Republicanos partidarios de Trump se oponen a que militares de EEUU entren a Venezuela


El líder opositor venezolano Leopoldo López saluda a sus seguidores desde su casa

Leopoldo López con la bandera en la mano ratifica lucha por la libertad de Venezuela



Leopoldo López con la bandera en la mano ratifica lucha por la libertad de Venezuela







Durante meses, republicanos floridanos de línea dura han dominado la narrativa sobre Venezuela y se reunieron con el presidente Donald Trump días antes que Washington reconociera a Juan Guaidó como el líder legítimo de ese país, alegando que el presidente ve la situación en el país sudamericano de manera diferente que su deseo de sacar a los militares estadounidenses de Siria.

Pero en momentos que Nicolás Maduro mantiene el control de los militares tres días después que Guaidó declaró el comienzo de la Operación Libertad, que el senador Rick Scott pidió que fuerzas estadounidenses entraran a Venezuela y que un alto funcionario del gobierno dijo que “es ahora o nunca”, otras voces conservadoras cercanas al presidente alegan que una intervención militar en Venezuela no es la medida adecuada.

“No soy el único republicano que exhorta a la mesura a la hora de usar las fuerzas armadas en el terreno en Venezuela y creo que el presidente está al tanto de que somos varios conservadores los que tenemos esta postura”, dijo el representante floridano Matt Gaetz en una entrevista con el Miami Herald.

Gaetz, quien con frecuencia defiende al presidente en los canales noticiosos de televisión por cable y quien habla regularmente con él, no representa a la considerable comunidad venezolana en el sur de la Florida, como es el caso de Scott, el senador Marco Rubio y el representante Mario Díaz-Balart. Gaetz representa a un distrito con significativa concentración de veteranos militares y sede del 7mo Grupo de Fuerzas Especiales, una unidad designada para capacitar fuerzas de gobiernos aliados en América Latina y conducir operaciones guerrilleras en la región.

Cualquier decisión de enviar soldados al terreno pondría en peligro a los electores de Gaetz, y el representante quiere asegurar que la Casa Blanca y el Pentágono hayan evaluado con cuidado todas las consecuencias de una intervención militar.

“Yo no quisiera que nadie pensara que estoy opuesto a una intervención militar”, dijo Gaetz. “Estoy de acuerdo con que se manejen todas las opciones, pero una intervención militar en ausencia de un entendimiento pleno de las consecuencias pudiera ser un error, es lo que pienso. Mi temor es que ante la primera baja a manos de un soldado estadounidense pueda llevar a protestas masivas en países más allá de Venezuela”.

Gaetz presentó el mismo argumento en el programa de Maria Bartiromo en Fox Business el jueves, que presidente mira con frecuencia y a veces llama para dar opiniones.

Los conservadores tienen tres argumentos contra una intervención militar estadounidense en Venezuela. El primero, que apoyan conservadores como el senador Rand Paul, de Kentucky, es que tiene que tener la aprobación del Congreso. Paul calificó de “error” la postura de Scott de enviar soldados a Venezuela y dijo que el presidente no tiene autoridad para ello.

Paul, al igual que Rubio y Scott, está en comunicación constante con el presidente. Más recientemente, pasó el fin de semana jugando al golf con el mandatario.

El segundo argumento, señalado por Gaetz, es que cualquier acción militar estadounidense en Venezuela, aunque sea relativamente popular en Caracas y Miami, pudiera desestabilizar países en Centro y Sudamérica en momentos que más de 1 millón de venezolanos han huido a Colombia y migrantes centroamericanos se dirigen a la frontera de México con Estados Unidos.

Y el tercer argumento, presentado por Tucker Carlson, presentador de un programa en Fox News, en una entrevista reciente con Díaz-Balart, se hace eco de la justificación de Trump para reducir la presencia militar estadounidense en Siria.

“¿De manera, exactamente, sería esto algo positivo para Estados Unidos?”, preguntó Carlson. “Nuestras sanciones a Venezuela ya han hecho subir el precio de la gasolina. ¿Estamos preparados para recibir a más millones de migrantes venezolanos? Todas excelentes personas, no hay duda, pero muchos tienen un bajo nivel educacional o no hablan inglés”.

Carlson le preguntó repetidas veces a Díaz-Balart que justificara la amenaza de seguridad nacional que Venezuela representa para Estados Unidos.

“¿Cuál es exactamente esa amenaza? Por favor, sea específico”, le dijo Carlson a Díaz-Balart.

“Hemos encontrado personas del Medio Oriente con pasaportes venezolanos auténticos , dijo Díaz-Balart. “Entonces está la presencia allí de Hezbolá, de Cuba, de Irán, de Rusia y de China. Piense en que si este régimen, que está bajo una fuerte presión internacional, sobrevive, ¿no es potencialmente una luz verde, una puerta abierta para que los rusos, los chinos y otros aumenten sus actividades contra nuestros intereses de seguridad nacional aquí en esta región?”

“Bueno, no”, le respondió Carlson. “Es difícil ver con precisión de lo que usted habla. ¿Está sugiriendo que van a invadirnos?”

Los argumentos de los conservadores son diferentes de los de algunos liberales, como el senador Bernie Sanders y la representante Ilhan Omar, de que el intento de Guaidó por tomar el poder es parte de un intento de golpe respaldado por Estados Unidos. Los legisladores demócratas del sur de la Florida en general apoyan las sanciones y a Guaidó, pero no han apoyado una intervención militar estadounidense.

Rubio y Scott dijeron que el caso de Venezuela es diferente del de Siria, Irán y Corea del Norte, países sobre los que que Trump ha dejado entrever su disposición de sacar fuerzas militares o negociar directamente con líderes autocráticos, debido a su cercanía geográfica de Estados Unidos y la disposición de Maduro de impedir que entre la asistencia humanitaria.

“Creo que el presidente tiene la razón, uno no quiere estar en ningún lugar para siempre”, dijo Scott. “Pero en la región hay un gobierno que espera [el de Guaidó] y el presidente ha sido muy claro, ha dicho que todas las opciones están sobre la mesa. Pompeo ha dejado en claro que todas las opciones están sobre la mesa. Lo que he dicho es: usemos las fuerzas armadas, no solo de Estados Unidos, sino todas las democracias, de todos los [países] a los que esta situación preocupa, y ayudemos a detener el genocidio”.

“Comprar esto con Siria o cualquier otro lugar en el Medio Oriente, no se parecen en nada”, dijo Rubio. “De Venezuela salen amenazas de seguridad nacional, pero no son lo mismo. Son graves, pero muy diferentes de lo que existe en el Medio Oriente”.

Gaetz le hizo varias preguntas al jefe del Comando Sur, el almirante Craig Faller, en una audiencia celebrada el miércoles, sobre la disposición combativa para una intervención potencial en Venezuela.

“Una participación de Estados Unidos es popular en Venezuela y en la diáspora venezolana, pero una participación militar directa sería muy impopular en todos los demás países latinoamericanos”, afirmó Gaetz. “Me pregunto… si nos estamos preparando para que la crisis de Venezuela se convierta en una crisis regional más amplia, si la llegada de soldados estadounidenses le da a Maduro la capacidad de exteriorizar el conflicto.

Faller declinó detallar planes militares específicos en un entorno abierto.

“Nuestra responsabilidad es estar listos, y estamos listos”, dijo Faller.

Pero un día después que el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que Maduro estaba en un avión listo para salir con destino a La Habana, pero los rusos le ordenaron quedarse en Venezuela, Trump caracterizó de “rumores’ los comentarios de Pompeo, en una entrevista en Fox Business.

“Se escuchan rumores diferentes. Rumores de estaba estaba [en el avión], de que se iba a marchar por otra vía”, dijo Trump. “Yo estoy escuchando rumores sobre los rusos, y estoy escuchando mucho sobre Cuba”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook