Recuerdan a víctimas a un año de matanza en escuela de Parkland


El sur de la Florida y el país entero recordarán el jueves a las 17 víctimas de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, al cumplirse el primer aniversario del horrendo crimen.

El tiroteo del 14 de febrero del 2018 costó las vidas de 14 estudiantes y tres empleados, que serán recordados con eventos solemnes en MSD, en Parkland y Coral Springs. El Distrito Escolar del Condado Broward operará con horario normal, pero MSD tendrá un día escolar no académico que concluirá a las 11:40 a.m.

El Distrito Escolar observará un momento de silencio a las 10:17 a.m. y patrocinará un día de servicio en un parque de Parkland, mientras la ciudad observará un momento de silencio a las 2:12 p.m. y realizará una vigilia en la noche.

Aunque muchos recordarán el aniversario, algunos de los familiares de las víctimas dicen que será sólo otro día más.

“El aniversario para mí realmente no tiene significado porque cada día es para mí 14 de febrero”, dijo Andrew Pollack, cuya hija Melanie de 18 años murió en el ataque. “Todos los días siento lo mismo por la pérdida de mi hija”.

El impacto del tiroteo se siente todavía y ha cambiado a la comunidad para siempre. Poco después de la tragedia, estudiantes, padres, funcionarios y otros acapararon los reflectores al cuestionarse todo desde la seguridad en las escuelas, la violencia con las armas y la salud mental.

También inspiró un movimiento entre una nueva generación furiosa con la violencia por las armas y preparó el terreno para un cambio significativo en la política respecto a las armas en el país. Miles de estudiantes salieron a las calles a protestar y consignas como “Nunca Más” y “Basta ya” se popularizaron.

El 24 de marzo, se realizó la enorme “March for Our Lives” en Washington D.C. y en otras ciudades en todo el país, con los manifestantes exigiendo legislación para fortalecer el control de las armas.

Los estudiantes se movilizaron también para registrar a una nueva generación de votantes. Algunos candidatos también se envalentonaron. Muchos de ellos confrontaron el asunto en las elecciones del año pasado y triunfaron sobre candidatos respaldados por la Asociación Nacional del Rifle (NRA). Eso ayudó a los demócratas a recuperar el control de la Cámara de Representantes.

A nivel estatal, se aprobaron una variedad de medidas para el control de armas, incluyendo el aumento en la edad mínima para comprar un arma de fuego y períodos de espera. Además, se duplicó el número de estados con las llamadas leyes de “alerta roja”, que permiten la confiscación temporal de armas de personas consideradas como un riesgo de seguridad.

A nivel federal, por primera vez en la historia moderna, los grupos pro control de armas gastaron más que la poderosa NRA en las elecciones de medio término del 2018. La nueva mayoría demócrata en la Cámara de Representantes sostuvo este mes su primera audiencia sobre control de armas en una década.

Aun bajo control republican en ambas cámaras durante los dos primeros años del presidente Donald Trump en la Casa Blanca, algunas de las prioridades de la industria de las armas -la flexibilización de restricciones en los supresores de armas de fuego y facilitar la transportación de armas ocultas sobre fronteras estatales- no pudieron prosperar.

En Florida, un estado que durante mucho tiempo ha aceptado las armas y que tiene una fuerte presencia de la NRA, los legisladores subieron la edad mínima para comprar un arma e impusieron un período de espera de tres días.

Parkland “definitivamente marcó un punto de inflexión”, dijo Adam Winkler, professor de la Escuela de Derecho de la Universidad de California en Los Angeles y experto en derechos a las armas. “No hay duda de que la energía, el entusiasmo, la movilización de estos estudiantes fue muy influyente. Afectó a muchas personas en todo el país.

Jennifer Baker, portavoz de la NRA, puso en duda si le influencia de los promotores de los derechos relacionados con las armas ha disminuido, destacando que Florida eligió como gobernador a Ron DeSantis, que fue respaldado por la NRA, y una mayoría de los candidatos a la legislatura de la organización salieron victoriosos el año pasado-

Días después de asumir el cargo, DeSantis dejó su propia marca sobre el tiroteo de MSD al suspender al jefe de la policía de Broward, Scott Israel, por “fallar repetidamente y por un patrón demostrado de pobre liderazgo”. Antes del tiroteo, Israel había cambiado la política del departamento para decir que los oficiales “podrían” confrontar a atacantes en lugar de “deberían”. Según críticos, eso los dio a ocho agentes una excusa para no enfrentar al atacante cuando llegaron a la escuela y se mantuvieron afuera. Los abogados de Israel dicen que va a impugnar su decisión.

Todo el trabajo hecho en el último año por estudiantes, padres de familia y hermanos, ha sido para honrar la memoria de las vidas que se perdieron, tanto los muchachos que vieron sus vidas truncadas como los empleados que murieron como héroes tratando de proteger a los estudiantes.

Los activistas Emma González, David Hogg, Cameron Kasky y otros, estudiantes sobrevivientes de la matanza, adquirieron notoriedad nacional al fundar Never Again MSD, un grupo que promueve el control de las armas. Kyle Kashuv, estudiante de MSD, es la voz conservadora más prominente entre los estudiantes, se ha reunido con el president Donald Trump y propone que los maestros y el personal escolar porten armas.

Entre los padres, Pollack se convirtió en el crítico más abierto de funcionarios escolares y policiales y tiene influencia entre políticos conservadores en Florida. También se reunió con Trump y estuvo en el equipo de transición del gobernador DeSantis. Ha pugnado por la remoción del superintendente escolar de Broward, Robert Runcie, y tiene una demanda contra el asesino confeso Nikolas Cruz y el agente de la policía Scott Peterson, quien era el agente a cargo en la escuela el día del tiroteo pero que no entró al edificio a confrontar al atacante.

Fred Guttenberg, quien perdió a su hija Jaime de 14 años, se ha convertido en un activista por el control de las armas y otras causas liberals. Captó la atención nacional cuando se acercó al juez Brett Kavanaugh durante su audiencia de confirmación para la Corte Suprema. Guttenberg extendió la mano para saludarlo y Kavanaugh le dio la espalda y se retiró.

Max Schacter, que perdió a su hijo Alex de 14 años, se convirtió en la voz emocional de los padres como miembro de una comisión estatal y fundador del grupo “Safe Schools for Alex”. Ha viajado por todo el país estudiando los sistemas de seguridad en las escuelas.

Manuel Oliver, padre de Joaquín de 17 años, es un artista de origen venezolano que ha creado proyectos honrando la memoria de su hijo y condenando la violencia con armas.

“Extraño a mi hijo todos los días”, dijo Manuel Oliver en una entrevista con la AP. “No cuento los días, sólo lo extraño. Decidí derrotar ese sentimiento saliendo y haciendo declaraciones a través del arte o en discursos”.

Tony Montalto, cuya hija Gina de 14 años fue asesinada, es presidente de “Stand with Parkland”, un grupo de padres y esposas de las víctimas.

Dos padres de familia, Ryan Petty y Lori Alhadeff, contendieron por un asiento en la Junta Escolar. Alhadeff, que perdió a su hija Alyssa de 14 años, ganó su elección, mientras Petty, que perdió a su hija Alaina de 14 años, resultó derrotado.

Los otros estudiantes muertos en el tiroteo fueron Nicholas Dworet (17 años), Peter Wang (15 años), Martín Duque (14 años), Carmen Schentrup (16 años), Cara Loughran (14 años) y Helena Ramsay (17 años).

Los tres empleados que murieron en el tiroteo también serán recordados el jueves. El entrenador asistente Aaron Feis, el director atlético Chris Hixon y el maestro de Geografía Scott Beigel.

Mientras tanto, el caso criminal contra el asesino confeso Nikolas Cruz, ahora de 20 años, se mueve lentamente y podría tomar años.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook