En Florida, la población de monos salvajes puede duplicarse


Una tropa de primates itinerantes en el centro-norte de Florida casi duplicará su tamaño si los funcionarios estatales de vida silvestre no intervienen, según una nueva investigación publicada el lunes.

En un estudio publicado en The Journal of Wildlife Management, los investigadores encontraron que la cantidad de macacos rhesus en el Parque Estatal Silver Springs aumentará a 350 animales o más para el 2022. Cuando se realizó el estudio en el 2015, había aproximadamente 175 monos en el parque , que está a unas 70 millas al noroeste de Orlando.

El estudio ayudará al estado a decidir qué hacer con los animales. En enero, los funcionarios de la vida silvestre expresaron su deseo de frenar o incluso eliminar la población de monos debido a investigaciones que mostraron que algunos de los animales en el parque portan el virus del herpes B, que podría potencialmente propagarse a los humanos. Se han documentado 50 casos humanos en todo el mundo, pero no se conocen transmisiones a personas de los macacos de Florida.

Aún así, el estado quiere reducir el potencial de interacción entre humanos y monos, lo cual es difícil ya que las personas a veces intentan alimentar a los animales o tomar selfies con ellos. Monos agresivos han forzado el cierre del parque en dos ocasiones.

“Mientras más monos haya allí, mayor será la probabilidad de interacciones con las personas”, dijo Steve A. Johnson, profesor de Ecología de la Vida Silvestre y Conservación y coautor del estudio del lunes.

Si bien este tipo de mono también se encuentra en otros sitiosde Florida, la investigación examinó dos escenarios para el parque Silver Springs, que es administrado por el estado: eliminar los macacos y esterilizar a las hembras adultas.

Si los funcionarios quieren eliminar a los monos por completo, tendrán que eliminar al menos la mitad de ellos cada dos años, según el estudio. Eso implicaría atrapar y reubicar, o atrapar y sacrificar. La otra opción sería esterilizar al menos a la mitad de las hembras adultas cada dos años. Eso podría reducir a la población a un tercio de su tamaño actual, mostró el estudio.

Todas las opciones, incluyendo la de no hacer nada, están llenas de trampas.

“Los monos invocan muchas emociones humanas”, dijo Johnson, y agregó que es mucho menos controvertido proponer el sacrificio de una especie no nativa como una pitón de los Everglades de Florida. “Algunas personas, su opinión es que estos animales tienen derecho a estar allí”.

Los monos no son nativos de la Florida. Mientras que la leyenda local dice que los monos en el parque fueron liberados cuando la película de 1939 “Tarzan encuentra un hijo” se filmó en el área, los expertos dicen que los primates son descendientes de monos liberados intencionalmente en la década de 1930 para aumentar el turismo.

En retrospectiva, eso fue una mala idea, dicen los investigadores.

C. Jane Anderson, profesora de la Universidad de Texas A&M en Kingsville y otra coautora del estudio, dijo que no es solo el peligro potencial humano-mono lo que debe tenerse en cuenta al manejar a los animales.

“Sabemos que hay muchas posibilidades de que los macacos tengan un impacto negativo en las especies nativas”, dijo. En otras partes del mundo, los macacos invasores comían huevos de aves nativas y las poblaciones de aves fueron diezmadas. En los Cayos de Florida, los macacos destruyeron 30 acres de manglares, dijo Anderson. Además, se mantienen 3,000 macacos rhesus de cría libre en la isla Morgan, Carolina del Sur, para la investigación biomédica, y los expertos culpan a los monos por los niveles elevados de E. coli y las bacterias coliformes fecales en los cursos de agua alrededor de la isla.

“Son animales increíbles”, dijo Anderson. “Se pueden adaptar a todo tipo de entornos”.

Los macacos son solo una de las muchas especies de fauna silvestre no nativa de Florida, y también son una atracción turística. Las empresas ofrecen recorridos en kayak para ver a los monos, y los turistas brindan la experiencia de cinco estrellas en sitios como TripAdvisor. “Los monos estaban tranquilos y acomodados”, escribió un visitante, quien dijo que la tropa estaba sentada en la orilla del río mientras la gente en kayak les tomaba fotos.

Puede haber una razón para eso: Johnson dijo que los monos son tan inteligentes que sabían que los fines de semana atraían a más personas al río y, por lo tanto, más oportunidades para comer.

“Eso es lo que dificulta su gestión”, dice Johnson. “Son animales inteligentes y pensantes”.

All options, including doing nothing, are fraught with pitfalls.

“The monkeys invoke a lot of human emotion,” said Johnson, adding that it’s far less controversial to propose culling a non-native species like a python from Florida’s Everglades. “Some people, their opinion is that these animals have a right to be there.”

Monkeys are not native to Florida. While local legend says the monkeys in the park were released when the 1939 movie “Tarzan Finds a Son” was filmed in the area, experts say the primates are descended from monkeys intentionally released in the 1930s to increase tourism.

In hindsight, that was a bad idea, the researchers say.

C. Jane Anderson, a professor at Texas A&M University Kingsville and another co-author of the study, said it’s not just the potential monkey-human danger that needs to be considered when managing the animals.

“We do know there’s a very good chance that the macaques are having a negative impact on native species,” she said. In other parts of the world, invasive macaques ate eggs of native birds and decimated bird populations. In the Florida Keys, macaques destroyed 30 acres of mangroves, said Anderson. Additionally, 3,000 free-ranging rhesus macaques are maintained on Morgan Island, South Carolina, for biomedical research, and experts blame the monkeys for elevated levels of E. coli and fecal coliform bacteria in the waterways around the island.

“They’re amazing animals,” said Anderson. “They can adapt to all sorts of environments.”

The macaques are just one of Florida’s many nonnative wildlife species, and they’re also a tourist attraction. Companies offer kayak tours to see the monkeys, with tourists giving the experience five-star reviews on sites like TripAdvisor. “The monkeys were calm and accommodating,” wrote one visitor, who said the troop sat on the bank of the river while people in kayaks took photos.

There might have been a reason for that: Johnson said that the monkeys are so smart that they knew that weekends drew more people to the river, and thus more opportunities for food.

“That’s what makes management of them difficult,” Johnson says. “They’re intelligent, thinking animals.”



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook