Panamá transita hacia superar el pico de la epidemia


Después de varios meses de confinamiento por la epidemia de Covid-19, Panamá comienza a dar paso a la “nueva normalidad”, ya que los indicadores epidemiológicos están dentro del rango de lo esperado, encaminados a la superación del pico de la epidemia y el paso a una fase de desaceleración.

Arturo Rebollón, epidemiólogo afiliado a la Florida State University, indica que estamos en una modesta bajada de la epidemia, que ha contagiado a 102 mil 204 personas, y causado 2 mil 875 decesos desde que se reportó el primer caso el pasado 9 de marzo.

Rebollón planteó tres escenarios para el país hasta el 1 de noviembre. En el pesimista proyecta 8 mil 700 casos por semana; en el moderado, 2 mil 850; y en el optimista, 676 por semana. Los escenarios descritos van hasta la semana previa a los días patrios e incluyen el aumento del número reproductivo efectivo (Rt) por semana.

Luis Francisco Sucre, ministro de Salud, advirtió de que entramos en una nueva etapa en esta pandemia, pero esto no significa que se terminó. Solicitó a la población cumplir con las medidas de bioseguridad, ya que no hay garantía de que no se presente un rebrote.

Expertos en epidemiología y autoridades sanitarias recomiendan a la población mantener las medidas de bioseguridad, ya que el virus sigue circulando en el país. Ayer se observaban parejas caminando por la cinta costera. Román Dibulet

Panamá inicia relajamiento de confinamiento por Covid-19

Panamá puso fin ayer a la medida de restricción de movilidad por género establecida en abril pasado, al tiempo que sigue con la reintegración de forma escalonada de actividades hasta el 12 de octubre, ya que los indicadores epidemiológicos de la epidemia de Covid-19 son positivos.

En efecto, la última semana epidemiológica –que va del 6 al 12 de septiembre– cerró con cifras de nuevos casos y muertes en descenso: se reportaron 4 mil 736 nuevos contagios y 80 defunciones. La semana anterior –que va del 30 de agosto al 5 de septiembre– fueron 4 mil 968 casos y 92 decesos. Es decir, que hubo una disminución del 4% en los casos y del 13% en las muertes al comparar ambas semanas, según los informes del Ministerio de Salud (Minsa).

El escenario es optimista tomando en cuenta que el más reciente informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), emitido el pasado 8 de septiembre, sugiere que el país estaría superando el pico de la epidemia para dar paso a una fase de desaceleración, pero todo está sujeto a un mayor cumplimiento de las medidas de bioseguridad a todo nivel (individual, de la familia, en empresas y en la comunidad).

El documento indica que desde mediados de julio se observa una tendencia a la estabilización en las confirmaciones diarias en todo el país, con un promedio de mil 23 casos confirmados por día en el mes de julio, 940 casos en promedio en el mes de agosto; hasta 711 casos nuevos confirmados en la semana 36, hasta el 7 de septiembre (ver gráfica).

Los reportes epidemiológicos de estos días son fundamentales para definir si bajarán o aumentarán los casos de Covid-19 en las próximas semanas.

Panamá transita hacia superar el pico de la epidemia

Hospitalización y Rt

Otro indicador favorable es la disponibilidad hospitalaria, según el informe de la OPS, ya que es mayor al 20%. El documento indica que hay 37% de disponibilidad de camas en sala (2 mil 202, de un total de 5 mil 289), 32% en unidades de cuidados intensivos y semi-intensivos (180 de 584) y 62% ventiladores disponibles (487, de un total de 781).

Mientras, el número reproductivo efectivo (Rt), es decir, la medición de la tasa de transmisión del coronavirus SARS-CoV-2, en las últimas semanas presenta una tendencia constante al descenso en el país, ya que se mantiene en 1 o menos a 1, que es el valor ideal.

En la primera semana de septiembre (del 31 de agosto al 5 de septiembre), el Rt fue de 0.87, lo que indica que cada contagiado tiene la posibilidad de transmitir la enfermedad, al menos, a otro individuo.

Precaución y protección

La transición a “la nueva normalidad” está sujeta a que las personas eviten cualquier aglomeración en las calles y mantener en bajos niveles la propagación del nuevo coronavirus, que todavía se mantiene activo en el país.

Ante el cambio de medida, el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, advirtió de que entramos en una nueva etapa en esta pandemia, pero esto no significa que se terminó.

Las autoridades del Minsa se preparan para un rebrote ante el incremento de personas en las calles, pero el titular de Salud está optimista y asegura que están preparados.

“Quiero ser positivo. A nosotros nos toca confiar en la población, en donde todos seamos responsables y que todos aportemos a que sigamos avanzando con esta nueva normalidad”, afirmó Sucre durante un recorrido ayer en la estación del Metro de Panamá, en el área de la 5 de Mayo, donde supervisaba el cumplimiento de medidas de bioseguridad.

Mientras, en las calles de la ciudad de Panamá, el movimiento de personas y vehículos comenzaba a asemejarse ayer a los días previos a la implantación de las medidas de restricción.

Yamileth López, subdirectora de la Región Metropolitana de Salud, añadió que se mantendrá la vigilancia epidemiológica y que, de ameritarse establecer cercos sanitarios, se adoptaría la medida.

Panamá transita hacia superar el pico de la epidemia

“Es muy importante que la población comprenda de que hasta que no llegue una vacuna al país, lo que nos queda es redoblar las medidas de bioseguridad, como el distanciamiento físico de dos metros, uso de la mascarilla, lavado de manos y uso de gel alcoholado o alcohol”, dijo.

El distanciamiento físico a más de un metro, el uso de mascarillas y gafas son los mejores escudos que tienen las personas para reducir la posibilidad de infectarse del virus SARS-CoV-2, transmisor de la enfermedad.

Así lo concluyó un estudio publicado por científicos de la Universidad McMaster en Canadá, en la revista The Lancet, el pasado 1 de junio.

La publicación científica arrojó que el riesgo de infección es de 12.8% en un distanciamiento de un metro, y se reduce a 2.6% a más de un metro de distancia. Sobre las mascarillas, los científicos plantean que sin esta protección el riesgo de transmisión del virus es del 17.4% y, con ella, se reduce al 3.1%.

Arturo Rebollón, epidemiólogo afiliado a la Florida State University, indicó que los indicadores muestran que hay luz en el control de la Covid-19, ya que la curva epidemiológica está en una bajada modesta.

Señaló que toca apostar a la prevención y educación de la población para poder seguir adelante, sin olvidar que el virus sigue circulando en el país.

Además, recomendó a la población protegerse con una careta facial en sitios de alto riesgo, como el metro, buses y espacios cerrados.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook