Tiburón ataca a niño en playa de Florida mientras nada con tabla


No son las típicas vacaciones con las que sueñan los niños cuando escapan del frío para venir a la Florida a gozar del mar y los parques temáticos durante el invierno boreal.

Pero a un niño de 11 años de Iowa le tocará dar testimonio de por qué el Estado del Sol es la capital de los ataques de tiburones del mundo.

Kael Dewey jugaba el martes pasado sobre una tabla boogie para niños a unos 15 pies de la orilla de Stuart Beach, a dos horas de viaje en automóvil de Miami, cuando gritó con desespero porque había sido mordido.

Su madre, Jessica Dewey, escuchó su suplicio. “Llega a la orilla, llega a la orilla”, le gritó, dijo en declaraciones al diario local de Iowa The Courier.

“Mi gran temor era que lo atacara de nuevo y lo halara hacia abajo”, confesó la mujer, quien pensó en un principio que había sufrido picadura de aguamala, mas cuando vio la sangre, “sabía que era mucho peor”.

El menor no vio al animal que lo mordió tanto en la pierna como en el pie, pero el personal sanitario del hospital donde fue atendido tras el ataque dijo que las marcas eran consistentes con la mordedura de un tiburón aleta negra, informó el canal WPTV de West Palm Beach.

Esta especie típica de aguas tropicales poco profundas y costeras llega a medir dos metros y es fácilmente identificable por los contornos negros en sus aletas.

Miles de estos depredadores hacen su migración anual hacia el sur, escapando —al igual que turistas como la familia Dewey que comparen las playas con ellos— del invierno boreal, en busca de océanos sanos. Se les conoce metafóricamente como “las aves de inverno del mar”.

Si bien el número de ataques de tiburón a escala mundial se redujo en 2018, la Florida fue el lugar de Estados Unidos con más mordeduras de escualos, 16 en total, aunque ninguna fue letal, informó el Orlando Sentinel.

El ataque de tiburón arruinó las vacaciones de la familia Dewey a pocos días de haber empezado. “Pasamos nuestras vacaciones en el hospital y luego tuvimos cita de seguimiento con un podólogo”, dijo la madre a The Courier, al lamentar que su hijo no pudo volver ni a la playa ni entrar a la piscina debido a las heridas, suturadas con 16 puntos.





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook