Las autoridades no exigen aire acondicionado en viviendas públicas de Miami


Con poca sombra y bajo el intenso sol, Mondy Pierre entró al apartamento de su madre en Liberty Square para protegerse de los 86 grados de temperatura que había en Miami el miércoles por la mañana.

Cuando la temperatura se aproximaba a los 90 grados, la mujer de 38 años dijo que tuvo que comprar una unidad de aire acondicionado para la vivienda de su mamá en el conjunto de viviendas públicas más antiguos de la ciudad. Pero la unidad pequeña solamente enfría parte del apartamento, y el calor que hace en algunas partes de la vivienda le provoca convulsiones a su madre.

Sin embargo, a pesar del fuerte calor en el sur de la Florida, que se ha intensificado en los últimos años, el gobierno federal no exige climatización en las viviendas públicas. Y aunque edificios de Liberty Square, construidos hace 82 años no tienen aire acondicionado, normas federales anticuadas significan que cada unidad tiene algo poco común en el sur de la Florida: calefacción.

Lo que para muchos es solamente una molestia durante un apagón es un problema mayor en muchas de las comunidades más pobres de Miami-Dade, que viven en conjuntos de viviendas públicas, donde el que quiera aire acondicionado tiene que comprarlo con su dinero.

“Ha habido mucho calor”, dijo Pierre. “Creo que deben instalar unidades de aire acondicionado en las unidades donde viven personas mayores”.

Esta semana, el gobierno de Miami anunció que ha donado $15,000 al Departamento de Vivienda Pública de Miami-Dade para comprar e instalar 51 unidades en Liberty Square. Las autoridades dicen que se ha priorizado las unidades para vecinos mayores y con problemas de salud. El alcalde de Miami, Francis Suárez, y el administrador municipal, Emilio González, celebraron una conferencia de prensa y se tomaron fotos y videos con los vecinos que tenían unidades Frigidaire nuevas en sus apartamentos.

Pero el hecho que algo tan fundamental como el aire acondicionado no sea una exigencia puede resultar una sorpresa para algunos. El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano no exige tener climatizadores, ni tampoco fondos que permitan a las autoridades locales comprar una unidad para cada apartamento, dijo Michael Liu, director de Vivienda Pública y Desarrollo Comunitario de Miami-Dade.

“El gobierno federal no financia [todas] nuestras necesidades”, dijo Liu.

Miami-Dade recibe $40 millones del gobierno federal, mucho menos de los $59 millones que le cuesta al condado mantener las viviendas públicas que albergan a más de 30,000 personas. El condado tiene que generar la diferencia usando el alquiler que pagan los vecinos. Liu dijo que el departamento se ve obligado a tomar decisiones difíciles sobre en qué gastar el dinero para mantener las viviendas.

Sp_libsquare2.jpg

Los vecinos de Liberty Square tienen que comprar sus propias unidades de aire acondicionado porque el gobierno federal no exige instalar climatizadores en las viviendas públicas.

Joey Flechas jflechas@miamiherald.com

Miami-Dade implementó la exigencia de que todas las nuevas viviendas públicas tengan aire acondicionado. En los últimos cinco años, más de 2,500 unidades han sido reconstruidas o ha comenzado la reconstrucción, lo que hace aumentar la cantidad de unidades climatizadas en el condado.

Liberty Square es uno de esos lugares. El conjunto habitacional está en medio de un plan quinquenal de renovación de $307 millones que comenzó en el verano del 2017 y que promete 1,400 viviendas en una comunidad de uso combinado con tiendas y parques. El complejo será demolido y se construirá un conjunto nuevo desde cero.

Políticos y constructores han prometido que eso revitalizará el vecindario y generará un renacimiento económico, además de reducir la delincuencia y en esa comunidad.

A medida que los trabajos avanzan, están reubicando a los vecinos hasta que puedan ocupar los nuevos edificios. Se espera que los primeros apartamentos estén listos en el 2019. Liu dijo que virtualmente todas las unidades viejas en Liberty Square, construidas en 1936, tienen aire acondicionados, aunque no se sabe cuántos funcionan.

C.M. Guerrero, fotorreportero de el Nuevo Herald, contribuyó a este artículo.




Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook