Valverde vuelve a adelantar a Quintana en la general y Roglic sigue intratable


Sergio Higuita (Education First) se adjudicó este jueves la decimoctava etapa de La Vuelta a España, entre Colmenar Viejo y Becerril de la Sierra (177,5 kilómetros). El ciclista colombiano se presentó en la meta con 15 segundos de adelanto sobre el grupo de Primoz Roglic (Jumbo-Visma), Alejandro Valverde (Movistar) y Rafal Majka (Bora). Miguel Ángel López (Astana) entró a dos segundos de estos.

Nairo Quintana (Movistar) y Tadej Pogacar (UAE Emirates) se dejaron 1:01 respecto a sus rivales en la general, que sigue encabezada por Roglic. Valverde (a 2:50) adelanta a su compañero Quintana (a 2:31) y López (4:17) a Pogacar (4:49). Este viernes se disputa la decimonovena etapa entre Ávila y Toledo, de 165,5 kilómetros. Si no depara sorpresas, resta la jornada de Gredos, la víspera de Madrid como último intento para la revolución.

Higuita, la nueva joya del ciclismo colombiano, presentó credenciales en la Sierra de Guadarrama madrileña. A sus 22 años, y debutante en una grande, atacó en la segunda subida a La Morcuera y fue capaz de presentarse en solitario en la meta ante el acoso de los favoritos que le perseguían. En el Puerto de Cotos se aflojaron Quintana y Pogacar. Ambos perdieron en meta 1.07 minutos sobre el líder, que además rebañó 6 segundos de bonificación. El colombiano cedió la segunda plaza a Valverde, que queda a 2.50 y fue desplazado por su compañero a la tercera a 3.31.

Cuatro puertos de primera por la sierra madrileña invitaban a soñar con una jornada para la historia, como a veces ha ocurrido. Había temor, algo de psicosis. Muchos se acordaron de Dumoulin, que perdió en este escenario la Vuelta 2015 ante Fabio Aru. Una fuga numerosa se puso en camino hacia el Puerto de Navacerrada (1a, 11,8 kms al 6,3), que se subió con calma en cabeza y grupo de “gallos”. En el primer paso La Morcuera (1ª,13,2 al 5) quedaron al frente 13 hombres, entre ellos el francés Bouchard, quien coronó en cabeza para consolidar el maillot de la montaña.

Fue en el segundo ascenso a La Morcuera (1ª,10,4 kms al 6,7) cuando el Astana decidió ponerse serio. Los hombres de “Supermán” tensaron la marcha anunciando el primer ataque de su líder a 3,5 kilómetros de la cima. Había coronado de nuevo Bouchard, a lo suyo, que era puntuar. El latigazo de López abrió un pequeño hueco y redujo el grupo de la general, ajeno a lo que ocurría por delante en la bajada. Fue donde apareció Sergio Higuita abriéndose paso con un descenso de máximo riesgo, pero valiente y cargado de ilusión. Trepó por el Puerto de Cotos (1ª,13,9 kms al 4,8) en solitario, aún sin saber que la gloria le esperaba en Becerril.

Los favoritos andaban a la greña. Supermán soltó otro hachazo a 3,5 kilómetros del alto. Valverde le redujo los ímpetus y junto a Roglic y Majka formaron el quinteto perseguidor de Higuita. Ya no estaban Quintana y Pogacar, sin fuelle en la ultima dificultad de la jornada por la Sierra de Guadarrama. Higuita conquistó Cotos con 48 segundos sobre los hombres de la general. Fue suficiente. El colombiano se tiró en la bajada a ritmo de victoria u hospital, como una gacela perseguida por los hambrientos leones del Serengueti. El chaval por la victoria, el líder por un puñado de segundos, Valverde por regresar a la segunda plaza y Supermán por acercarse al tercer escalón del podio. Y todos por tratar de eliminar a Quintana y Pogacar. Muchos intereses como para que Higuita no temiera por la victoria, pero se vino arriba y se rebeló contra la alta jerarquìa de la Vuelta. Soportó la presión y brazos en alto en Becerril de la Sierra.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook