El Congreso rechaza la propuesta de Ciudadanos para suprimir el impuesto de Sucesiones


La mayoría del Congreso ha rechazado este martes tramitar una propuesta de ley de Ciudadanos para armonizar en toda España y, en buena parte de los casos, suprimir el impuesto de Sucesiones y Donaciones a lo largo de un debate en el que sólo el PP se ha mostrado dispuesto a apoyarla y en el que han asomado ataques de unos contra otros por las elecciones en Andalucía, la disputa del espacio del centro derecha o la situación política en Cataluña.

El PSOE, Unidos Podemos, ERC, PNV o PdeCAT han rechazado tramitar la proposición de ley que presentó Ciudadanos en septiembre, para igualar a la baja y hacer desaparecer según los casos el impuesto de Sucesiones, titularidad del Estado pero que está transferido a las comunidades autónomas. Aun así, Ciudadanos ha llevado su propuesta al Congreso para terminar con el “galimatías” que, a su juicio, ha provocado la transferencia de este impuesto, que ha creado “20 regímenes fiscales distintos para tratar lo mismo”.

Uno de los efectos más claros de la propuesta de Ciudadanos era la eliminación de este impuesto entre padres e hijos, de manera que estos no tengan que pagar impuestos por heredar un piso de sus progenitores. También cuando la herencia sea una empresa individual, negocios profesionales o explotaciones agrarias y forestales.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha animado este martes al resto de diputados a apoyar la tramitación de una propuesta y a elegir “si quieren mantener la herencia en los bolsillos de quienes la reciben de sus padres y que el esfuerzo y la igualdad priven por encima de las ansias recaudatorias“.

Según ha expuesto, el Estado dejaría de percibir 1.900 millones al año si se elimina o se reduce al máximo este impuesto. Para compensar, ha propuesto recuperar la comisión del estudio de las duplicidades “para estudiar lo que de verdad sobra”.

Corta y pega de Galicia

Sólo el PP ha recogido el guante y se ha mostrado dispuesto a votar a favor de la tramitación de la propuesta de Ciudadanos, debido a que la filosofía de bajar impuestos está en línea con lo que defiende el nuevo presidente del partido, Pablo Casado, y con lo que se hace en la Comunidad de Madrid y en Galicia, ambas gobernadas por el PP. El diputado popular Tomás Fole ha acusado a Rivera de hacer “pecacopyright” del gobierno de Alberto Núñez Feijóo.

Antes de indicar que el PP votará a favor de tramitar la reducción y eliminación de Sucesiones y Donaciones, Fole ha acusado a Rivera de hacer “postureo fiscal”, de un “ansia de protagonismo que no tiene fin” y de “disfrazar medidas con denominación de origen del PP”. “Estamos en año preelectoral, qué casualidad, y hay que llamar la atención como sea”, ha espetado Fole a Casado desde la tribuna de oradores.

No ha sido el único que ha atacado a lo largo de un debate que la supresión del impuesto de Sucesiones ha sido el pretexto para enfrentar a todos con todos.

Murcia y Andalucía

Rivera ha abierto el fuego en su intervención, la primera, en la que ha acusado al “bipartidismo” del PP y PSOE de haberse dedicado por igual a “fragmentalizar” España y ha sacado pecho al recordar que sólo tres comunidades autónomas lo han eliminado o reducido al máximo, Andalucía, Murcia y Aragón, gracias a la condición que puso Ciudadanos para que PSOE y PP tuvieran mayoría parlamentaria.

En Andalucía, ha dicho Rivera a un mes de las elecciones andaluzas, se suprimió “porque no había mayoría partalmentaria y la mayoría la decidió Ciudadanos”. “En 37 años de oposición no han conseguido nada en Andalucía”, ha añadido volviéndose a la bancada del PP.

“Su discurso es pura demagogia y lo sabe, pero lo más grave es que no se da cuenta de que lo único que consigue es debilitar la conciencia fiscal de la ciudadanía”, ha acusado a Rivera la diputada socialista Patricia Blanquer, que ha apuntado que el PSOE sí apoya armonizar este impuesto y el de Patrimonio en todas las comunidades, pero no la “trampa” que les ha propuesto Ciudadanos este martes.

Por Unidos Podemos, el diputado Alberto Montero ha considerado “intolerable” suprimir el impuesto de Sucesiones y Donaciones porque de esta forma se “transmite la desigualdad entre generaciones”. Tal y como también ha hecho el PSOE, ha tratado de desmontar el argumento de Rivera de que este impuesto es la causa del altisimo porcentaje de renuncias a las herencias al señalar que según el colegio de Notarios, en Madrid, donde este impuesto está bonificado al 99% y, por tanto, casi no existe, el número de renuncias está en la media de las renuncias totales en toda España. “Algún motivo habrá distinto al impuesto que justifique esta renuncia”.

En clave andaluza, Montero ha conminado al PSOE a “aclararse” y decidir si “votan en contra con nosotros o, como Susana Díaz, que votó una reforma del impuesto de derechas como la que trae el señor Rivera”.

Recentralizar

El PNV, ERC y PDeCAT también han anunciado un voto en contra, no sin antes atacar a Rivera por su intención de “recentralizar” competencias con una propuesta que ha conseguido que los nacionalistas vascos cambien su costumbre de abstenerse en materia fiscal, porque no les afecta. Sin embargo, en esta ocasión, el PNV se ha opuesto porque la propuesta de Ciudadanos contempla que también tenga efecto en País Vasco y Navarra, con regímenes fiscales particulares.

Es “un nuevo intento por parte de Ciudadanos, si no recentralizar competencias, de anularlas“, ha señalado la diputada Iodia Sagastizabal, que ha calificado la propuesta de “arma electoral”.

Por el PdeCAT, Ferran Bel ha afirmado que “no se trata del impuestos de Sucesiones y Donaciones, sino de quitar competencias a los parlamentos de las comunidades autónomas, de los que están absolutamente en contra”. En ese sentido, ha invitado a Ciudadanos a que lo propongan en el Parlamento catalán, donde “en algunas cosas nos podríamos poner de acuerdo”. “Supongo que la señora Arrimadas algo hará en Cataluña, aparte de ir quitando lazos por la calle”, ha dicho Bel.

Joan Margall, de ERC, ha espetado a Ciudadanos que “no pierden ocasión para demostrar su adscripción al populismo, defendiendo el ‘A por ellos’, las porras y los jueces y ultraliberales en lo económico”. “Supongo que se trata de ganar votos entre los hijos de quienes hoy financian su partido”, ha dicho sobre una propuesta que, según las posiciones de los grupos, no será tramitada y no se convertirá en ley.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook