Expresidente García entrega pasaporte a la fiscalía


El expresidente peruano Alan García dijo el miércoles que entregará su pasaporte al fiscal que lo investiga por presuntamente haber recibido dinero de Odebrecht tras reaparecer ante la prensa luego que Uruguay le negara un pedido de asilo.

En una declaración pública donde no respondió preguntas de la prensa, García indicó que también enviará al fiscal José Domingo Pérez un certificado de trabajo y una constancia de su domicilio en un barrio rico de Perú en una muestra de su voluntad de someterse a la justicia peruana. “Creo importante confiar en lo que ha dicho el presidente (Martín Vizcarra) y el presidente del Poder Judicial, de que hay independencia de poderes y que no hay persecución política”, comentó.

Añadió que durante los 18 meses que tiene prohibido salir del país mientras es investigado, trabajará en una universidad privada y recorrerá el territorio peruano para defender las obras de su segundo gobierno (2006-2011), algunas de las cuáles están bajo sospecha de presunta corrupción. “Espero que esto, que me llevará a recorrer el país, no signifique una respuesta de allanamientos, de detenciones o de nuevos procesos”, dijo.

García tiene otras siete investigaciones fiscales. La pesquisa más relevante es la que conduce el fiscal José Domingo Pérez por los supuestos delitos de lavado de activos y corrupción. La fiscalía afirma que el expresidente recibió 100.000 dólares de dinero sucio de Odebrecht maquillados bajo la apariencia de pagos por una conferencia que García ofreció en Sao Paulo en 2012, un año después que había concluido su segundo gobierno.

García es investigado por la construcción de la primera ruta del metro de Lima culminada en su segundo gobierno (2006-2011), una obra que había empezado en su primer mandato (1985-1990) y con sospechas de corrupción.

Luego que el 17 de noviembre un juez le prohibiera salir de Perú mientras es investigado, García ingresó a la embajada uruguaya en Lima y pidió asilo argumentando que sufría persecución política. Uruguay luego de casi dos semanas rechazó su solicitud porque consideró que en el país andino existía independencia de poderes, una aseveración que también han respaldado los embajadores en Lima de Estados Unidos y de la Unión Europea.

Las investigaciones preliminares por presunta corrupción de Odebrecht en Perú también han llevado a prisión a la poderosa líder de la oposición Keiko Fujimori junto a sus principales asesores.

Odebrecht admitió en un acuerdo con el Departamento de Justicia en Washington que pagó unos 800 millones de dólares en sobornos a políticos de toda Latinoamérica, incluyendo 29 millones de dólares a los gobiernos de Perú.

En 1992 García solicitó otro asilo que fue aceptado e ingresó a la embajada de Colombia en Lima. Retornó a Perú en 2001 cuando los delitos de corrupción por los que se lo investigaba habían prescrito.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook