Estados Unidos y activistas cubanos deploran el ingreso de Cuba y otras dictaduras al Consejo de Derechos Humanos


La dictadura de Cuba logró este martes un escaño en el principal organismo de Derechos Humanos de la ONU a pesar de la oposición de los grupos de activistas a favor de las libertades.

Cuba fue electa con un 88% de los votos junto a Pakistán con un 87%, China con un 72%, Rusia con un 82%.

El disidente cubano Guillermo Fariñas, Premio Andréi Sajárov 2010 a la Libertad de Pensamiento (otorgado por el Parlamento Europeo), dijo que la noticia no le sorprendió porque “el Consejo de Derechos Humanos se ha convertido en el lugar de las dinastías totalitarias e intolerantes de las juntas militares”.

A su juicio esa es la evidencia de cómo se comporta la organización desde cualquier tipo de ángulo que se le mire ante los abusos de derechos humanos.

María Cristina Labrada, integrante de las Damas de Blanco -organización reconocida también con el Premio Andréi Sajárov 2005-, recordó que Cuba no es merecedora de ocupar un puesto porque en la isla continúa la represión y los maltratos contra los activistas que reclaman sus derechos.

Labrada recordó que en este momento Aymara Nieto y Martha Sánchez, integrantes del movimiento de mujeres, permanecen tras las rejas sin haber cometido delito alguno.

También se refirió a que en el país hay decenas de hombres encarcelados por reclamar derechos.

José Díaz Silva, líder del Movimiento Opositores por una Nueva República, dijo que es una “traición al pueblo de Cuba”.

¿Cómo una tiranía va a ocupar un puesto en ese organismo?, se preguntó el disidente que calificó de “ironía que un gobierno que viola hasta la propia constitución y pisotea los derechos del pueblo sea reconocido de esa manera”.

Reacciones del exilio cubano

Por su parte, el escritor Luis de la Paz, quien fuera víctima de actos de repudio en Cuba al escapar de la isla durante los dramáticos acontecimientos del Éxodo del Mariel en 1980 y quien funge actualmente como presidente del PEN Club de Escritores Cubanos en el Exilio, dijo a esta emisora que “todo parece indicar que para poder ser parte del Consejo de Derechos Humanos hay que ser un sistemático violador de esos derechos”.

Agrega el autor de obras como Un verano incesante, que “provoca tristeza ver como la tiranía cubana alcanzó 170 de los 192 votos contados, lo que resalta la cada vez más palpable inutilidad de la ONU y sus distintos comités. La complicidad de los gobiernos que votaron por el régimen comunista de Cuba, echan por tierra la Carta de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos; la inutiliza”.

El intelectual y editor Ángel de Velázquez de Callejas declaró por otro lado que “mirando desde una perspectiva interior, es vergonzosa la aptitud asumida por el Consejo de Derechos Humanos de favorecer a Cuba, al darle el derecho y el voto para ocupar un asiento” en la entidad.

El también director de la Fundación Ego de Kaska agregó que lo lamentable es que todo ello lo hacen “a sabiendas de que el gobierno comunista de Cuba es un permanente violador de los derechos humanos civiles y democráticos dentro de su país”.

El académico y líder exiliado Orlando Gutiérrez-Boronat, quien recientemente organizara en Miami una multitudinaria Caravana Anticomunista que tuvo una repercusión mediática internacional, dijo que lo ocurrido con Cuba y los demás regímenes es “un hecho oprobioso y una tergiversación del sentido mismo de tener un Consejo de Derechos Humanos”.

“Es la culpa de una alianza real entre países violadores de los derechos humanos y la condescendencia de las democracias europeas”, dijo Gutiérrez.

Reacción de EEUU

La reacción de Estados Unidos no se hizo esperar con una declaración del secretario de Estado, Michael Pompeo, quien dijo que en 2018 el presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas debido a su patrón bien establecido de prejuicio anti-Israel y reglas de membresía que permiten la elección de los peores violadores de derechos humanos del mundo para escaños en el Consejo.

“Antes de tomar esta decisión, y después de nuestra salida, Estados Unidos ha instado a los estados miembros de la ONU a tomar medidas inmediatas para reformar el Consejo antes de que se vuelva irreparable. Desafortunadamente, esos llamamientos no fueron atendidos y hoy la Asamblea General de la ONU eligió nuevamente a países con antecedentes abominables en materia de derechos humanos, incluidos China, Rusia y Cuba. Venezuela fue elegida en 2019”.

Agregó el canciller que “estas elecciones sólo validan aún más la decisión de los Estados Unidos de retirarse y utilizar otros lugares y oportunidades para proteger y promover los derechos humanos universales. Por ejemplo, en septiembre de este año, Estados Unidos organizó un evento paralelo histórico durante la semana de alto nivel de la Asamblea General de la ONU centrado en la importancia continua de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

El subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak, reaccionó por su parte diciendo que mientras el régimen mantiene sin atención médica al prisionero político, Silverio Portal Contreras, es sin embargo electo al máximo organismo de Derechos Humanos de la ONU.

En ese mismo orden el senador federal por la Florida, Marco Rubio, expresó que “la elección de China, Rusia y Cuba para la @UN_HRC es una broma si se consideran las atroces violaciones de derechos humanos que cometen”.

“Este sistema está roto y es una tragedia con la cantidad de desafíos urgentes de derechos humanos a nivel mundial”, lamentó Rubio.



Source link

SiteLock
Facebook