Trump niega cifra de muertos en Puerto Rico por María. Republicanos de Florida responden


El presidente Donald Trump argumentó el jueves, sin tener pruebas, que un reciente informe que indica que cerca de 3,000 puertorriqueños murieron por el huracán María fue una maniobra política de los demócratas “para hacerme ver lo peor posible” y que funcionarios del gobierno e investigadores universitarios “agregaron” a la lista oficial personas que murieron por causas naturales.

La acusación se produce una semana antes del primer aniversario de la llegada del huracán María a Puerto Rico, que desencadenó una crisis logística y humanitaria para los 3,3 millones de ciudadanos estadounidenses en la isla.

Y el tuit sin fundamentos que Trump envió se produce después de que los republicanos de Florida han pasado el año pasado cortejando a los votantes puertorriqueños antes de las elecciones del 2018, cuando muchos de ellos se mudaron a Florida después del huracán María.

Republicanos como el candidato a gobernador Ron DeSantis y el candidato al Senado estadounidense, el gobernador Rick Scott, han pasado meses haciendo campañas con los puertorriqueños y visitando con frecuencia ese territorio de EEUU para ver de cerca la destrucción y los esfuerzos de recuperación. El tuit de Trump los pone en un aprieto mientras tratan de ganar el voto puertorriqueño, que tradicionalmente ha sido para los demócratas.

“3,000 personas no murieron en los dos huracanes que azotaron a Puerto Rico”, tuiteó Trump, en referencia a los huracanes María e Irma. Este último pasó cerca de la isla dos semanas antes que María.

“Cuando salí de la isla, DESPUÉS de que la tormenta había pasado, tenían entre 6 y 18 muertos. Con el paso del tiempo, [la cifra] no subió demasiado. Luego, mucho tiempo después, empezaron a informar cifras realmente altas, como 3,000… Esto fue hecho por los demócratas para hacerme ver lo peor posible cuando yo estaba recaudando con éxito miles de millones de dólares para ayudar a reconstruir Puerto Rico. Si alguien moría por cualquier motivo, como por vejez, simplemente la agregaban a la lista. Mala política. ¡Amo a Puerto Rico!”.

Scott y DeSantis no estuvieron de acuerdo con la afirmación del presidente.

“No estoy de acuerdo con POTUS [Trump]: un estudio independiente dijo que miles murieron y el gobernador Rosselló estuvo de acuerdo”, escribió Scott en Twitter. “He estado en Puerto Rico 7 veces y vi la devastación de cerca. La pérdida de cualquier vida es trágica; la cantidad de vidas perdidas como resultado de María es desgarradora. Continuaré ayudando a PR”.

“Ron DeSantis está comprometido con la comunidad puertorriqueña, especialmente después de una pérdida tan trágica de vidas”, dijo en un comunicado el vocero de la campaña, Stephen Lawson. “Él no cree que se haya inflado ninguna [cifra de] muertos. Ron está enfocado en continuar ayudando a nuestros vecinos puertorriqueños a recuperarse y crear oportunidades para los que se mudaron a Florida tengan éxito”.

La cifra oficial de muertos por la tormenta del año pasado se mantuvo en 64 hasta fines de agosto, aunque había dudas sobre ese cálculo. Un estudio casa por casa de investigadores de la Universidad de Harvard produjo un estimado de más de 4,000 víctimas, aunque hubo una variación significativa en el total de muertes reales.

El 27 de agosto, el gobierno puertorriqueño colocó el número de muertos en 2,975, un total que incluye muertes causadas por la tormenta o que no se pudieron evitar porque la infraestructura de la isla quedó destruida. El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad George Washington en nombre del gobierno puertorriqueño. El martes, el presidente Trump calificó la respuesta del gobierno de EEUU como “un éxito increíble que fue menospreciado”.

A principios de esta semana, el gobernador puertorriqueño Ricardo Rosselló, quien durante meses evitó criticar el manejo del desastre por parte del presidente Trump, dijo que miles de personas murieron en Puerto Rico y que la relación entre San Juan y Washington no tuvo éxito.

“Ninguna relación entre una colonia y el gobierno federal puede llamarse ‘exitosa’ porque los puertorriqueños carecen de ciertos derechos inalienables que disfrutan nuestros conciudadanos en los estados”, dijo Rosselló en un comunicado. “La relación histórica entre Puerto Rico y Washington es injusta y antiamericana. Ciertamente no es una relación exitosa. Este fue el peor desastre natural en nuestra historia moderna. Nuestra infraestructura básica quedó devastada, miles de los nuestros perdieron sus vidas y muchos otros aún están en condiciones difíciles”.

Rosselló agregó el jueves que “no podemos permitir que los esfuerzos de la respuesta se politicen” y reiteró que su gobierno respalda el recuento de 2,975 muertos.

El Representante Estatal Bob Cortes, un republicano puertorriqueño que se desempeña como director de la delegación puertorriqueña para el cargo de candidato a la gobernación de Florida, DeSantis, le dijo a WFTV en Orlando que no disputa la cifra de muertos que estima el gobierno.

“El presidente tuitea algo nuevo cada mañana”, dijo Cortés. “No tengo razones para dudar de la cantidad de 2,975 muertos en Puerto Rico”.

Otros funcionarios republicanos, incluidos los representantes de Miami Ileana Ros-Lehtinen y Carlos Curbelo, criticaron los comentarios del presidente.

“Tratar las muertes como herramientas políticas es desvergonzado y repugnante”, dijo Ros-Lehtinen. “Es difícil imaginar cómo uno puede ver cientos, cientos y cientos de muertos y seguir creyéndose el centro de atención. Es incomprensible. Es hora de que reconozcamos que fallamos en nuestra misión de proteger vidas e intentemos no volver a hacer eso nunca más. Pero si no vamos a admitir los errores entonces, caramba, tenemos un huracán que se dirige de nuevo hacia nosotros y los habitantes de Carolina del Sur son tan estadounidenses como los puertorriqueños”.

El representante republicano de Miami Mario Díaz-Balart dijo que no había visto el tuit de Trump. El senador republicano Marco Rubio dijo que “tenemos que detener el juego de la culpa”.

“En estos días, incluso la tragedia se vuelve política”, tuiteó Rubio. “3,000 estadounidenses murieron en Puerto Rico después del huracán, más que durante períodos comparables anteriores. Tanto el gobierno federal como el local cometieron errores. Todos debemos detener el juego de la culpa y centrarnos en la recuperación, ayudar a los que aún sufren y corregir los errores”.

Los demócratas criticaron la afirmación de Trump, con el senador demócrata Bob Menéndez argumentando que no fue el huracán el que mató 3,000 personas, sino la respuesta chapucera de la administración Trump.

“El huracán no mató a 3,000 personas. Tu respuesta fallida sí”, tuiteó Menendez.

El senador Bill Nelson calificó las afirmaciones de Trump de “vergonzosas”.

“No hay muerte es partidista y nuestros hermanos y hermanas en Puerto Rico se merecen algo mejor que @realDonaldTrump antes, durante y después del huracán”, tuiteó Andrew Gillum, candidato demócrata a la gobernación.

“Es el teatro del absurdo que presenciamos todos los días”, dijo Ros-Lehtinen.

Alex Daugherty, @alextdaugherty, 202-383-6049



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook