El presidente electo de Estados Unidos Joe Biden, acude a misa tras su victoria, mientras que Donald Trump juega golf


El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, mantuvo su rutina del domingo al acudir a misa en una iglesia cerca de su casa en Wilmington (Delaware), un día después de haber dado su discurso de victoria en las elecciones presidenciales del pasado martes tras un agónico conteo en el que se impuso al republicano Donald Trump.

Versión impresa

Biden, católico practicante, asistió junto a su hija Ashley y su nieto Hunter a la iglesia de Saint Joseph on the Brandywine, en Wilmington, su lugar de residencia.

Como suele ocurrir, el ya presidente electo salió del templo antes del final del servicio para evitar alterar al resto de los feligreses dada la gran cantidad de periodistas y su séquito de seguridad.

Poco después, se dirigió a un cementerio cercano donde se encuentran enterrado su hijo Beau, así como su primera esposa, Neilia, y su hija Naomi.

Biden no tiene previstos más actos públicos en la jornada.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

Por otro lado, anunció este domingo el lanzamiento de su equipo de transición junto a la vicepresidenta electa, Kamala Harris, y que estará centrado en los principales desafíos actuales del país: encarar la pandemia del coronavirus, recuperación económica, avanzar en la equidad racial y el combate a la crisis climática.

Donald Trump está atrincherado en su campo de golf, sigue sin reconocer la derrota

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue atrincherado en su acusación, sin evidencia, de “fraude” electoral y regresó este domingo a su club de golf privado de Sterling (Virginia) sin reconocer su derrota en las elecciones del martes pasado, mientras el ya mandatario electo, Joe Biden, lanzó su equipo de transición.

VEA TAMBIÉN Invitan a la primera dama Jill Biden a visitar el pueblo italiano de su abuelo

Sordo a las celebraciones que se prolongaron hasta la noche en Washington, y que se concentraron en frente a la plaza donde se encuentra la Casa Blanca en el centro de la capital estadounidense, Trump volvió a salir pronto por la mañana hacia su club de golf.

Si el sábado emitió un comunicado en el que subrayaba que “las elecciones aún no habían finalizado” y denunciaba, de nuevo sin evidencias, “fraude” electoral, hoy simplemente se limitó a citar a dos periodistas de Fox, su canal favorito, que alegan irregularidades.

Históricamente, una vez que los medios de comunicación proyectan el resultado definitivo en las elecciones de EE.UU., al cabo de unas horas, el derrotado suele llamar al candidato victorioso para felicitarlo.

No obstante, parece que Trump, quien se ha caracterizado por su rechazo a las tradiciones políticas, no tiene previsto reconocer la derrota en el corto plazo.

VEA TAMBIÉN Luis Arce es investido como nuevo presidente de Bolivia

Una de las asesoras de Biden, Symone Sanders, indicó este domingo que “varios republicanos” del Congreso se han puesto en contacto con el presidente electo, pero nadie del círculo cercano de Trump.

“Creo que la Casa Blanca ha dejado claro cuál es su estrategia aquí y que van a continuar participando y agitando estos planes, en muchos casos sin base, legal”, dijo Sanders en una entrevista en la cadena CNN.

Uno de los pocos republicanos que sí salió a felicitar a Biden fue el excandidato presidencial en 2012 y senador, Mitt Romney, quien mostró su disposición a trabajar con el presidente electo.

“Me gustaría ver una salida más elegante (de Trump) pero no es parte de su carácter”, reconoció Romney.

Además del silencio de Trump, sorprende el de los principales líderes republicanos, quienes tampoco se han pronunciado al respecto.

Es el caso de Mitch McConnell, el líder de la mayoría conservadora en el Senado y uno de los pesos pesados del partido, quien ha evitado comentar, por el momento, la victoria de Biden.

Por su parte, el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, insistió hoy en que “todos los votos legales deben ser contados, todos los escrutinios completados y todas las objeciones legales escuchadas”.

“Solo entonces EE.UU. decide quién ha ganado las elecciones”, remarcó en la cadena Fox.

Pese a que hay estados en los que el reñido resultado obliga a un recuento, como es el caso de Georgia, lo cierto es que la capacidad legal de disputa de Trump es limitada ya que la ventaja lograda por el demócrata es considerada irreversible.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook