Los republicanos agotan las posibilidades para frenar el cada vez más popular plan de estímulo de Biden


Los republicanos agotan sus últimas oportunidades para tratar de convencer a la opinión pública y a los políticos de todo el país de que se opongan al plan de rescate económico de 1.9 billones del presidente, Joe Biden, que goza de un fuerte apoyo bipartidista, a pesar de que se abre paso en Congreso con solo el respaldo demócrata.

Mientras tanto, los demócratas –que controlan la Cámara de Representantes– ultiman los últimos detalles para aprobar el paquete para a finales de la semana que viene antes de que los beneficios por desempleo caduquen a mediados de marzo.

El viernes, el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes dio a conocer el texto de casi 600 páginas de la propuesta, que incluye miles de millones de dólares para beneficios de desempleo, pequeñas empresas y cheques de estímulo.

[“Estados Unidos ha regresado”: Biden tranquiliza a sus aliados europeos sobre sus compromisos internacionales]

Los líderes republicanos, que no cejan en su empresa de tumbar la propuesta, encabezaron el viernes otra intento de embarrar el terreno calificando el paquete de “recompensa para los progresistas”.

Según los republicanos, el proyecto de ley es demasiado caro e incluye una serie de ayudas a los Gobiernos estatales y locales, que ellos han tachado de “rescate estatal azul”, aunque muchos estados que enfrentan déficits son controlados por republicanos. También criticaron las mejoras de beneficios por desemeplo, alegando que menos personas buscarán trabajo.

En el Senado, se espera que los líderes republicanos defiendan que el proceso de redacción del proyecto de ley ha sido defectuoso, ya que pasó por los comités de la Cámara de Representantes, se espera que llegue directamente al Senado, según publica CNN.

“Entendemos que, en lugar de elaborar proyectos de ley del Senado a través de una deliberación de orden regular, la mayoría demócrata intenta eludir sus propios comités y llevar los proyectos de ley de la Cámara [de Representantes] directamente al calendario y al Senado”, escribió un grupo de senadores republicanos al líder de la mayoría Chuck Schumer y al líder de la minoría Mitch McConnell.

[“Queremos una reforma robusta para los indocumentados”, dice el senador Bob Menéndez]

En las últimas semanas su principal argumento fue que el plan de Biden frenará la recuperación económica porque aumentará el déficit presupuestario federal y posiblemente desencadene una inflación más rápida. También han atacado al presidente por sus reclamos de “unidad” mientras ahora procede a aprobar el paquete sin un consenso bipartidista.

Más de siete de cada diez estadounidenses respaldan el paquete de ayuda de Biden, según una nueva encuesta de la firma de investigación en línea SurveyMonkey para The New York Times. El desglose indica que la medida tiene apoyo de tres cuartas partes de los votantes independientes, dos de cada cinco republicanos y casi todos los demócratas.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, llega en Capitol Hill, Washington, el martes 2 de febrero de 2021.AP Photo/J. Scott Applewhite

Un apoyo mayo que incluso al último proyecto de ley de ayuda económica aprobado por el expresidente Trump a finales del año pasado.

Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes instaron el viernes a sus miembros de base a votar en contra del plan. Detallaron más de una docena de objeciones al proyecto de ley, incluida “una tercera ronda de controles de estímulo que cuesta más de 422,000 millones de dólares, que incluirá hogares que han experimentado pocos o ningún problema financiero durante la pandemia”.

La oficina de la congresista demócrata Nancy Pelosi declaró que “los estadounidenses necesitan ayuda” y a “los republicanos de la Cámara [de Representantes] no les importa”.

Los republicanos también han criticado el proceso que los demócratas han empleado para promover el proyecto de ley, citando decenas de enmienda y legislativas que los republicanos ofrecieron en varios comités y que los demócratas rechazaron.

[Biden urge a defender “la frágil democracia” estadounidense tras la absolución de Trump]

Los ataques republicanos se diluyen en medio de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, que ha dejado a millones de estadounidenses sin trabajo.

Algunos legisladores y asesores republicanos reconocen la dificultad de explicar a los votantes por qué se oponen al paquete, sobre todo después de alcanzar un acuerdo con los demócratas sobre varias rondas de ayuda al comienzo de la crisis.

“Hemos demostrado en cinco proyectos de ley diferentes que podemos hacerlo juntos”, recordó la senadora Shelley Moore Capito, republicana por West Virginia y una de las legisladoras que se había reunido en privado con Biden para discutir el plan.

[Trump ataca a McConnell por criticarlo al final del juicio político]

Aunque explicar su oposición a los votantes sería un desafío apoyar el proyecto de ley no es una opción para la mayoría de los republicanos.

“El precio es tan desmesuradamente alto y tiene demasiadas cosas extrañas para que obtenga un apoyo real en el Partido Republicano”, añadió Moore.

La crítica contrasta con la última vez que un presidente utilizó la llamada reconciliación presupuestaria, para impulsar el paquete de recortes de impuestos de 1.5 billones de dólares que Trump y los republicanos del Congreso aprobaron en 2017 sin ningún voto demócrata.

[¿Necesita seguro médico a través de Obamacare? Reabren las inscripciones tras orden de Biden]

El debate dentro del propio Partido Republicano también se ha visto ensombrecido por el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero y el posterior juicio político al expresidente Trump.

Muchos republicanos siguen confiando en que sus ataques comenzarán a resonar en este debate. Un asesor republicano de alto rango, que habló bajo condición de anonimato con The New York Times, afirmó que los miembros continuarían destacando las disposiciones que se consideran prioridades liberales desde hace mucho tiempo y el dinero sobrante de los paquetes de ayuda anteriores. Los republicanos también planean cuestionar si los nuevos fondos cumplirán las promesas de mejorar la economía y reabrir escuelas.

“Creo que tenemos la obligación de hacer preguntas”, señaló el representante Tom Reed, republicano por Nueva York, uno de los republicanos moderados que inicialmente habló con funcionarios de la Casa Blanca en un intento por alcanzar un acuerdo.

Con información de CNN y The New York Times.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: