Pfizer y BioNTech anuncian una eficacia del 90 % en su vacuna contra la COVID-19


La farmacéutica estadounidense Pfizer y la firma alemana BioNTech han reportado este lunes que los estudios de su vacuna contra la COVID-19 muestran una eficacia superior al 90 % en los participantes sin evidencias previas de infección.

Versión impresa

Este nivel de eficacia se ha logrado siete días después de la segunda dosis, es decir 28 días después del inicio de la vacunación, que tiene dos dosis, aunque ambas compañías advierten de que la eficacia final podría variar a medida que avance el estudio, según recoge un comunicado conjunto.

Las firmas añaden que en esta fase tres del estudio no se ha reportado ningún problema de seguridad, por lo que el organismo independiente que supervisa los ensayos ha recomendado recoger información adicional, que será analizada con las autoridades reguladoras.

La fase tres del ensayo comenzó el pasado 27 de julio y ha implicado a 43,538 participantes hasta la fecha, de los que 38.955 recibieron la segunda dosis el pasado 8 de noviembre.

Pfizer y BioNTech continúan acumulando datos sobre la seguridad y eficacia de la vacuna y esperan producir 50 millones de dosis este año y 1,300 millones de dosis en 2021.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

El presidente y consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, asegura en el comunicado que “hoy es un gran día para la ciencia, y la humanidad” y ha celebrado que con estos resultados se está “un paso más cerca” de proporcionar un avance en la solución de la actual crisis.

Por otor lado un grupo de expertos en derechos humanos de Naciones Unidas advirtió hoy que algunos países de la comunidad internacional están intentando acaparar futuras vacunas contra la COVID-19 y garantizarlas sólo para su propio territorio, cuando la lucha contra la pandemia requiere cooperación internacional.

El cofundador y consejero delegado de BioNTech, Ugur Sahin, ha calificado de “victoria para la innovación, la ciencia y el esfuerzo colaborativo global” este avance hacia el final de la pandemia.

“Desafortunadamente, algunos gobiernos están tratando de garantizar la vacuna sólo para sus propios ciudadanos”, denunciaron en un comunicado estos expertos, entre ellos los relatores de la ONU para el derecho a la salud (Tlaleng Makofeng) y la pobreza (Olivier de Schutter).

Los intentos de monopolizar una futura vacuna contra la enfermedad van contra la única solución a la crisis sanitaria, que es la de conseguir medios de inmunización disponibles para cualquier persona en el mundo, subrayaron los expertos, quienes aseguraron que “no hay lugar para el nacionalismo en la lucha contra la pandemia”.

“Nadie estará seguro hasta que lo estemos todos”, resumieron, para indicar que no es posible contener el avance de la pandemia sólo en un país sin hacerlo en el resto.

VEA TAMBIÉN: La tormenta tropical Eta deja inundaciones en el sur de Florida pero no la golpeará como huracán

Por ello, los expertos llamaron a la cooperación entre países desarrollados y aquellos en vías de desarrollo con el objetivo de asegurar que se compartan las tecnologías necesarias y el conocimiento sobre cualquier vacuna o tratamiento de la COVID-19.

En este sentido, la ONU instó a todos los países a apoyar la iniciativa COVAX para el acceso equitativo y global de la futura vacuna liderada por la Alianza de Vacunas Gavi, la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los expertos también se refirieron a las farmacéuticas y pidieron que no sitúen los beneficios económicos por encima de los derechos humanos y que acepten ciertas restricciones a las patentes sobre las vacunas que desarrollen.





MÁS INFORMACIÓN

SiteLock