España despliega su diplomacia para frenar llegadas de migrantes a las islas Canarias



Unas 240 personas de origen subshariano en dos cayucos a su llegada a Canarias. Foto: Efe

 

Desbordada ante la explosión de llegadas de migrantes a las islas Canarias, España desplegará un esfuerzo diplomático para reforzar el control de las salidas de los países de origen y reactivar las repatriaciones paralizadas por la pandemia.

Así lo anunció este viernes desde este archipiélago situado frente al noroeste de África la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, al presentar un paquete de medidas que también incluyen la habilitación de instalaciones militares para acoger a los numerosos migrantes desembarcados en las islas.

Dentro de esta estrategia, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, se desplazará el 22 de noviembre a Senegal y el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, irá el 20 de noviembre a Marruecos “para reforzar la colaboración y trabajar de manera conjunta con el país marroquí para evitar esas salidas”, dijo Darias.

Se trata de dar “un impulso a la vía diplomática para evitar (…) que nadie se siga jugando la vida cuando se sube a esas embarcaciones”, dijo Darias en rueda de prensa, en la que también aseguró que se pondrá “énfasis” en reactivar las repatriaciones de migrantes económicos que fueron paralizadas por la pandemia.

Estos viajes se suman a los realizados recientemente por los titulares de Interior y Exteriores a otros países clave en el flujo migratorio como Mauritania, Túnez, Argelia, Chad o Níger.

Además, según indicó la ministra Darias, el gobierno prevé reforzar las capacidades de las fuerzas de seguridad en el océano Atlántico con el destacamento de “dos buques oceánicos, una patrullera de altura, un avión, un helicóptero y una embarcación sumergida”.

La estrategia reproduce la utilizada durante la crisis migratoria en Canarias de 2006, cuando España firmó tratados de colaboración con países como Mauritania o Senegal para frenar el flujo de migrantes.

Las cifras de esta oleada empiezan a recordar las de esa crisis, cuando llegaron más de 30.000 migrantes al archipiélago. En 2020, desembarcaron más de 16.000, multiplicando casi por diez las de 2009.

La situación se agravó en la última semana, con la llegada de más de 2.000 migrantes entre sábado y domingo que saturaron la capacidad del campo de acogida temporal ubicado en el puerto canario de Arguineguín.

Ante las denuncias de oenegés como Amnistía Internacional o Human Rights Watch, el gobierno aceleró la puesta a punto de un terreno militar donde acoger migrantes que, según Darias, tendrá “una apertura inminente”.

AFP



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook