Univision y Telemundo batallan por la audiencia joven.


En la guerra por la audiencia hispana de Estados Unidos, Univision y Telemundo parecen haberse intercambiado la tendencia de los éxitos de los últimos años. Así lo indican las mediciones de audiencia de las cinco primeras semanas de 2019 entre el público menor de 49 años, que muestran una batalla aguerrida entre las dos principales cadenas de la TV en español.

Los domingos en la noche habían sido por años dominados por Univision. Con programas de concursos como Mira Quién Baila, Nuestra Belleza Latina y Pequeños Gigantes, la cadena tenía capturado el interés de la audiencia joven que prefiere consumir programas en español.

Telemundo había tenido algunos aciertos con la primera temporada de La Voz Kids, pero también grandes fracasos como sus intentos con Yo soy el artista, el reality para el que contrató a Lucero y el programa de entrevistas de Don Francisco.

Sin embargo, la marea parece haber cambiado. Telemundo ha logrado conquistar al segmento más cotizado por los anunciantes los domingos en la noche, con la primera edición para el mercado latino de La Voz, con Wisin, Alejandra Guzmán, Carlos Vives y Luis Fonsi.

Los números revelan el fracaso de la decisión de Univision de crear una temporada corta de Mira Quién Baila para competir con La Voz. La edición de Mira Quién Baila All Stars no ha funcionado como se esperaba. Ni siquiera ha superado los de Exatlón entre los menores de 49 años.

Sin embargo, no todo son buenas noticias para Telemundo y malas para Univision. El número uno en segmento de lunes a viernes a las 10 pm sigue siendo la telenovela Amar a muerte, la primera que escribe el guionista venezolano Leonardo Padrón fuera de su país y protagonizada por Angelique Boyer, Michel Brown y Alejandro Nones.

El Barón, una serie sobre un mexicano que trabajó con Pablo Escobar, está muy por debajo de Amar a muerte. La única producción de Telemundo que estaba logrando dar la pelea a Univision era la miniserie Jugar con fuego, pero ya terminó y hoy le da paso a Betty en Nueva York, la versión millenial de Yo soy Betty la fea.

Los números no mienten y lo que están diciendo es que la audiencia hispana de Estados Unidos ha dejado atrás las lealtades de antes y está premiando a la programación más original e innovadora. Ambas cadenas han prometido una programación atractiva para el resto de 2019, pero como ya sabemos, el público es el que tiene la última palabra.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook