Revelan que excardenal McCarrick apartado por el papa vive en un monasterio


El excardenal estadounidense Theodore McCarrick, apartado el pasado julio por el papa Francisco del colegio cardenalicio por acusaciones de abusos sexuales, vive ahora en un monasterio franciscano en Kansas, informó hoy la Archidiócesis de Washington.

En un comunicado, la Archidiócesis señaló que McCarrick, de 88 años, “reside en el Monasterio St. Fidelis en Victoria, en el estado de Kansas, con el permiso del superior provincial de la comunidad franciscana responsable de ese monasterio, Chistopher Popravak, y del obispo de Salina, Gerald Vincke”.

“En consideración a la tranquilidad de la comunidad del monasterio de St. Fidelis se pide respeto para la privacidad de este acuerdo”, agrega la nota.

El traslado de McCarrick al monasterio tiene lugar después de que en julio el papa Francisco dispusiera “su suspensión en el ejercicio de cualquier ministerio público, así como la obligación de que permanezca en una casa que le será asignada para una vida de oración y penitencia”.

El excardenal está relacionado con el gran escándalo de abusos en Pensilvania (EEUU) revelado hace unos meses por un informe de un gran jurado, que documenta 300 supuestos casos de “sacerdotes depredadores” sexuales en seis de las ocho diócesis del estado, tras investigar denuncias de abusos de menores, y en el que identifica a 1.000 víctimas desde 1940.

Precisamente, su nombre está siendo utilizado por el exnuncio en Estados Unidos Carlo Maria Viganò, quien en una carta aseguró hace un mes que el papa Francisco conocía las acusaciones de abusos sexuales que pesaban sobre McCarrick.

Anoche, Viganò volvió a la carga publicando una carta en varios portales en la que aseguraba que la falta de reacción del pontífice a esa acusación significa que es cierta.

“Ni el papa ni ninguno de los cardenales en Roma han negado los hechos que afirmé en mi testimonio. ‘Qui tacet consentit’ (quien calla, otorga) seguramente se aplica aquí, ya que si niegan mi testimonio, solo tienen que decirlo y proporcionar documentación para respaldar esa negación”, afirmó Viganò.

Viganò reiteró que Francisco sabía, porque él mismo se lo había contado, “lo perverso y malvado que era McCarrick en sus intenciones y acciones” desde 2013.

El pasado 26 se agosto, Viganò, de 77 años, pidió la renuncia del papa Francisco al asegurar que conocía desde junio de 2013 las acusaciones de abusos sexuales sobre McCarrick. 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook