Sarabia y André Silva sacan al Sevilla de un aprieto


Gonalons y Banega, en el encuentro entre el Sevilla y el Sigma Olomouc.
EFE


El Sevilla está más cerca de estar en el bombo del sorteo de la fase de grupos de la Europa League, después de vencer por 0-1 al Sigma Olomouc checo. Un triunfo que, a pesar de ser por la mínima y que quizás se esperaba algo más de margen en el marcador antes de que el duelo diera comienzo como consecuencia de la diferencia cualitativa existente entre ambas plantillas, sabe a gloria tras las numerosas oportunidades que ha tenido su rival durante la primera hora de contienda.

Machín hizo bastantes rotaciones, incluyendo el debut como titular de Maxime Gonalons que compartió el doble pivote con Éver Banega. Además del argentino, fue de la partida Pablo Sarabia, los únicos dos futbolistas junto al guardameta Tomas Vaclik que fueron de la partida y que pueden ser ahora mismo considerados titulares en el equipo sevillista. Quizás la rotación masiva penalizó en exceso al cuadro andaluz, que vio cómo, salvo dos remates centrados de Sarabia en la primera parte, su rival gozó de un gran número ocasiones hasta bien entrada la segunda mitad para haber abierto el marcador.

En un arreón en la primera mitad, entre el minuto 33 y el 35, el Sigma Olomouc gozó de hasta tres grandes ocasiones, especialmente un mano a mano de Houska que se marchó arriba de forma incomprensible. En la segunda mitad los checos también tuvieron varias ocasiones, dos de ellas muy claras. La primera en las botas de Falta, que rfue respondida con una gran parada de Vaclik, y después con un remate de Plsek en boca de gol al que no llegó por muy poco y se marchó fuera.

Después de salvarse y de los cambios de Machín, el Sevilla reaccionó. Las entradas de Jesús Navas y André Silva activaron al equipo español, que gozó de buenas ocasiones a partir de ese momento. Gonalons avisó en el minuto 74 con un buen remate que detuvo Buchta, y después apareció el punta portugués para dar dos brillantes pases de gol. El primero, a Muriel, no entró porque el colombiano se entretuvo demasiado, pero el segundo sí fue dentro, cuando encontró a Sarabia con un maravilloso envío entre líneas.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook