Guaidó anuncia nueva directiva de Citgo


El líder opositor venezolano Juan Guaidó anunció este miércoles una nueva junta directiva de Citgo, filial de la petrolera venezolana PDVSA en Estados Unidos, en su estrategia de presionar económicamente al gobierno de Nicolás Maduro.

“La nueva directiva estará conformada por venezolanos capaces, libres de corrupción y sin afiliación partidista”, manifestó Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por unos 50 países.

El Parlamento de mayoría opositora, presidido por Guaidó, designó a Luisa Palacios, Ángel Olmeta, Édgar Rincón, Luis Urdaneta, Andrés Padilla y Rick Esser, sin detallar qué pasará con los actuales ejecutivos de Citgo nombrados por Maduro.

“Con esta decisión no solo estamos protegiendo nuestros activos, también evitamos que continúe la destrucción y que perdamos la empresa”, añadió el opositor de 35 años.

“Vamos a tener el control político de Citgo para preservar ese activo y que no sea saqueado por la dictadura corrupta. La idea es mantener la operación como está, los mismos empleados”, dijo en Washington Carlos Vecchio, nombrado por Guaidó como encargado de negocios en Estados Unidos.

Estados Unidos congeló cuentas y activos venezolanos -cuyo control entregó a Guaidó-, y desde el 28 de abril embargará la vital exportación de crudo venezolano a su mercado. Caracas cifra en $30,000 millones el daño a la economía por el “bloqueo estadounidense”.

Al reunirse en Washington este miércoles con el mandatario colombiano Iván Duque, otro enemigo declarado de Maduro, Trump reiteró su apoyo a Guaidó y advirtió que evalúa “todas las opciones” con Venezuela.

El gobernante socialista calificó el encuentro como “un festín de odio contra Venezuela”.

El país con las mayores reservas petroleras del mundo, vive la peor crisis de su historia reciente, que ha provocado el éxodo de unos 2.3 millones de venezolanos desde el 2015, según la ONU.

PDVSA, la debacle

Pilar de la economía venezolana, PDVSA, otrora una de las cinco mayores petroleras del mundo, está colapsada por la caída de su producción (1,1 millones de barriles diarios, la más baja en 30 años), la corrupción, el default, la falta de inversiones y las sanciones estadounidenses.

La petrolera, que financia 96 por ciento del presupuesto del país, exporta a Estados Unidos cerca de la mitad de su producción, lo que representa 75 por ciento de su flujo de caja. Las sanciones ya se sienten.

Este miércoles, la agencia estadounidense de Energía (EIA) dijo que las compras de crudo venezolano totalizaron 117,000 barriles diarios la semana pasada, cinco veces menos que los 587,000 de la semana que cerró el 25 de enero.

“Hemos dado un paso adelante en la reconstrucción de PDVSA”, dijo el opositor, quien ha adelantado que pedirá a la Unión Europea que también congele activos y cuentas venezolanas.

Fundada en 1910 y con sede en Houston, Citgo tiene tres refinerías que suman una capacidad para procesar 749,000 bpd, opera 48 terminales, tiene nueve oleoductos y una red de más de 5,000 gasolineras asociadas a la marca en todo Estados Unidos, según la empresa.

Uno de los directivos designados, que pidió reserva de su nombre, dijo que la nueva junta va a sesionar en la sede de Citgo en Houston.

Maduro, que tiene como aliados a Rusia, China, Turquía e Irán, sostiene que Venezuela es centro de una lucha geopolítica, en la que Estados Unidos busca apropiarse de su petróleo usando -dijo este miércoles- a Guaidó como “un títere para hacerle un trabajo de caballo de Troya”.

Venezuela rompió relaciones por apoyar a Guaidó, el mismo 23 de enero que el opositor se autojuramentó luego de que el Parlamento declaró a Maduro “usurpador” por iniciar un segundo mandato que resultó de comicios denunciados por la oposición como “fraudulentas”.

Ayuda humanitaria, el pulso

Trump destacó este miércoles que Maduro comete un “terrible error” al impedir la entrada de ayuda humanitaria, que Guaidó prometió ingresar el 23 de febrero para paliar la escasez de alimentos y medicinas.

Un cargamento enviado por Estados Unidos se encuentra desde el 7 de febrero en un centro de acopio en la fronteriza ciudad colombiana de Cúcuta, cerca del puente Tienditas, bloqueado por militares venezolanos con dos enormes contenedores de carga y una cisterna.

Maduro, quien niega que haya una “emergencia humanitaria” y atribuye el desabastecimiento a las sanciones estadounidenses, ha rechazado recibir la ayuda por considerarla la puerta a una intervención militar.

Insistiendo en la necesidad de mantener la presión sobre Maduro, Duque dijo que Colombia “seguirá ofreciendo su territorio para la entrada de ayuda humanitaria”.

“Con el presidente Donald Trump compartimos ese objetivo: liberar a Venezuela de la dictadura (…). Seguimos trabajando en estas líneas”, manifestó al término de su reunión en Washington.





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook