Universall, el ‘gadget’ que convierte cualquier objeto cotidiano en inteligente


Después de lanzar su Live Lovers Watch, el reloj capaz de monitorizar la actividad sexual, la empresa española Geeksme quiere revolucionar el Internet de las Cosas (IoT, en sus siglas en inglés). En la feria ‘IoT Solutions World Congress’ de Barcelona presentó su nuevo producto, Universall, que convierte cualquier objeto cotidiano en inteligente.

Esta idea nace de su colaboración con la empresa Pikolin, donde introdujeron en sus colchones el sistema de descanso SmartP!K, que permite al usuario “conocer el rendimiento del sueño, enseñarle a dormir mejor, conocer como duerme, darle la opción de medir el rendimiento sexual…”, explica Ángel Sánchez, cofundador de Geeksme.

“Se nos empezaron a ocurrir muchas ideas: una silla inteligente, una raqueta inteligente, una puerta inteligente… Entonces pensamos: ¿Por qué no hacemos algo que sea lo más universal posible que permita a todas estas ideas llevarse a cabo de forma económica? Así nació Universall”, cuenta Sánchez.

Este gadget se puede acoplar a cualquier objeto, Geeksme ya lo ha probado en sillas, puertas, colchones, raquetas de pádel, cascos y collares de mascotas, entre otros.

“Nuestro objetivo con esto es democratizar la tecnología, que el IoT sea algo común y que aporte valor, que no se quede solo en monitorizar objetos y ofrecer datos”, afirma el cofundador.

Un sensor universal

El ecosistema ingeniado por Geeksme se compone de dos partes, una de software y otra de hardware. Por un lado, cuenta con un módulo de 2,8 centímetros de diámetro, de 8 gramos de peso y que es adaptable a numerosos escenarios gracias a los diversos accesorios diseñados a tal efecto; y por otra parte, una base de carga y comunicación.

Universall

Además, la ventaja de este aparato respecto a otros es que al colocar al módulo en la base, se conecta de forma automática con el teléfono, sin que el usuario tenga que hacer nada, y que solo se preocupe de recibir el reporte de datos.

“Combina sensores de movimiento, medioambientales y de localización, entre otros, además de contar con Bluetooth, Wi-fi, etc.”, explica Rodrigo Silva-Ramos, cofundador de la compañía, que ejemplifica con una puerta uno de los usos que se le puede dar al sistema. “Puedes saber si la puerta está abierta o cerrada, saber cuántas veces se ha abierto al día, incluso puede funcionar a modo de alarma”, detalla.

La idea principal de Geeksme es vender este producto a empresas líderes en el sector, que sean ellos quiénes decidan el uso que se le quiere dar a Universall, que aprovechen el Big Data de forma que les pueda beneficiar y servir.

Casos de uso

Además de la puerta, el módulo se puede colocar en multitud de objetos. Con esta idea de poder utilizarlo de diferentes formas y de recoger datos muy dispares, Geeksme ha mostrado algunos de los usos que se le puede dar a su creación.

Universall

Entre ellos está el caso de la monitorización de animales de granja: “Determinados animales, como las vacas o los cerdos, tienen que estar monitorizados: hay que comprobar que el animal sale al exterior, que camina todos los días, saber si está enfermo según sus hábitos de movimiento… Todo esto es posible con un pequeño módulo que se coloca en la oreja del animal”, cuenta Sánchez.

Rodrigo cuenta cómo Universall también puede colocarse en una raqueta de pádel, para monitorizar los movimientos a tiempo real, conocer la fuerza con la que golpeas la pelota, los ángulos de tiro que más se realizan… Esto puede ayudar a los deportistas a conocer mejor su juego.

Otro uso que se le puede dar es, por ejemplo, ponerlo en un casco, a modo de seguridad: “Puede, por ejemplo, advertirte con una vibración si estás en una zona peligrosa o si algún objeto peligroso se acerca a ti”, detalla Silva-Ramos.

En el caso de colocarse en una silla, también puede ser útil: “Se puede monitorizar la actividad de la silla: cuánto tiempo pasas sentado, el efecto calienta-silla, dependiendo de si estás apoyado o no en el respaldo, saber si estás mostrando interés o no… Esto para las grandes corporaciones puede ser útil para averiguar los roles dentro de una empresa”, continúa contando Silva-Ramos.

Sánchez añade a este ejemplo que puede ser útil para “saber la eficiencia de una sala de reuniones: puedes saber si una sala de reuniones está ocupada o no, cuánto tiempo duran, la cantidad de gente que acude a estas reuniones, conocer si un determinado trabajador lleva más tiempo o menos sentado. etc.”.

Universall

Otro ejemplo que los cofundadores de Geeksme cuentan es el de la camiseta inteligente: “Nos fuimos a los equipos de fútbol más grandes de Madrid y les propusimos crear un ‘aficionómetro’, una manera de medir empíricamente quién es más aficionado a un equipo, conociendo quién se la pone los días de los partidos, quién lo hace con más frecuencia, por ejemplo. Si esto se clasifica en un ranking se puede premiar a los primeros, por ejemplo”.

Además, con la ropa inteligente se puede conocer a los usuarios de ciertos productos, saber si se ponen o no lo que se compran y cuándo, entre otras utilidades.

Entre la multitud de usos que se le puede dar a este gadget, también se encuentran bandejas, collares para mascotas, maletas, un grifo de cerveza… Al poder colocarse en cualquier sitio, las posibilidades son infinitas.

La plataforma estará disponible en diciembre de este año a partir de 40€ para empresas, aunque el precio final estará basado en las distintas variantes de los elementos que componen Universall y el caso de negocio en particular.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook