Una aplicación móvil contra el conducir distraído


Si usted está listo para admitir que su adicción al teléfono celular está fuera de control y es sólo cuestión de tiempo antes que tenga un accidente en la carretera, puede probar con una aplicación móvil que promete hacerlo un conductor más precavido.

Pero en Miami esa es una promesa enorme. En la ciudad del sol se calcula que conducir distraÍdamente provoca 12.2 accidentes diarios, todos evitables si los conductores se concentraran en la vía.

Tratan de dejar de repente el hábito de usar el teléfono mientras se conduce no parece ser efectivo.

“Para la gente resulta muy difícil dejar sus teléfonos porque están creados para que los usen constantemente”, dijo Sam Madden, profesor de Ciencias de la Computación del Instituto Tecnológico de Massachusetts. “Los usuarios se vuelven adictos a las redes sociales, o usted necesita saber de inmediato si alguien le respondió a un correo electrónico del trabajo. El teléfonos móviles crea y presenta constantemente pequeñas experiencias agradables”.

Madden decidió contrarrestar ese deseo con otro tipo de recompensa: incentivos por prestar atención al timón. Madden y su colega Hari Balakrishnan desarrollaron un programa que puedes bajar a tu teléfono gratuitamente. Un millón de personas ya lo usan en Estados Unidos. La información recopilada muestra que en dos semanas se reduce en 35 por ciento la distracción por el teléfono, y los frenados bruscos, exceso de velocidad y otros peligros se reducen en 30 por ciento.

La idea es que la motivación para conducir mejor tiene que salir de uno mismo, y como cualquier cambio de comportamiento, exige educación, capacitación y darse uno cuenta de los beneficios. La plataforma DriveWell usa sensores para recoger información sobre los recorridos, analiza si el conductor usa el teléfono mientras maneja o hace maniobras peligrosas, y entonces genera una calificación de comportamiento.

“Todo el mundo piensa que es un conductor promedio”, dijo Madden. “Dicen que sencillamente miran el teléfono mientras están en una luz roja, pero su cerebro sigue prestando atención al teléfono cuando ponen la verde.

“A la velocidad normal de las autopistas, uno se demora tres segundos en recorrer 100 yardas, y el 40 por ciento de los accidentes que ocurren por estar distraído al timón ocurren a esa velocidad. Piense en todo lo que puede ocurrir en tres segundos. La gente piensa que quitar la vista de la vía un momento no es peligroso. Lo que estamos tratando de hacer es educarlos para mostrarles que puede ser mortal”.

Madden y Balakrishnan fundaron Cambridge Mobile Telematics para dentro de auto se puede obviar la costumbre de estar pendiente del teléfono. Su lema es “Los buenos conductores aprenden, no nacen”. Los dos científicos se han aliado con ciudades como Boston, Seattle y San Antonio, y compañías de seguro como State Farm y Liberty Mutual para reducir la cantidad de conductores distraídos.

IMG_0560.PNG

La aplicación móvil DriveWell analiza y califica los recorridos, con el objetivo de mejorar el comportamiento al volante y reducir las distracciones y otros malos hábitos.

Cambridge Mobile Telematics

Ya está empezando a reconocerse que conducir distraídamente es un problema de salud pública. En Estados Unidos mueren a diario 9 personas en accidente provocados por un conductor distraído, y los que conducen distraídamente tienen 11 veces más probabilidades de chocar, según los Centros de Prevención y Control de Enfermedades. Un estudio de Cambridge Mobile Telematics concluyó que en 52 por ciento de los accidentes hubo un conductor distraído, y que la distracción promedio en cada viaje es de 135 segundos. Las investigaciones indican que casi la mitad de los conductores en la Ciudad de Nueva York infringen el límite de velocidad cuando están en el teléfono.

El programa incentiva a conducir mejor ofreciendo premios, como café, tarjetas de regalo y dinero en efectivo de empresas patrocinadoras, así como descuentos en las tarifas de compañías de seguros.

“El índice de distracción al volante en el sur de la Florida es muy elevado y nos encantaría que Miami se sume”, dijo Madden.

La Florida es uno de solamente cinco estado del país en que textear al volante es una infracción secundaria, lo que significa que los policías tienen que multar al conductor por una infracción primaria, como exceso de velocidad, y entonces agregar la infracción secundaria, y no pueden parar a alguien solamente por textear al volante. Además, hablar por el teléfono móvil mientras se conduce es legal en la Florida.

Un concurso de conducción segura en Miami sería algo bienvenido, aunque pudiera resultar difícil encontrar un ganador en la ciudad con la peor combinación de conductores malos y distraídos del mundo: turistas, recién llegados de otros países, personas mayores, adolescentes acaudalados en autos deportivos y conductores agresivos.

En la Florida ocurren unos 50,000 choques al año a causa de conducir distraídamente, según el Departamento de Seguridad en las Carreteras. Hablar por teléfono multiplica por cuatro el riesgo de tener un accidente, igual al de conducir ebrio.

“Es tan difícil de controlar que hay que crear nuevos hábitos. Mi esposa y yo nos vigilamos mutuamente”, dijo Madden. “Cuando uno va a una fiesta y toma demasiado, no maneja. Debemos tratar el conducir distraídamente de la misma manera que un DUI. No es seguro. No está bien. Y no lo vamos a tolerar”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook