El verdadero culpable de la crisis del Real Madrid no es Lopetegui


El Barcelona pasó por encima del Real Madrid con un 5-1 incontestable y hay que felicitarlo, sobre todo porque lo consiguió sin Leo Messi. Luis Suárez despertó y con un “Hat Trick” demostró que sigue siendo uno de los mejores centro-delanteros del mundo.

Felicitar, como no, a su técnico Ernesto Valverde por su alineación, por los cambios y sobre todo por la actitud y estado de forma de sus jugadores, que jugaron un gran partido ante el campeón de Europa. Por algo van en cabeza de LaLiga.

Cierto es que el Barcelona es otro, y no el equipo que enamoraba a medio mundo por su juego, pero están sacando los resultados y son líderes de todo.

Al contrario del Madrid, aunque lo ocurrido en el Camp Nou ya se veía venir. Una gráfica podría mostrar que arrancó en subida ganando al Getafe, Girona y Leganés; luego empató con el Bilbao, venció al Espanyol para acto seguido salir goleado de Sevilla 3-0, y ahí comenzó la debacle.

Primero empató con el Atlético 0-0, pierde con el Alavés 1-0, pierde con el Levante 2-1 en casa, y por último con el Barcelona. Sin contar la derrota en Moscú por la Champions. A pesar de todo llego al Clásico a solo cuatro puntos del líder, pero tras la derrota la brecha se ha ampliado a siete, ocupando el noveno lugar con 14 puntos.

Ya se sabe quien paga los platos rotos, el entrenador Julen Lopetegui, quien en verdad tiene una alta dosis de culpa.

Pero sin dudas el gran culpable de estos pésimos resultados es “karma”, el cual le ha pasado la cuenta al presidente Florentino Pérez, por todo lo que hizo este verano.

Cierto es que el Sr Pérez es el arquitecto de los grandes logros de este Real Madrid, principalmente la conquista de las últimas tres Champions, pero en el diseño de este temporada está desaprobado.

Primero no consigue retener a inedine Zidane, su mejor entrenador, luego malvende a Cristiano Ronaldo y finalmente le birla a España a su seleccionador, a Julen “el breve”, en un despropósito que no tiene precedentes por lo mal que se manejó todo por parte de todos.

Además de no traer los refuerzos del nivel que requiere el Madrid. El presidente no quería gastar más de $100 millones, pero señor mío los tiempos cambian, el mercado es otro y usted bien lo sabe.

Con poco más de $500 millones, que los tiene, por las ventas y porque no ficha a nadie hace cinco años, podría traerse a Harry Kane, a Eden Hazard, a Bonucci y a Kante; un ‘plan renove’ que, además de traer competencia, traería hambre con este grupo de jugadores que no ha ganado ni la Champions ni la liga española.

Que distinto jugarían Ramos y Varane con Bonucci de competencia. Y con Kante, como correrían Modric, Kroos y Casemiro. En ataque, con Hazard y Kane, se pelearían por una plaza Bale, Benzema, Isco y Asencio . Qué distinto sería este Real Madrid.

Pero Florentino, pecó de soberbio, de sobrado, y el karma, ese espíritu de justicia y equilibrio, le ha pasado la cuenta.

Lopetegui debió quedarse en su mejor hábitat, con la selección española,y no irse con los cantos de sirena a una aventura que se convirtió en Odisea.

No supo motivar a los jugadores, no supo ni alinearlos ni rotarlos, no los puso en plena forma, ni sacó su mejor rendimiento. En resumen su gestión fue un desastre y los resultados lo colocan como el peor entrenador blanco de los últimos años.

Ahora bien, en la cancha no se salva uno. Comenzando por el capitán Sergio Ramos y su compañero en la zaga y campeón del mundo Raphael Varane. Con un Modric, The Best, todavía en Croacia y un Kroos en Alemania, por no hablar de Bale y Benzema.

El grupo español dejó tirado a Lopetegui. Pues el lesionado Carvajal, el intermitente Isco, el desaparecido Ascencio, el desconocido Nacho, el prometedor Ceballos y el ineficaz Lucas Vázquez nunca sacaron la cara por el técnico en la cancha, solo destellos que han caído en un saco roto.

Es escandaloso el estado de forma de estos profesionales, además de su actitud y aptitud, porque algunos jugadores no están aptos para jugar en el Madrid, mucho menos contra el Barcelona.

Se va Lopetegui y llegará, si es que se llega a un acuerdo en algunos términos del contrato, Bruno Conte, quien tiene un buen currículo con la Juventus, el Chelsea y la selección italiana. El ideal es Zidane, pero Florentino no está en condiciones de convencerlo para que regrese.

Sin fichajes Conte tendrá trabajo extra para levantar este grupo. Esto es no es cuestión de ‘mano dura’ esto es cuestión de futbol, de motivación, de poner al que mejor está y no al que más nombre tiene, de correr, de trabajar.

De momento Solaris dirigirá al primer equipo en la Copa del Rey el miércoles contra el Melilla y pudiera seguir si Conte no llega a un trato. Roberto Martínez también suena, pero no está claro si quiere dejar la selección belga para ponerse el traje de bombero.

Nada, la culpa es del karma.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook