“Estamos en guerra contra un enemigo poderoso” (VIDEO)


La vuelta al poder en Argentina de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, ahora como vicepresidenta, llevará nuevamente a la izquierda a la tercera economía más grande de América Latina, pero con unos resultados electorales que le permitirán al todavía presidente Mauricio Macri encabezar una oposición fuerte.

Aunque muchos auguraban una aplastante derrota para Macri en los comicios de este domingo, los resultados finales le dieron 40.5 por ciento de los votos frente el 48 por ciento del peronista Alberto Fernández, que asumirá la presidencia el 10 de diciembre.

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, saluda a sus partidarios al declararse vencedor en las elecciones del domingo (Foto: Agustín Marcarian).

Lo hará en medio de una profunda crisis económica y en una América Latina agitada por conmociones sociales como la de Chile.

Cuando ya su victoria era irreversible, Macri felicitó al presidente electo y lo invitó a desayunar a la Casa Rosada para comenzar lo que calificó de un “período de transición ordenada, que lleve tranquilidad a todos los argentinos”.

En esta foto de archivo, el presidente argentino Mauricio Macri (derecha) aparece junto a su homólogo de Chile, Sebastián Piñera.

En esta foto de archivo, el presidente argentino Mauricio Macri (derecha) aparece junto a su homólogo de Chile, Sebastián Piñera.

Hasta última hora, Macri confió en forzar una segunda vuelta, que no será necesaria porque Fernández y la ex presidenta acumularon más del 45 por ciento de los sufragios. Su formación política, adelanto Macri, ejercerá una “oposición sana, constructiva y responsable”.

En la sede de campaña del peronista Frente de Todos, el presidente electo le pidió a Macri que ayude a reconstruir el país “de las cenizas que ha dejado”, y dijo que lo único que le preocupa es que “los argentinos dejen de sufrir de una vez por todas”.

Entre los primeros en felicitar a Fernández estuvieron los gobernantes de Cuba y Venezuela, Miguel Díaz-Canel y Nicolás Maduro, y el presidente de México, Andrés Manuel Lopez Obrador.

En sus respectivas cuentas de Twitter, Díaz-Canel y Maduro coincidieron en catalogar el triunfo peronista como una victoria “contra el neoliberalismo”.

No está claro si estos resultados electorales en Argentina representan el espaldarazo que el chavismo espera ansiosamente de sus tradicionales aliados peronistas. A mediados de septiembre, el ahora presidente electo Alberto Fernández dijo que los venezolanos sufrían “abusos y arbitrariedades del Estado”.

Consultado al respecto, Maduro respondió: “Quien lo diga, donde lo diga, es un estúpido. Venezuela se respeta”.

Desde que la fórmula peronista ganó las primarias de agosto, las reservas financieras de Argentina han caído unos 22 mil millones de dólares, declaró este domingo el presidente del Banco Central.

Anunció también que endurecerá las restricciones cambiarias aplicadas en septiembre y que impondrá un nuevo límite a la compra mensual de dólares, que será de 200 para las transacciones bancarias y de 100 en efectivo.

Los partidarios de la fórmula peronista portan el domingo en Buenos Aires una imagen de Evita Perón (Foto: Ricardo Moraes/Reuters).

Los partidarios de la fórmula peronista portan el domingo en Buenos Aires una imagen de Evita Perón (Foto: Ricardo Moraes/Reuters).

Las medidas estarán en vigor hasta diciembre, y los detalles se darían a conocer este lunes. Suponen una significativa reducción al límite de 10,000 dólares mensuales que Macri había anunciado a principios de septiembre, pocos días después de que el triunfo de la oposición en las elecciones primarias provocara un terremoto financiero.

Los mercados operaron la semana pasada con alta volatilidad y creciente incertidumbre sobre el rumbo que tomará la economía y por las dificultades para pagar la deuda.

En los últimos días el dólar volvió a subir y este viernes cerró a un valor récord de 65 pesos por dólar.

La primera visita oficial que hará el presidente electo a otro país será a México, reportó Bloomberg.

Para ganar estos comicios, Cristina Fernández –quien afronta varias causas judiciales por presunta corrupción durante su gobierno– cedió la candidatura presidencial a Alberto Fernández, jefe de gabinete durante todo el gobierno de su esposo y antecesor, Néstor Kirchner (2003-2007), así como durante los primeros meses de su primer mandato.

“Esto que ha sucedido en Argentina, lo que vemos que ha sucedido en la hermana República de Chile, lo que pasó también hace poco tiempo en Ecuador, nos tiene que abrir la cabeza, no solamente a los dirigentes políticos, sino a todos los dirigentes sociales, empresariales, de la inviabilidad de modelos políticos y económicos basados en el ajuste permanente”, dijo la vicepresidenta electa en un acto ante miles de partidarios en Buenos Aires.

Durante la celebración, los Fernández –que no tienen vínculo familiar– también reconocieron a Evo Morales como mandatario reelegido en Bolivia y reclamaron la libertad del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

En las primarias del 11 de agosto, Macri había logrado solamente un 31.8 por ciento de los votos frente al 47.79 por ciento de la coalición peronista.

(Con información de Reueters, EFE y redes sociales)



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook