Flores de San Valentín son cuidadosamente revisadas en Miami


Aproximadamente un 90% de las flores que ingresan todos los años a Estados Unidos llegan a través del aeropuerto de Miami. Inspectores de la OAPF revisan los cargamentos, hoja por hoja, en busca de enfermedades que puedan afectar los cultivos locales.

“Lo más probable es que si le compras unas flores a un ser querido, haya llegado al país por este puerto”, expresó Christopher Maston, director de la operación de la OAPF en el aeropuerto de Miami.

San Valentín es el festejo más importante para la industria de las flores, la cual toma recaudos para evitar demoras en al ingreso de esa carga. Igualmente inquietante fue la posibilidad de que una tormenta de nieve poco antes del 14 de febrero pudiese afectar los envíos. Si bien una demora sería un inconveniente, no dañaría las flores, según Christine Boldt, vicepresidenta de la Asociación de Importadores de Flores de la Florida.

“Siempre y cuando se las mantenga en un sitio frío, todo estará bien”, dijo Boldt.

Los productores de rosas planifican los cultivos cuidadosamente e inician el proceso tres o cuatro meses antes de San Valentín, para que florezcan justo a tiempo para el 14 de febrero. Las rosas empiezan a llegar a Miami poco después del Año Nuevo.

“Es un festejo de un día que gira en torno a las rosas”, dijo Boldt.

A lo largo del año, la cantidad de rosas y de otras flores que llegan a Miami es mucho más grande que las que llegan a otros puertos de ingreso de Estados Unidos. Unos 6.000 millones de tallos fueron examinados aquí en el 2018, comparado con 1.000 millones en los otros puertos, de Boston a Honolulu.

Pero aproximadamente el 20% de las importaciones de flores que pasan por Miami llegan en las cuatro semanas previas a San Valentín. De 95 a 100 vuelos diarios traen flores, sobre todo de Colombia y Ecuador, durante ese período, mientras que el resto del año solo hay una docena de vuelos diarios con flores, de acuerdo con Protección Fronteriza.

El año pasado los inspectores revisaron 1.300 millones de tallos y evitaron que 2.100 pestes saliesen del aeropuerto durante la temporada de San Valentín.

Los inspectores usan guantes y máscaras, y trabajan en largas mesas de salones fríos y muy iluminados, seleccionando los tallos y sacudiéndolo sobre un papel blanco. Todo lo que cae sobre el papel –hojas, capullos y partículas que parecen polvo– es examinado en busca de pulgones, ácaros, polillas y otros insectos.

La semana pasada llegaron bouquets desde Colombia que ya tenían corazones rojos impresos en los envoltorios. Las rosas, claveles y demás flores venían empacadas en cajas largas que ocupaban todo el espacio de carga en aviones refrigerados. Son trasladadas en montacargas a depósitos donde son inspeccionadas y luego almacenadas en otros sitios fríos a la espera de que se las lleve a los negocios.

El 10% de los especialistas en agricultura de Protección Fronteriza trabaja en Miami, que es uno de 335 puertos de ingreso en todo el país, lo que “da una idea de lo grande que es la operación de agricultura aquí”, manifestó Maston.

Con o sin paralización del gobierno, ya se avecina otro festivo en el que se venden muchas flores: el Día de la Madre, que en Estados Unidos cae el segundo domingo de mayo.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook