Supercopa Europea con aficionados en el estadio de la capital húngara


Después de casi 45 años de ausencia, la corona de los pesos welter regresa a manos cubanas.

El santiaguero Yordenis Ugás con una excelente actuación el domingo en la noche derrotó al boxeador estadounidense Abel Ramos.

Con esta victoria se convirtió en el primer representante cubano en obtener el cetro de las 147 libras desde que José “Mantequilla” Nápoles lo perdiera en diciembre 6 de 1975.

A través de la historia boxística de Cuba, la categoría welter fue el estandarte del deporte.

Comenzando con el camagueyano Gerardo González, mundialmente reconocido como “Kid Gavilán”, el galardón de los 67 kilogramos fue propiedad cubana el 18 de mayo de 1951.

En esa fecha Gavilán venció al campeón Johnny Bratton en una decisión unánime en 15 asaltos.

Su reino duró hasta el 20 de octubre de 1954, cuando fue destronado por Johnny Saxton, habiéndolo defendido exitosamente en siete ocasiones.

A raíz de que el profesionalismo fuera abolido por la tiranía castrista y la cantera pugilística tuviera que marcharse de la isla, dicha clasificación continuó siendo bien representada por los caribeños.

El 27 de mayo de 1960 el oriundo de Santa Clara, Benny “Kid” Paret, apareció en escena arrebatándole el título al campeón Don Jordan con una decisión unánime en 15 rounds. El pleito se llevó a cabo en la ciudad de Las Vegas.

Después que defendió exitosamente la corona frente al estadounidense Luis Federico Thompson, Paret comenzó una trilogía de encuentros frente al virgenense Emile Griffith que eventualmente le costó su vida.

La primera fue una batalla de “golpe por golpe” donde Griffith lo noqueó en 13 episodios.

En el segundo enfrentamiento Paret recupera la corona llevándose una decisión dividida en el majestuoso Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York.

Finalmente el tercer encuentro resultó ser el último en la existencia del gladiador cubano.

También realizado en la ciudad de los rascacielos, este culminó con un brutal nocaut en el 12 asalto. La paliza dejo al “Kid” en una coma que le arrebató la vida diez días mas tarde.

Dos años después, 21 de marzo de 1963, otro camagueyano, en esta ocasión Luis Manuel Rodríguez apodado El Feo, se convirtió en el tercer nativo de La Mayor de las Antillas en titularse en las 147 libras.

El pleito fue celebrado en el estadio de béisbol de Los Dodgers de Los Angeles. El resultado fue una decisión unánime frente a un rival que se había ganado el desprecio del público cubano. Su nombre, Emile Griffith.

A pesar de haber sido seleccionado uno de los mejores boxeadores de la década del ’60 y principio de los ‘70, Luis Manuel perdió su título tres meses mas tarde y jamás pudo recuperarlo.

El cuarto monarca de la división welter es el santiaguero José “Mantequilla” Nápoles.

Tras haberse convertido en uno de los mas dominantes boxeadores de su época, Mantequilla no lograba recibir la oportunidad de una pelea de campeonato.

Al fin, el 18 de abril del 1969 el estadounidense Curtis Cokes claudica su reino debido a la golpiza recibida de manos del cubano, que no le permite salir a pelear en el 14 episodio.

Nápoles defendió su título dos veces en el año 1969. Primero ante Cokes el 29 de junio y el 17 de octubre frente al aborrecido Emile Griffith.

El año 1970 comenzó con su tercera exitosa defensa del cinturón, noqueando técnicamente en 15 asaltos al estadounidense Ernie Lopez el 14 de febrero. Entonces en una pelea bastante controversial el 3 de diciembre, Billy Backus le arrebata la faja cuando el encuentro es detenido por el sangramiento de la ceja izquierda. Dicha cortada es a causa de un cabezazo ilegal que nunca fue contado.

El 4 de junio de 1971 Mantequilla recupera su corona en el afamado Forum de Los Angeles y en presencia de uno de sus seguidores, el legendario Sugar Ray Robinson. Esa noche en la revancha contra Backus sale victorioso después de propinarle una golpiza que obligó al árbitro a detener la pelea.

Nápoles hizo una estela de diez defensas a través de EEUU, México, Inglaterra, Francia y Canadá.

Nunca esquivó a sus contrincantes, dándole a todos la oportunidad que otros le negaron a él.

Como habrán concluido, la categoría welter ha estado bien representada por los cubanos y ahora le corresponde a Yordenis continuar el legado de Gavilán, Paret, Luis Manuel y Mantequilla.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook