Trump ya no está en riesgo de transmitir COVID-19 y puede acabar el aislamiento – Telemundo Miami (51)


WASHINGTON – El médico de la Casa Blanca dijo el sábado por la noche que el presidente Donald Trump ya no corría riesgo de transmitir el coronavirus, un diagnóstico que se produjo mientras el presidente se preparaba para reanudar los mítines de campaña y otras actividades.

En un memorando publicado por la Casa Blanca, el Dr. Sean Conley dijo que Trump cumplía con los criterios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para interrumpir de manera segura el aislamiento y que según los “estándares actualmente reconocidos” ya no se lo consideraba un riesgo de transmisión.

El memorando no declara que Trump había dado negativo en la prueba del virus. Pero las pruebas de laboratorio sensibles, como la prueba de PCR, detectan el virus en muestras de hisopos tomadas de la nariz y la garganta.

El Dr. William Morice, que supervisa los laboratorios de la Clínica Mayo, dijo a principios de esta semana que con las pruebas de PCR, el equipo médico del presidente podría hipotéticamente medir y rastrear la cantidad de virus en las muestras a lo largo del tiempo y observar cómo disminuye la carga viral.

Algunos expertos médicos se habían mostrado escépticos de que Trump pudiera ser declarado libre del riesgo de transmitir el virus tan temprano en el curso de su enfermedad. Solo 10 días después del diagnóstico inicial de infección, no había forma de saber con certeza que alguien ya no contagiaba, dijeron.

El memorando fue divulgado luego de la primera aparición pública de Trump desde que regresó a la Casa Blanca después de ser tratado por el coronavirus. Cientos de personas se reunieron el sábado por la tarde en el Jardín Sur para un discurso de Trump sobre su apoyo a las fuerzas del orden desde un balcón de la Casa Blanca.

El presidente regresó a la Casa Blanca luchando contra el COVID-19, pero a la vez queriendo demostrar al mundo que está sano.

Trump se quitó la mascarilla momentos después de salir al balcón para dirigirse a la multitud en el césped de abajo, su primer paso de regreso al escenario público con poco más de tres semanas para el día de las elecciones. Volvió a burlarse de las recomendaciones de seguridad de su propio gobierno pocos días después de reconocer que estaba al borde de las “cosas malas” del virus y afirmar que su ataque a la enfermedad le permitió comprenderlo mejor.

Su regreso fue breve. Con vendajes visibles en sus manos, probablemente por una inyección intravenosa, Trump habló durante 18 minutos, mucho menos que en sus mítines normales de más de una hora. Parecía saludable, aunque quizás un poco ronco, cuando pronunció lo que fue, a todos los efectos, una versión corta de su discurso de campaña a pesar del escenario de la mansión ejecutiva.

Aunque anunciado como un evento oficial, Trump no ofreció propuestas de política y, en cambio, lanzó los ataques habituales contra el demócrata Joe Biden mientras elogiaba a la policía ante una multitud de varios cientos, la mayoría de los cuales usaban máscaras, mientras que pocos se adherían a las pautas de distanciamiento social.

Los médicos del presidente Donald Trump admitieron que el mandatario recibió oxígeno suplemental al menos una vez el viernes.

“Me siento muy bien”, dijo Trump, quien dijo estar agradecido por los buenos deseos y oraciones mientras se recuperaba. Luego declaró que la pandemia, que ha matado a más de 210,000 estadounidenses, estaba “desapareciendo” a pesar de que todavía se está recuperando del virus.

En un acto de desafío o simplemente para tentar al destino, los funcionarios organizaron la multitud a pocos pasos del Rose Garden, donde hace exactamente dos semanas el presidente celebró otra gran reunión para anunciar formalmente su nominación de la jueza Amy Coney Barrett a la Corte Suprema. Ese evento ahora se ve como un posible superpropagador de COVID-19, ya que más de dos docenas de personas presentes contrajeron el virus.

Trump esperaba realizar manifestaciones de campaña este fin de semana, pero se conformó con el evento de la Casa Blanca. Pero a pesar de que su salud seguía sin estar clara, planeaba aumentar sus viajes con un mitin en Florida el lunes, seguido de viajes a Pensilvania e Iowa en los días siguientes. No estaba claro si Trump representaba un riesgo para aquellos con los que volaría en el Air Force One o se encontraría en los lugares de concentración.

“Y ahora estoy mejor, y tal vez soy inmune, no lo sé…”, dijo el mandatario.

Antes del discurso, los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que no tenían información para divulgar si el presidente había sido examinado para detectar COVID-19, lo que significa que hizo su primera aparición pública sin que la Casa Blanca verificara que ya no es contagioso.

Mientras persisten las preguntas sobre su salud, y el oponente demócrata Joe Biden intensifica su propia campaña, Trump ha llamado con más frecuencia a programas de radio y televisión para hablar con entrevistadores conservadores, con la esperanza de recuperar el tiempo perdido con poco más de tres semanas hasta el día de las elecciones millones ya están votando.

La campaña de Biden dijo que nuevamente dio negativo el sábado para COVID-19. Biden estuvo potencialmente expuesto al coronavirus durante su debate del 29 de septiembre con Trump, quien anunció su diagnóstico positivo apenas 48 horas después del debate.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook