El drama de renovar un pasaporte venezolano


En medio de la crisis que vive Venezuela, las colas en los establecimientos para comprar artículos de primera necesidad o acceder a servicios básicos son interminables, incluido el trámite de renovación de pasaporte.

El trámite en cuestión es cada vez más complicado. Actualmente existen dos maneras para renovar el documento. La primera es dirigiéndose directamente a las oficinas del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME), el ente que regula los pasaportes y cédulas de identidad, y la segunda es vía internet. Ninguna de las dos -según fuentes consultadas por Radio Televisión Martí- funciona correctamente.

En noviembre del año pasado, el SAIME publicó en su página web los nuevos costos para tramitar el pasaporte. El costo de un pasaporte nuevo es de Bs. 72.000, alrededor de $19 dólares, y la prórroga cuesta Bs 36.000, cifra equivalente a $9.72. El salario básico de un venezolano es de Bs. 18.000, aproximadamente $6 dólares.

La prórroga de pasaporte fue una modalidad que implementó el régimen de Nicolás Maduro debido a la falta de papel para emitir estos documentos, y consiste en una extensión del pasaporte vencido a través de una calcomanía que señala la nueva fecha de vencimiento.

María Alejandra Rodríguez trató de renovar su pasaporte vencido a través de la página web. Logró entrar en la página y realizó el pago de Bs. 36.000. A los pocos minutos recibió un correo de confirmación y el estado de su petición: solicitud realizada. Han pasado 3 meses y los funcionarios del SAIME le dicen que su solicitud está siendo procesada, y que tiene que esperar.

Parecido es el caso de Grecia Civitillo, a quien le urge colocarle la estampa de prórroga a su pasaporte para poder viajar y conocer a su nueva hermana que nació en España. “Estuve intentando por una semana ingresar a la página hasta que lo logré. Hice todo el proceso vía web y me enviaron el recibo con la confirmación”, explicó.

Civitillo cuenta que tres meses después recibió un correo del SAIME que decía que el pago no había sido procesado, aunque ella asegura que en su cuenta de banco el dinero sí fue descontado.

Otras personas deciden ir a realizar el trámite directamente en las oficinas, como Gabriela Alemparte, que lo realizó en el 2017 y todavía sigue sin su documento. “Hice la cola y todo fue muy rápido, hasta que llegué al pago”, señaló.

Le explicaron que para recibir el documento era mejor pagarlo online, pero la página nunca abrió. “Fui después de tres meses y nadie sabía nada. Ya han pasado tres años y todavía sigo sin respuestas, y sin poder salir del país”, dijo Alemparte. Concluyó, resignada, que solo le queda esperar.

Una “ayuda” impagable

En medio del caos aparecen los gestores de pasaportes y prórrogas, personas que trabajan o tienen un “contacto” dentro del SAIME y cobran desde $3.000 hasta $5.000 dólares para tramitar un pasaporte nuevo, y por una prórroga los precios oscilan entre $200 y $2.500.

Conseguir a un gestor que te haga el trámite es fácil. Alguien tiene su nombre y número telefónico y es fácil contactarlo. Las tarifas pueden variar, dijo a Radio Televisión Martí Berena Benítez.

Cuenta que no podía ingresar en la página web para sacar la cita, pero recordó que tenía un amigo que trabajaba en el SAIME y decidió preguntarle qué estaba pasando. “Me dijo que si le pagaba $150 me conseguía la cita”, aseguró Benítez.

José González vive en Miami con una visa de trabajo que le obliga a viajar constantemente. Explicó que trató entrar a la página del SAIME desde Miami, pero fue imposible, por lo que decidió ir a Venezuela para resolver más rápido a través de un gestor.

González dijo que a pesar de haber pagado $2.000 no le dieron el pasaporte y se tuvo que regresar a Miami. “Después de 6 meses me llamó el gestor y me dijo que ya estaba todo listo, pero que aumentó el precio a $5.700”. Ante el riesgo de perder su trabajo, decidió pagarlo.

Todo depende de lo que le gestor quiera cobrar. Daniela Córdoba se dedica a sacar prórrogas de pasaporte. Según cuenta, comenzó con este negocio por una amiga de su mamá que también lo hacía.

Córdoba cobra alrededor de $250 si la persona reside en Venezuela, y si vive en otro país el monto es de $450. “Tengo un contacto dentro de la oficina que me hace el trámite. Solo me deben pagar la mitad del dinero para comenzar el proceso, y cuando esté listo pagan lo restante”, explicó.

Los venezolanos que tienen el pasaporte vencido y necesitan renovarlo quedan a merced del dilatado servicio del SAIME o de la para muchos impagable tarifa de los gestores.

Radio Televisión Martí intentó comunicarse con las oficinas del SAIME para obtener declaraciones, pero hasta el momento de la publicación de este artículo no había recibido respuesta.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook