Incendios forestales amenazan miles de casas en California


Unas 20.000 personas estaban bajo órdenes de evacuación o advertencias en los condados de Plumas, Yuba y Butte.

El fuego, que ha estado ardiendo durante semanas en los bosques y estaba contenido en un 50%, creció a seis veces su tamaño entre el martes y el miércoles, cuando los vientos con ráfagas de 72 km/h (45 mph) abrieron un camino de destrucción a través de terrenos montañosos y colinas resecas.

Los vientos amainaron el miércoles, pero el fuego solo estaba contenido en un 24% y el peligro permanecía.

“Una y otra vez hemos visto lo peligrosos que pueden ser los incendios forestales… así que les pido que por favor estén preparados, se mantengan enterados de la situación y presten atención a las advertencias ”, exhortó el alguacil del condado de Butte, Kory Honea.

Dos personas fueron encontradas muertas en un lugar y una tercera en otra parte, precisó Honea. No facilitó detalles, pero el agente Ben Draper de la Patrulla de Caminos de California le dijo al Bay Area News Group que una fue encontrada en un vehículo en el que al parecer intentaba huir de las llamas.

El incendio al noreste de San Francisco amenaza a diversas comunidades. Atizado por los fuertes vientos, el fuego ha destruido una franja de 40 kilómetros (25 millas) por terreno montañoso y laderas resecas.

El fuego incluso amenazaba la localidad de Paradise, destruida hace dos años por el incendio más letal en la historia del estado, generando una ola de pánico que derivó en un congestionamiento de tránsito cuando los habitantes intentaban huir.

El incendio North Complex es uno de más de una veintena en el estado, incluidos tres de los cinco más grandes ocurridos a la fecha, en medio de condiciones de viento y sequía. Los meteorólogos pronosticaron una mejoría en las condiciones climatológicas que podría serle útil a los bomberos rebasados por el fuego.

Desde mediados de agosto, los incendios en California han dejado ocho personas muertas, destruido más de 3.600 estructuras, quemado añejos secoyas y chaparral, y obligado a evacuar comunidades cerca de la costa, en la zona vinícola y en la Sierra Nevada.

En el estado de Washington, también en la costa occidental de Estados Unidos, más hectáreas ardieron en un solo día en comparación con las que los bomberos atienden de manera habitual todo el año. Los incendios también obligaron a la gente a huir de sus casas en Oregon y Idaho. Una corriente de aire polar ayudó a reducir la velocidad de la propagación de incendios forestales en Colorado y Montana.



Source link

SiteLock
Facebook