Latkes de malanga y hamantaschen de guayaba, invenciones de los judíos en Cuba


La comunidad hebrea de Cuba enfrenta numerosas dificultades, entre ellas encontrar los productos para elaborar los platos de la cocina judía tradicional, indica un artículo publicado el jueves por Jewish Telegraph Agency (JTA).

“Es muy difícil en Cuba mantenerse kosher”, coinciden líderes judíos cubanos.

“Uno de los alimentos básicos más importantes en la dieta cubana es la carne de cerdo, una categoría de carne que nunca es kosher”, indica el reporte.

“La comida de los días festivos es un desafío. Las papas no están en temporada en el invierno, lo que exige que los latkes que se comen en Hanukkah se hagan con malanga (…) y las hamantaschen se hacen con un relleno de guayaba en lugar de la típica semilla de amapola, chocolate u otro tipo de fruta”.

También mencionan la ausencia de bagels y el Jalá, el pan trenzado que se consume en Shabat y en las festividades judías, en su lugar, sirven matzá, elaborado con harina y agua.

“La figura principal que mantiene vivo el estilo de vida kosher es Jacob Berezniak, un carnicero que también es el líder de Adath Israel, la sinagoga ortodoxa de La Habana Vieja”, destaca el reporte.

Berezniak debe hacer un viaje de 72 kilómetros hasta llegar a un matadero “donde realiza la matanza ritual de más de 60 vacas y trae de vuelta la parte delantera del animal, que es la parte kosher”, explica JTA.

Entre las carencias también citan la falta de recursos y rabinos, el envejecimiento poblacional y la continua incertidumbre sobre cuánta ayuda y asistencia pueden esperar de sus correligionarios de los Estados Unidos.

Actualmente la comunidad judía en Cuba alcanza unos mil religiosos y hay muchos más en Miami, señala la Jewish Telegraph Agency.



Source link

SiteLock
Facebook