solo un 5% de los pacientes logra recuperarse


Imagen destacada del páncreas dentro del cuerpo humano.
GTRES

En España, alrededor de 6.300 personas son diagnosticadas cada año de cáncer de pancreas, un tipo de tumor que tiene muy mal pronóstico y que un 25% de los pacientes está sin diagnosticar, especialmente en edades más elevadas.

La lucha contra el cáncer ha aumentado los índices de supervivencia de forma nítida en las últimas décadas, pero en el caso del cáncer de páncreas los datos están muchísimo más estancados. Los índices de mortalidad de esta enfermedad se elevan al 95%. Además, los pacientes de este cáncer apenas sobreviven un año y desde que tienen lugar los primeros síntomas hasta su diagnóstico transcurre una media de nueve meses, lo que retrasa el tratamiento.

Los síntomas iniciales de este tipo de cáncer son inespecíficos y el 85% de los pacientes tienen metástasis en el momento del diagnóstico. El páncreas se ubica detrás del estómago y su función es producir enzimas que ayudan a la digestión de grasas, carbohidratos y proteínas; su localización tan complicada lo hace inalcanzable en una revisión de rutina, otro de los factores que hacen más compleja su detección precoz.

Otro elemento que se interpone entre la enfermedad y un pronto diagnóstico es que aún no se han encontrado causas concretas por las que puede surgir; entre la información que se tiene, muy general, es que suele presentarse entre los 60 y 80 años y que su incidencia es prácticamente igual en hombres que en mujeres.

Algunos factores de riesgo que apuntan los especialistas son: antecedentes familiares de carácter pancreático; haber padecido pancreatitis, diabetes u obesidad; o síndromes genéticos como el de Lynch. El consumo de alcohol y tabaco también se relaciona con este tipo de cáncer.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook