Los Farm Stores, ‘Vaquitas’, reflejan cómo cambia Miami


Miami es una ciudad que se toma los sabores muy en serio. Los signos de que un vecindario está cambiando se hacen evidentes cuando los comercios y supermercados llenan sus anaqueles con los productos favoritos de la ola más reciente de inmigrantes llegada al sur de la Florida.

Las pequeñas tiendas Farm Stores, una compañía que abrió en 1957 en la Florida para vender desde el drive-thru sobre todo productos lácteos, fueron bautizadas por los cubanos como “La Vaquita” cuando los nuevos inmigrantes comenzaron a sentirlas parte del paisaje local.

Hoy no faltan en las Vaquitas las coladas de café cubano y las tostadas con mantequilla, que son las que más se venden desde la ventanilla de estas tiendas entre las 8 y las 10 de la mañana, según contaron sus empleados. También han ido ganando popularidad las comidas sudamericanas, y en especial las venezolanas, lo que refleja la transformación demográfica de los vecindarios y el asentamiento de nuevas comunidades.

“De los flanes me quedan dos, pero de las empanadas tengo de jamón y queso, pollo y carne”, informó a el Nuevo Herald una empleada del Farm Store de Brickell, ubicado en el 1800 SW 3 Ave.

“Los productos venezolanos: los tequeños, los cachitos de jamón, se venden muy bien”, añadió, indicando que también son muy populares el pan de bono y la arepa. “La que tenemos es colombiana”, especificó.

A juzgar por el ritmo de ventas de esta tienda ubicada entre los Roads y Brickell, muchos miamenses no se dirigen al distrito financiero de la ciudad sin antes comerse uno de los antojos de su país.

El ceviche, un plato que se identifica sobre todo con Perú y Chile, también tiene su representante en las Vaquitas. Lo hay mixto y de pescado, de la marca King Fish Wave, y por un poco más de $6, que es su precio, se puede resolver un almuerzo rápido y saludable. También es una buena opción para comprarlo de camino a una fiesta y ofrecerlo como parte del buffet.

Leonardo Saínz trabaja desde hace dos años en el Farm Store de Miami Springs, un vecindario esencialmente anglo en el que ha crecido el porcentaje de residentes hispanos.

“Los ‘americanos’ que vienen aquí piden la coladita o café con leche”, contó Saíz.

Con su experiencia como empleado en cinco tiendas Farm Stores, Saínz ha presenciado el cambio en las preferencias de los clientes.

“Lo que más se vende es el pan, el de queso, que es particular de las Vaquitas; el cubano, al que los clientes a veces le ponen mantequilla, y la baguette, porque tenemos un especial de dos barras por $3”, dijo Saínz, que trabajó anteriormente en el Farm Stores ubicado en en la calle 29 y la avenida 6 del West de Hialeah, donde contó que se venden hasta “cuatro cajas de pan cubano” solo en una mañana.

La Vaquita de la Calle Ocho y la avenida 47 del suroeste es una de las más concurridas de Miami.

“Allí el trabajo no para, es un carro atrás de otro”, dijo Saínz, que a su vez reafirmó que en ese vecindario inminentemente hispano los productos venezolanos también tienen la preferencia.

vaquitaleonardo.jpg

Leonardo Saínz, empleado de la tienda Farm Stores de Miami Springs, muestra la selección de tequeños, cachitos, empanadas, arepas y croquetas que cada vez piden más los clientes de la ‘Vaquita’.

Sarah Moreno el Nuevo Herald

Luis Fernando Páez, dueño de la franquicia de Miami Springs y, por lo tanto, jefe de Saíz, explicó que la compañía matriz de Farm Stores les permite a los propietarios elegir los productos que venden en sus tiendas, siempre que mantengan los estándares de calidad.

Las franquicias, que para adquirirlas se necesita una cantidad inicial de entre $50,000 y $250,000, pueden empezarse de cero o en tiendas que ya estén en funcionamiento.

Páez compró otra Vaquita en Hialeah Gardens, y recalcó que lo fundamental es ganarse la “confianza de la gente”.

“Una vez a la semana solemos probar un producto nuevo”, dijo el empresario ecuatoriano, que ha ido creciendo en los negocios con su esposa Paulina Pozo como socia.

Con el lema de “Always fast, Always fresh, Always friendly” (Siempre rápido, siempre fresco y siempre amistosos), la compañía Farm Stores ha conseguido mantenerse vigente durante seis décadas en la Florida, y más recientemente se ha extendido a Houston, Nueva Jersey y la zona del Valle del Hudson, en Nueva York.

Las Vaquitas también reciben mercancía de productores y distribuidores locales, como los bocaditos de helados, una golosina favorita de varias generaciones de cubanos, que vienen en sabores tradicionales como la fresa y el chocolate, y en otros más del gusto latino como el dulce de leche y el mantecado.

Los que vende la Vaquita de Miami Springs, que siempre está bien surtida de ellos, se producen en The Snack Place, una pequeña fábrica en el West de Hialeah.

“Lo compro para llevárselos a mis nietas”, contó Amaris Caballero, que siempre que viene desde el suroeste de Miami, para visitar a sus nietas, les gusta complacerlas con este “regalo”.

A Lucía, otra clienta fija de la Vaquita, le gustaría que incorporaran productos nicaragüenses como los quesillos, una tortilla con queso por encima.

“Lo que más me gusta es la comodidad de no bajarme del auto”, concluyó Lucía.

Siga a Sarah Moreno en Twitter: @SarahMorenoENH.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook