Spoelstra no encuentra las rotación adecuada para salir del atasco


Tras la importante victoria en Chicago (103-96) del pasado viernes, el Heat (7-11) se enfrentaba este domingo a los Raptors (16-4), líderes del Este, en Toronto, para así cerrar la mini-gira de dos juegos por su conferencia.

Después del triunfo, que contó con 12 puntos de Josh Richardson en el último cuarto, el equipo de Miami subió al 10 lugar de su conferencia, con escasas probabilidades de progresar visto el próximo rival y los errores ante los Bulls.

Sin embargo, la semana próxima puede ser favorable para el quinteto de la Capital del Sol, pues inicia una estancia de cuatro partidos en el American Airlines Arena. El martes ante los Hawks, el viernes ante los Pelicans, el domingo frente al Jazz y el 4 de diciembre ante el Magic.

Los Raptors son un equipo mucho más sólido desde la llegada a regañadientes de Kawhi Leonard, mientras el Heat, con algunas ausencias y una rotación por definir, presenta serias dudas.

En los primeros 18 juegos el entrenador Erik Spoelstra ha iniciado hasta con ocho alineaciones diferentes. Lo que refleja que todavía, después de tres años de trabajo casi con los mismos jugadores, aún no ha encontrado las combinaciones correctas.

Solo tres jugadores tienen su rol definido: el centro Hassan Whiteside, el armador Goran Dragic y el escolta Josh Richardson.

Y si bien la versatilidad de muchos jugadores es buena, por otro lado no ayuda a que estes consoliden su rol en el juego. De este modo los jugadores no fijan automatismos, imperando en la cancha el desorden y la anarquía.

Con el regreso de James Johnson solo falta que se incorpore Dion Waiters. Ambos deben formar parte del quinteto titular, lo cual será un problema para Spoelstra, quien cuenta con otros ocho jugadores, incluyendo a Dwyane Wade, para disputar los restantes minutos.

“Cuando todos estén sanos, Spoelstra tendrá un problema”, ya advirtió el presidente del Heat Pat Riley. “De rodillas les pedirá que por favor le entiendan”.

Habrá que entender que no caben todos y que alguna noche no saltará a la cancha, que habrá que ganarse los minutos con su rendimiento, una competencia que debiere mejorar al menos la actitud. Nadie tendrá su puesto garantizado.

Uno de los que ya quedó fuera fue Kelly Olynyk, quien no vio ni un minuto de acción en la derrota ante los Nets.

“La posición del entrenador Spo es difícil, no es una tarea fácil encontrar las rotaciones y hacer el mejor ajuste y las mejores combinaciones”, comentó Olynyk. “Solo hay 48 minutos en cada posición y si todos estamos sanos, alguno se quedará fuera”.

Pero más preocupa que Spoelstra siga sin encontar las mejores rotaciones, las mejores combinaciones y que los jugadores estén tardando en recibir su mensaje para plasmar en la cancha lo que el entrenador en principio propone.

Pase lo que pase en Toronto el Heat no está cumpliendo con la expectativa y su juego deja mucho que desear.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook