Prisión para una empleada que echó sedante en el café de una compañera de trabajo para que la despidieran


Una mujer italiana ha sido condenada a cuatro años de prisión por adulterar durante nueve meses el café de una compañera de trabajo con la intención de que bajara su rendimiento y la despidieran.

Según informa The Guardian, Mariangela Cerrato, de 53 años, preparaba a diario los cafés del equipo de trabajo en una empresa de seguros de Bra (Piamonte). Al capuccino de su compañera Alice Bordon le echaba un ingrediente extra: benzodiazepina en polvo.

Fue cuando la víctima sufrió un accidente de tráfico cuando empezó a sospechar. Después de que los médicos no vieran nada raro en ella, cayó en la cuenta de que empezó a sentirse mal cuando empezó a trabajar en esa empresa. Al ver el interés con el que Mariangela Cerrato la animaba a tomar café preparado por ella, se convenció de sus sospechas. Pudo guardar una muestra del café y tras mandarlo analizar, descubrió que llevaba una dosis “extremadamente alta” de benzodiazepina.

Tras avisar a la Policía y grabar en vídeo y en secreto a su compañera de trabajo, la denunció. Mariangela Cerrato niega los hechos.

La benzodiazepina tiene efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes. Se usan para enfermedades como la ansiedad o el insomnio.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook