Por qué el penacho de Moctezuma, símbolo de México, está en Austria (que además se niega a entregarlo) | Noticias Univision América Latina


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó esta semana que Austria se haya apoderado “por completo” del penacho de Moctezuma, un icónico abanico de plumas de quetzal y oro que representa un símbolo de poder absoluto en la historia antigua de la nación.

De acuerdo con el relato histórico mexicano, el penacho le pertenecía a Moctezuma Xocoyotzin (1466-1520), el emperador mexica que recibió a Hernán Cortés en 1519.

López Obrador advirtió que, ante la negativa de Austria a dar el valioso objeto -que se encuentra en el Museo Etnológico de Viena (MEV)- para las conmemoraciones en 2021 de los 700 años de la fundación de Tenochtitlán, 500 de la conquista y 200 de la independencia de México, no cesará en sus intentos porque “esa pieza es nuestra y somos muy perseverantes”.

La administración federal realizó la solicitud formal del préstamo por medio de Beatriz Gutiérrez Müeller, esposa de López Obrador, quien viajó a Europa con el objetivo, entre otras cosas, de solicitar piezas históricas y arqueológicas para las celebraciones del próximo año.

Sin embargo, Gerard van Bussel, curador de colecciones de América del Norte y Central del MEV aseveró que el penacho no puede llevarse a México “por lo menos en los próximos diez años” debido a que se trata de un objeto “demasiado frágil”.

El penacho: un símbolo de poder

A ese imponente abanico se le conoció en nahuátl como “copilli quetzalli”. Está compuesto por 68 piezas de oro de 24 quilates, 400 plumas verdes, marrones, rojas y azules de quetzal que combinan con un escudo de guerra que representan el poder y la sabiduría.

Para construirlo, los artesanos utilizaron hilos de agave y algodón con la finalidad de darle flexibilidad, así como ‘tzauhtli’, un tipo pegamento que se fabricaba por medio de una sustancia proveniente de las orquídeas, según El Universal.

Desde 1991, el penacho ha sido reclamado -sin éxito alguno- por distintas autoridades mexicanas. Ahora, la actual administración añora poder tenerlo dentro del territorio nacional para 2021.

Un largo viaje hasta Viena

La forma en la que Moctezuma se habría despojado de dicho abanico varía, según la fuente histórica a la que se consulte. Una versión afirma que el emperador se lo regaló a Hernán Cortés, quien a su vez lo obsequió al rey Carlos I de España, mientras que otra señala que el conquistador español lo sustrajo a la fuerza junto con el bastón de mando, el escudo de armas y el banderín del gobernante.

El penacho no fue descubierto hasta finales del siglo XVI, como parte de la colección personal del archiduque Fernando Tirol. Desde ese entonces el histórico accesorio, que se considera al mismo tiempo como un tesoro del México prehispánico y una muestra del presunto saqueo del que fue objeto aquella civilización, ha estado en Europa.

La arqueóloga mexicana, Carmen Gloria Cook (1906-1988), pudo documentar el camino del penacho hasta Viena, gracias a una exhaustiva investigación.

Gloria Cook explicó que el tesoro, tras la muerte de Tirol, que lo guardaba en el palacio de Ambras, en Innsbruck, Austria, fue trasladado constantemente a distintos sitios debido a los conflictos armados de la época, hasta que llegó a la capital austriaca en 1817 donde fue resguardado en depósitos.

La restauración y su fragilidad

La arqueóloga, quien determinó que Moctezuma no tenía una sola pieza, sino más bien poseía una variedad importante de penachos, explicó que una primera reparación pudo arreglar un problema en las plumas originado por la polilla, así como otros desperfectos que se fueron acentuando con el tiempo como el aflojamiento de las cuerdas del respaldo y la pérdida de ornamentos de oro.

Después de estar guardado desde el 2004, en el 2012 volvió a ser exhibido tras una restauración hecha por expertos mexicanos y austríacos, como parte de un acuerdo de colaboración entre los dos países.

Fue hasta 2017, cuando el gobierno de México emitió un comunicado en el que explicaba la complejidad que conllevaba regresar el penacho a territorio nacional. Entre otras cosas, indicó que tras la restauración los especialistas de ambos países “coincidieron en que su frágil estado no permite que sea trasladado hasta existir una tecnología que pueda impedir cualquier vibración”.

Galería: El presidente de México exige disculpas a España por la conquista, el Internet responde con memes

Loading



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook