El cambio climático aumentará los riesgos a la salud para quienes trabajan al sol


Recoger la cosecha o construir casas bajo el sol del sur de la Florida es extenuante, y un nuevo informe explica que se va a ir poniendo cada vez peor y menos seguro para esos trabajadores según suben las temperaturas debido al cambio climático.

Bajo al menos una norma de seguridad, hacía demasiado calor para que los floridanos realizaran labores intensas (como excavaciones con pala) durante al menos una hora al día casi todos los días del verano que acaba de pasar.

Unworkable, un informe realizado por Public Citizen y la Farmworker Association of Florida y publicado el jueves, expone los riesgos a los que una inmensa población de de empleados que trabajan al aire libre están expuestos, especialmente los de la construcción y la agricultura.

El Estado del Sol (Sunshine State) tiene una de las tasas más altas de la nación en hospitalizaciones relacionadas con el calor. Ese número es muy probable que sea subestimado ya que los accidentes cerebrovasculares, los ataques al corazón, el asma e incluso la salud mental, pueden empeorar debido al calor.

“Si hablas con los trabajadores del campo te dicen que sí sienten que cada vez hace más calor. Lo sienten y están preocupados por ello”, dijo Jeannie Economos, coordinadora de proyectos de salud ambiental para Farmworker Association of Florida.

No cuentan con leyes –ni a nivel estatal o nacional- que los proteja del estrés del calor, que ya se sabe que va a ser un problema según aumenten las temperaturas globalmente. La temperatura promedio a través de todo Estados Unidos ha subido más de un grado Fahrenheit desde 1986, y un nuevo informe de las Naciones Unidas (United Nations) dijo que si el mundo no detiene ese aumento, cuando llegue al 1.5 grados Celsio, (2.7 grados Fahrenheit) para finales del siglo, las consecuencias pueden ser catastróficas.

En julio, varios grupos de apoyo, incluyendo Farmworker Association of Florida y Public Citizen, pidieron a la U.S. Occupational Safety and Health Administration que implementen una norma que proteja del calor a los trabajadores basándose en recomendaciones de los mejores grupos que estudian la seguridad y bormas similares a las que utiliza el ejército de los Estados Unidos.

Para aquellos que trabajan al aire libre, eso significaría descansos bajo la sombra a intervalos regulares y suficiente agua para mantenerse hidratado, cosas que no están garantizadas y ni siquiera son una práctica estandarizada en sitios de trabajo.

Una encuesta realizada a 300 personas que trabajan en viveros en Homestead realizada por la organización WeCount! mostró que a más de la mitad de los encuestados no se les permitía descansar a la sombra, y que un 69 por ciento habían sufrido enfermedades relacionadas con el calor. El director ejecutivo de WeCount!, Jonathan Fried, dijo que a un 15 por ciento de los trabajadores no se les daba agua para beber.

“Muchos patronos no harán lo correcto por voluntad propia”, dijo. “Necesitamos protecciones más firmes para los trabajadores o los mismos sufrirán situaciones aún más peligrosas según aumente el calor en la Florida y en la nación”.

El conocido sol de la Florida ya es un problema para los que trabajan al aire libre, muchos de los cuales se encuentran agrupados en el sur de la Florida. El condado de Miami-Dade cuenta con más trabajadores de la agricultura y la construcción que cualquier otro condado, casi 100,000 personas, de acuerdo con el censo más reciente.

Los agricultores dijeron que limitaban ingerir agua de manera que no tuvieran que ir tanto al baño y posiblemente perder cuotas de producción, dijo Economos.

“Los trabajadores son pagados por pieza”, dijo ella. “Si paran a tomar agua significa que no van a producir tanto ni tan rápido”.

El estudio Girasoles Study de la Universidad de Emory incluyó 250 trabajadores de la agricultura en el centro y sur de la Florida, incluyendo Homestead. Los investigadores le dieron a los trabajadores pastillas de temperatura (temperatures pills) que medían su temperatura base desde dentro, les colocaron monitores del ritmo del corazón, tomaron muestras de sangre y orina y les hicieron una encuesta sobre el tipo de trabajo que hacían y cómo se mantenían refrescados.

La mitad de los trabajadores dijeron que comenzaban el día deshidratados, y tres cuartas partes acababan así.

Cuatro de cinco trabajadores tuvieron una temperatura base sobre los 100 grados Fahrenheit –al menos un día durante el estudio- un número crítico que los pone a riesgo de una enfermedad grave por calor. Uno de cada tres trabajadores tenía una lesión aguda del riñón en etapa uno o mayor, al menos un día durante lo que duró el estudio.

Uno de los hombres que llegó para participar en el estudio tuvo que ser hospitalizado de inmedato, dijo Economos. Tenía los riñones tan mal que desde entonces ha estado en diálisis.

Si aumenta el calor otro par de grados, las preocupaciones se multiplicarán. Un análisis por Climate Central mostró que Miami experimentó un promedio de cero “días peligrosos” (danger days) – días en los que la combinación del calor y la humedad hacen que la temperatura se sienta como de 105 grados Fahrenheit en el exterior –desde el 2012 al 2014. Eso subirá a un promedio de 132 días peligrosos desde el 2025 al 2034 si no se toman medidas para detener el calentamiento global.

En Saudi Arabia el trabajo al sol está prohibido desde el mediodía hasta las 3 p.m. durante tres meses al año para proteger a los trabajadores de condiciones peligrosas. El director ejecutivo de Public Citizen, David Arkush, dijo que si las temperaturas siguen subiendo, esa política puede que se expanda alrededor del mundo –incluso quizás a Florida.

“Para finales del siglo podríamos estar perdiendo toda la labor que se hace al aire libre durante el verano”, dijo. “En los lugares más calurosos, incluyendo probablemente el sur de la Florida, incluso trabajar afuera por la noche podría ser muy caluroso”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook