Emiliano Sala se expuso a dosis "potencialmente mortales" de monóxido de carbono



El futbolista Emiliano Sala y el piloto del avión en el que ambos fallecieron, se expusieron probablemente a niveles “mortales” de monóxido de carbono, anunció el miércoles la oficina de investigación británica de accidentes aéreos.

Los investigadores detallaron que los análisis toxicológicos arrojaron que Sala presentaba una tasa de saturación de carboxihemoglobina (COHb) del 58%, por encima de los niveles considerados como potencialmente fatales.

El argentino y su piloto se estrellaron en enero pasado sobre el Canal de la Mancha cuando el atacante del Nantes francés volaba para unirse al Cardiff galés, que acababa de ficharle.

El cuerpo del futbolista de 28 años fue encontrado en los restos del aparato,  dos semanas después del accidente, a 67 metros de profundidad. El cuerpo del piloto no fue hallado.

Los investigadores detallaron que los aviones con motores de pistón producen fuertes concentraciones de monóxido de carbono que salen por el sistema de escape pero una mala impermeabilidad de la cabina o fugas en la pueden permitir la entrada del gas.

La exposición a la sustancia puede poner en peligro el cerebro y el sistema nervioso, así como provocar crisis cardíacas, por lo que la capacidad del piloto para manejar pudo verse afectada.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook