Ibrahimovic, copropietario del club sueco Hammarby


“Hammarby es un club sin límites”, le dijo Ibrahimovic al tabloide sueco Aftonbladet el miércoles.

Su decisión de invertir en Hammarby fue mal recibida en Malmo, donde una estatua dorada de Ibrahimovic fue develada afuera del estadio apenas el mes pasado.

Un asiento de inodoro fue colocado alrededor de uno de los brazos de Ibrahimovic en la estatua y su nombre fue cubierto, lo que llevó a que el monumento fuese protegido por la policía el miércoles por la tarde.

Los hinchas de Malmo están furiosos no sólo porque Ibrahimovic quiera hacer otro club mejor que el equipo de su infancia, sino también porque dijo que no pensaba que los seguidores de Malmo se fuesen a sentir decepcionados por su decisión.

“Una traición y una provocación”, dijo Kaveh Hosseinpour, vicepresidente del grupo oficial de hinchas de Malmo, a The Associated Press. “Nos dio una cuchillada en la espalda y entonces vino con una espada y nos cortó las cabezas”.

Hosseinpour fustigó a Ibrahimovic por pensar que él está “por encima de cualquier crítica, que está por encima de Malmo FF y de nuestros sentimientos simplemente porque él es Zlatan”.

“La estatua no tiene ningún valor ahora, solamente un pedazo de basura”, dijo Hosseinpour. “La mejor forma de resolverlo sería si la sacasen y la pusiesen en algún lugar en Estocolmo o algo así”.

Ibrahimovic adquirió la mitad de la inversión de 47% en Hammarby del Anschutz Entertainment Group, el consorcio estadounidense cuyo portafolio de equipos deportivos incluye al LA Galaxy, el club de la MLS con el cual al artillero de 38 años militó los últimos 18 meses.

Hammarby finalizó tercero en la primera división de Suecia esta campaña, por detrás del campeón Djurgarden y Malmo, y jugará en la Liga Europa la próxima temporada.

Ibrahimovic, quien se retiró de la selección sueca en 2016 y es considerado uno de los mejores jugadores en la historia del país, había colocado recientemente en sus cuentas en medios sociales una foto de la camiseta de Hammarby, desatando conjeturas en el país de que pudiera jugar para el club tras haber dejado recientemente al Galaxy.

Sin embargo, dice que no jugará de nuevo en Suecia — comenzó su carrera profesional en 1999 en Malmo, donde nació — y sigue ponderando dónde jugará ahora. Ibrahimovic ha jugado para Ajax, Barcelona, Milan, el Inter de Milán, Paris Saint-Germain y Manchester United en su carrera.

En el Galaxy, Ibrahimovic firmó 56 goles en 52 partidos — y quiere seguir jugando.

Salvo en Malmö.

“Lo que he hice en Malmo perdurará por siempre”, dijo Ibrahimovic, cuando se le preguntó sobre si le inquieta la reacción de los hinchas de Malmo. “Esta es una situación completamente distinta. No tiene nada que ver en donde inicié mi carrera”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook