Hernández cumple un año de su reelección mediante “fraude”, según oposición


El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ha cumplido hoy un año de haber sido reelegido en el cargo en unos comicios en los que la oposición sigue aduciendo que hubo “fraude”.

Hernández no se ha referido este lunes a los comicios generales del 26 de noviembre de 2017, pero las principales fuerzas de oposición le han venido recordando desde entonces que su reelección fue producto de un “fraude” fraguado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), y que mientras él siga en el poder el país estará en crisis.

“No hay una confianza en el sistema político del país y eso es malo porque eso nos abre las puertas a un gobierno dictatorial”, lo cual puede “echar a perder más el futuro de nuestra gente”, dijo al respecto a Acan-Efe el analista Omar García.

Agregó que Honduras requiere “un tratado social en el que se respeten las leyes y se procure el bienestar de todos”.

El coordinador general del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), el expresidente Manuel Zelaya, reiteró este lunes que el ganador de las elecciones generales del año pasado fue Salvador Nasralla, candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura.

Nasralla, quien venía de ser candidato en los comicios de 2013 bajo la bandera del Partido Anticorrupción (PAC), del que ya no es parte, conformó la Alianza de Oposición contra la Dictadura con LIBRE, que para los comicios de 2017 tenía como potencial candidata presidencial a Xiomara Castro, esposa de Manuel Zelaya.

El fraude que aduce la oposición derivó en una crisis política que inició tres días después de las elecciones de 2017, cuando Nasralla denunció que le habían robado el triunfo y con Zelaya hicieron llamamientos a los hondureños a protestar en las calles y a la desobediencia civil para sacar a Hernández del poder.

Algunas de las protestas fueron violentas, incluso con vandalismo, que dejaron muertos, lesionados, detenidos y daños materiales a la propiedad pública y privada, de lo que la oposición siempre culpó a “infiltrados del Partido Nacional”, en el poder.

Hernández fue declarado presidente electo el 18 de diciembre después de un lento y cuestionado recuento de votos, lo que los magistrados del Tribunal Supremo Electoral atribuyeron a caídas del sistema de cómputo, entre la expectación de los hondureños y la comunidad internacional que siguió de cerca el proceso electoral.

Zelaya convocó para este lunes por la tarde a una nueva manifestación para protestar contra el “fraude electoral”.

Hernández recibió la declaración de presidente electo consternado por la muerte en un accidente de helicóptero, junto a otras cinco personas, el 16 de diciembre de 2017, de su hermana Hilda, quien fue ministra asesora de Estrategia y Comunicaciones en su primer mandato, que inició el 27 de enero de 2014.

En la víspera del primer año de haber sido reelegido, Hernández fue sacudido por la detención el viernes en EE.UU. de su hermano Juan Antonio, lo que fue anunciado por la Casa Presidencial.

El presidente reaccionó diciendo que la detención de su hermano (por presunto narcotráfico) es “un golpe fuerte para la familia”.

Señaló además que “siempre” ha dicho “que nadie está por encima de la ley”, y que “cada quien es responsable de sus actos”.

El nuevo mandato de Hernández que inició el 27 de enero también ha sido salpicado por denuncias de corrupción, entre ellas una asociada a un saqueo de 282 millones de lempiras (11,7 millones de dólares) de varias instituciones del Estado, incluso del Parlamento.

Parte de esos fondos, según la denuncia, habrían sido utilizados para la campaña de las elecciones generales de 2013, cuando era presidente Porfirio Lobo, que fueron ganadas por Hernández.

Al respecto, Hernández respondió el domingo que “cuando alguien tiene pruebas de algo las debe presentar ante las autoridades competentes” y que “eso es justicia”.

El analista García señaló que los próximos tres años del gobierno estarán marcados por “una inestabilidad e ilegitimidad”, y puede que “surjan debilitamientos en sus estructuras y en su propia organización del equipo de la persona que quedó en la silla presidencial”.

“Deberían tomarse decisiones en favor del pueblo, lo que me preocupa es que se den medidas populistas que al final económicamente todos salgamos afectados”, acotó. 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook