Un informe advierte de que las ‘manadas’ acosan a las mujeres por diversión y para demostrar poder y masculinidad


Los puntos en los que las mujeres han sufrido acoso en la ciudad de Madrid.
AGENCIA ATLAS

El acoso callejero en grupo, en forma de piropos no deseados, silbidos, miradas insistentes o seguimiento y persecución, suele ser considerado por chicos y hombres “como una forma de afirmación del vínculo grupal, de demostración de poder y masculinidad e incluso de diversión”, según el informe ‘Inseguras en las calles: experiencias de acoso callejero en grupo en niñas y mujeres jóvenes’, elaborado por Plan International en varias ciudades del mundo.

El estudio, basado en testimonios de chicas y mujeres jóvenes de Delhi (India), Kampala (Uganda), Lima (Perú), Sídney (Australia) y Madrid (España), muestra que los hombres y chicos que cometen acoso “ponen su necesidad de aceptación social en el grupo por delante de la necesidad de las chicas y mujeres de sentirse seguras en las calles”. Además, señala que los grupos masculinos que acosan, “lo consideran una forma de entretenerse y divertirse y suprimen la empatía hacia las víctimas para centrarse en reforzar el vínculo con el grupo y medirse con sus pares”.

“Este informe pone en evidencia que, en ciudades de todo el mundo, a las niñas y mujeres se les niega su derecho al espacio público y a moverse libremente debido a las actitudes violentas y sexistas de los hombres que las acosan. Muchas veces, los chicos ni siquiera son conscientes del miedo que generan en ellas, porque están más pendientes de reafirmar su masculinidad ante los amigos que en desarrollar alguna empatía con la chica a la que están acosando”, explica la directora de incidencia política de Plan International España, Emilia Sánchez-Pantoja.

El informe destaca que el acoso callejero en grupo “explota los desequilibrios de poder y pone en la diana a las chicas en situación más vulnerable”, pues ocurre con más frecuencia cuando ellos van en grupos grandes y ellas son más jóvenes y están solas. Además, cuando las chicas se enfrentan al acoso, la respuesta suele desembocar en más burlas, risas y posible escalada de violencia.

El informe se ha elaborado a partir de los resultados obtenidos en ‘Free to Be’, una herramienta de encuestas basada en un mapa interactivo y diseñada por chicas y mujeres jóvenes en alianza con Plan International, el Laboratorio XYX de la Universidad de Monash (Australia) y CrowdSpot.

En concreto, las usuarias marcaron como puntos negativos de acoso 3.239 localizaciones en Delhi, 1.006 en Kampala, 1.209 en Lima, 596 en Madrid y 1.175 en Sídney. De ellos, en concreto fueron identificados por acoso sexual en grupo 178 en Delhi, 82 en Kampala, 205 en Lima, 109 en Madrid y 176 en Sídney.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook