Recuerdan a víctimas del Remolcador frente a la Embajada de Cuba en Washington


Lo único que rompió el silencio de la protesta pacífica frente a la Embajada de Cuba en Washington en memoria de las víctimas del Remolcador 13 de Marzo fue una oración “pidiendo a Dios que pronto se haga justicia”, dijo desde la capital federal de Estados Unidos el pastor bautista Mario Félix Lleonart.

Este sábado se cumplen 25 años de la masacre en la que fueron asesinadas 37 personas –10 de ellas niños– de las 72 que intentaban escapar de Cuba en la embarcación. La protesta de Washington tuvo lugar la tarde y la noche del miércoles justo frente al edificio de la Embajada.

No hubo reacción visible de parte de los representantes diplomáticos del régimen, explicó Lleonart en entrevista con Radio Martí. “Pero sabíamos que nos estaban observando desde [el interior de la Embajada] y desde algunos edificios cercanos”, añadió el pastor.

Rosa María Payá, en primer plano, durante la vigilia-protesta en memoria de las víctimas del Remolcador 13 de Marzo frente a la Embajada de Cuba en Washington.

En cualquier caso, los participantes estaban protegidos por guardias de seguridad que custodiaron el sitio donde fueron autorizados a reunirse para la protesta, “y ellos estaban allí para evitar cualquier tipo de intromisión”, dijo Lleonart.

Muchas personas que circulaban en auto por el área reducían la velocidad, y numerosos transeúntes se detenían a preguntarles a los manifestantes de qué se trataba y “a mirar las fotos de los posters de las 37 víctimas”, contó el pastor a Radio Martí.

Además de Lleonart, participaron en la protesta, entre otros, Rosa María Payá, del movimiento Cuba Decide, y Frank Calzón, ex director del Centro Para una Cuba Libre.

Las víctimas del Remolcador 13 de Marzo.

Las víctimas del Remolcador 13 de Marzo.

Después del crimen, el régimen dijo que el Remolcador 13 de Marzo había naufragado porque era demasiado viejo. Sin embargo, Jorge García, que perdió 14 familiares en la tragedia, ha explicado que las condiciones de la nave eran ideales para navegar, pues antes de la fuga le habían puesto un motor nuevo y le habían arreglado el casco completamente.

Jorge es el padre de María Victoria García, quien perdió a su hijo de 10 años, Juan Mario, después que ella y otras personas cayeron al mar por el bombardeo de agua a presión y la embestida de otras embarcaciones tripuladas por agentes del régimen.

“Que se mueran”, le respondieron a María Victoria desde una de esas embarcaciones cuando pidió que las salvaran a ella y al niño porque ninguno de los dos sabía nadar.



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook