Jackson Memorial podría extender los días de vacunación contra el covid-19 a mayores de 55 años


Después de más de un mes de frenéticos sorteos en línea y asociaciones con líderes religiosos, el hospital público de Miami ha visto finalmente una disminución de la demanda entre las personas de 65 años o más para las dos vacunas contra el COVID autorizadas por el gobierno federal.

Miami Mundo – El Nuevo Herald

Esto ha llevado a conversaciones internas en el Jackson Health System sobre si es el momento de cambiar el enfoque a aquellas personas mayores de 55 años que tienen padecimientos médicos subyacentes que los ponen en riesgo de COVID-19 severo — un grupo de personas que ya son elegibles bajo la orden ejecutiva del gobernador Ron DeSantis a finales de diciembre sobre las vacunas, pero que han batallado para encontrar citas.

Jackson Health ya ha estado vacunando a ese grupo de edad de pacientes existentes, pero aún no ha abierto las citas al público; ningún hospital del sur de la Florida lo ha hecho.

“Estamos tratando de organizar cómo sería”, dijo el director ejecutivo de Jackson, Carlos Migoya, al Miami Herald el miércoles. “No creo que tengamos una respuesta [de los funcionarios estatales] sobre cómo hacerlo todavía. Quizá la tengamos para el final de la semana”.

Cuestión de verificar los padecimientos médicos de los mayores de 55 años

Aparte de que las citas para las vacunas de los adultos mayores desaparecen en cuestión de minutos – una medida que ahora se ha ampliado a horas – el principal obstáculo que ha impedido a los hospitales extenderse a ese grupo de edad ha sido la desalentadora tarea de verificar los padecimientos médicos declarados.

Hasta ahora, ni DeSantis ni el Florida Department of Health han dicho a los hospitales cómo lo harían, dijo Migoya. La semana pasada, el director general del hospital señaló que, especialmente en Miami, sería factible que alguien obtuviera una receta médica falsa o fraudulenta.

Un portavoz de DeSantis no respondió directamente a las preguntas sobre si el gobernador piensa que los funcionarios locales deberían centrar ahora sus esfuerzos en las personas mayores de 55 años con padecimientos médicos.

La falta de claridad sobre cómo lidiar con esas decisiones ha llevado a sistemas hospitalarios como Jackson y Baptist Health South Florida a administrar vacunas a personas menores de 65 años solo si son sus propios pacientes, que reciben tratamiento para el cáncer o trasplantes de órganos, como dos ejemplos.

Pero preocuparse por si las personas son o no sinceras sobre sus padecimientos médicos podría ser una distracción. Eric Toner, investigador principal del Johns Hopkins Center for Health Security, afirmó que no existe ningún método comprobado para verificar un problema médico declarado, y que sería prudente que los hospitales siguieran un sistema de honor, sabiendo que algunas personas podrían ser menos que honorables.

“No vas a verificar su nivel de azúcar en la sangre; no vas a pedir su historial médico”, dijo Toner. “Quizás ni siquiera quieras molestarte con una nota de su médico”.

“Prioridades contrapuestas” han hecho más lento el despliegue para adultos mayores de Miami

Aunque la demanda de vacunas contra el COVID entre los mayores de 65 años quizá esté disminuyendo, el Condado de Miami-Dade todavía se ha quedado atrás en la vacunación de una gran parte de sus ciudadanos mayores, lo que llevó a la alcaldesa del condado, Daniella Levine Cava, a escribirle una carta a DeSantis pidiendo más dosis de vacunas.

El viernes, funcionarios estatales dijeron que el retraso de Miami-Dade se debe a “prioridades contrapuestas” entre los trabajadores de la salud, los ancianos y las personas con padecimientos subyacentes. El condado también tiene una infraestructura de atención médica mucho más grande que otras partes del estado, incluyendo sus dos principales sistemas hospitalarios, Jackson y Baptist, señalaron los funcionarios.

Hasta el martes, unos 12,600 empleados y miembros del personal médico de Baptist habían recibido al menos una dosis de las vacunas contra el COVID, dijo un portavoz del hospital. En Jackson, unos 6,442 empleados recibieron la vacuna de los aproximadamente 12,000 que fueron considerados aptos, reveló un portavoz el viernes.

Jared Moskowitz, director de la Division of Emergency de la Florida, declaró el viernes que “Miami-Dade ha recibido la misma cantidad equitativa de distribución que cualquier otro condado”, explicando que las vacunas se asignaron a cada condado en función de su población mayor de 65 años, no de la población total.

“Creo que al tener el condado más grande, el sistema médico más grande, mucha gente con comorbilidades: Había muchas prioridades contrapuestas en el Condado de Dade”, agregó Moskowitz. “Así que han tenido que vacunar a muchos grupos diferentes, pero eso no significa que hayan recibido menos vacunas”.

Buen momento para cambiar de dirección

Migoya, el director general de Jackson, dijo que el condado ha hecho algunos avances en la última semana desde que Levine Cava envió la carta a DeSantis. La demanda no se ha agotado entre las personas mayores, indicó, pero ciertamente ha disminuido hasta cierto punto.

“Quizás estemos llegando a ese punto en el que se ha reducido – yo no diría agotado – el número de personas mayores de 65 años que están dispuestas a vacunarse”, dijo Migoya.

Toner, el experto en enfermedades infecciosas de Johns Hopkins, dijo que ahora sería un momento adecuado para centrarse en otros grupos en el actual nivel de candidatos a la vacuna.

Pero afirmó que las autoridades no deberían preocuparse demasiado por cómo funcionará eso, y en cambio deberían centrarse en la rapidez, especialmente teniendo en cuenta las versiones mutadas del virus. La Florida lidera la nación en casos confirmados de B.1.1.7, conocida como la “variante del Reino Unido”.

“Tenemos que poner tantas vacunas como podamos y no debemos dejar que lo perfecto sea enemigo de lo bueno”, dijo. “Si algunas personas se saltan las normas y las filas, no me voy a preocupar demasiado por eso”.



MÁS INFORMACIÓN

Facebook
A %d blogueros les gusta esto: