

Si su inicio de contienda fue preocupante y su promedio de bateo era de apenas .242 antes del Juego de las Estrellas, Morales ha estado descosiendo la pelota en las pasadas semanas y sus 15 últimos juegos conectaba para más de .400.

Toronto ya nada hace en este 2018 como no sea completar su calendario, pero busca renovarse y Morales, un veterano de valía, tal vez no sería parte de ese movimiento hacia la juventud.

Pero si finalmente viaja a Miami con el resto de la escuadra, valdrá la pena ver a este cubano que ha superado la barrera de los 20 cuadrangulares en los últimos cuatro años.

Con él vienen Aledmys Días y Lourdes Gurriel Jr. a enfrentar unos Marlins que dejaron escapar ventajas y se tambalearon en los últimos dos encuentros en Boston, dejando un mar de dudas sobre el presente y el futuro.

Al final se trata de dos clubes que viven en la mediocridad y tratan de darle vuelta a sus destinos con un recambio generacional. ¿Irán a alguna parte en dos o tres temporadas? Solo el tiempo dirá.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook