Sánchez inunda los PGE de gasto social e inversiones en Cataluña para atraer a la izquierda y al independentismo


“Un cambio de rumbo necesario”. De esta manera ha definido la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, los Presupuestos Generales del Estado para 2019 presentados este lunes en el Congreso de los Diputados. La ministra ha desgranado punto por punto unas cuentas cuya aprobación por ahora queda en suspenso sin el apoyo de Unidos Podemos y de los partidos independentistas.

Estos Presupuestos tienen un mayor porcentaje de gasto social, el 57% en palabras de Montero, que ha destacado esta subida con el objetivo de “reforzar el Estado de bienestar social”. La ministra ha recordado que es “el mayor porcentaje en gasto social desde 2009”. Dentro de las partidas de gasto social destaca el gasto en más de 153.000 millones en pensiones, la cifra más alta de la historia de la democracia y un 6,2% más que en los Presupuestos del año pasado.

También suben otras partidas como desempleo (4% más), fomento del empleo (4,7%), servicios sociales y promoción social (38,6%) o acceso a la vivienda (41%), entre otras.

Esperanza en los impuestos para una recaudación récord

Para pagar las grandes subidas en gasto social hay que recaudar más, y eso es lo que prevé el Gobierno. Según sus datos, este año las arcas públicas se embolsarán 227.356 millones de euros, la mayor previsión de ingresos de la historia.

La optimista suma se debe, en gran parte, a la esperanza recaudatoria del Ejecutivo a través de una subida de impuestos como el tramo del IRPF a las rentas más altas, el impuesto de Sociedades, eliminar las bonificaciones al diésel, la conocida como ‘tasa Google’ a las multinacionales… muchos de estos impuestos todavía no existen y se irán aprobando en los diversos Consejos de Ministros.

Además, confía en que la buena marcha de la economía empuje los ingresos. Eso a pesar de la desaceleración que prevén los organismos internacionales y el propio Ministerio de Economía, que rebajó hace unos días sus previsiones de crecimiento.

Más gasto en vivienda pero sin regular el alquiler

Otra de las partidas de gasto que más sube es la del acceso a la vivienda y fomento de la edificación, que aumenta un 41% con respecto al año pasado. En total, el ministerio de Fomento contará con 679 millones de euros para flexibilizar las ayudas del alquiler y la declaración de “zona tensionada” en las ciudades donde la burbuja del alquiler sea más notable.

No obstante, el Gobierno no ha hecho hincapié en regular el precio del alquiler como pactó con Unidos Podemos en el mes de octubre. Este es uno de los 11 puntos que destacó la formación morada que incumplían el pacto firmado y que tendrán que negociarse en los próximos dos meses.

150 millones para becas, “insuficiente” para padres y alumnos

Aumenta un 5,9% el gasto educativo, que llega a los 2.722 millones de euros, de los que 150 millones irán destinados a becas. En los PGE de 2018, el gasto en becas fue de entorno a los 50 millones.

La Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE) y la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) han calificado a Europa Press como “leve” e “insuficiente” el incremento de de la partida destinada a becas. “Esperábamos una subida más fuerte de becas, porque 150 millones no nos acerca, ni de lejos, a la media europea”, ha asegurado el presidente de CANAE, Carles López.

El gasto para expresidentes se incrementa un 25%

En cuanto a los sueldos de los políticos, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cobrará este año 82.978,56 euros, prácticamente la mitad de lo que percibirá el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, que alcanzará los 152.735,24 euros anuales.

Por su parte, la vicepresidenta, Carmen Calvo, cobrará 77.991,72 euros, y cada uno de sus ministros, 73.211,28 euros.  Los secretarios de Estado y asimilados tendrán una retribución de 13.787,52 euros, a la que hay que añadir otros 22.410,72 como complemento de destino, más 34.969,08 euros como complemento específico, a lo que se suman dos pagas extraordinarias (que no tienen los ministros). 

El gasto destinado a las dotaciones para los expresidentes del Gobierno sube un 25%, hasta situarse en los 298.320 euros. La partida destinada a estas dotaciones en el ejercicio de 2018 fue de 223.740 euros.

Los catalanes, reacios a apoyar las cuentas

Si Sánchez logra meterse a Unidos Podemos en el bolsillo, faltaría el apoyo de los partidos independentistas ERC y PdeCat. Casualmente, los Presupuestos disparan un 66% la inversión en Cataluña, que recibirá este año 2.252,38 millones de euros (2.050 millones más 200 millones para dar cumplimiento a una sentencia del Tribunal Supremo), con lo que el porcentaje de la inversión total es del 18,5%, unos cinco puntos más que en los Presupuestos de 2018.

Pero para los catalanes no es suficiente. La portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, ha advertido este lunes a Sánchez de que el “no” a los Presupuestos se mantendrá si no hay movimientos “en materia de autodeterminación y de cese de la represión contra el independentismo”.

Por su parte, el portavoz en el Congreso dePDeCat, Carles Campuzano, ha destacado que, hoy por hoy, la posición de su partido es “contraria” a las cuentas y ve en ellas “motivos de incumplimiento del Estatut”.

Ahora queda por delante un calendario parlamentario que se iniciará la semana del 11 de febrero con el debate de enmiendas a la totalidad del Congreso.A principios de marzo se tendrá lugar el debate de enmiendas parciales en la Comisión de Presupuestos, y será a mediados o finales de ese mes cuando Sánchez se juegue la legislatura logrando el apoyo o el rechazo mayoritario de los Presupuestos en la Cámara Baja.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook