El amor por el dinero y por su coche arruinan la cita de José en ‘First dates’


José y Cristina, en ‘First dates’.
CUATRO

“Quiero más a mi Fiat Bravo que a mi hermano”. Así de sincero y contundente se mostró José en su participación en el programa de este martes de First dates. El barcelonés, arruinó si cita con tal afirmación, aunque también ayudaron su amor por el dinero y el ocultismo, que hicieron que cita en el restaurante de Cuatro, Cristina, llegara a reconocer que “cuando ha dicho eso me he quedado muerta. Tiene un nivel de taradez importante”.

La primera en llegar al local fue la barcelonesa, fue recibida por Lidia Torrent que le preguntó su trayectoria amorosa: “El radar del amor hasta ahora lo he tenido fatal, me he encontrado con un montón de tarados y ha sido complicado”, admitió. Y se definió como una mujer “con un carácter muy fuerte, muy sincera, me gustan las cosas claras porque yo también lo soy, y muy cariñosa”.

Al poco llegó José, que se presentó como una persona a la que le encantaba “el dinero, porque es lo que hace que se mueva el mundo”, admitió el hostelero. “Tengo tres coches, tres motos, un quad, un restaurante… y no es por fardar porque soy muy humilde “, añadió el barcelonés.

La cena comenzó hablando de los hijos. Cristina le dijo que “tengo uno de ocho años”, mientras que José comentó que él tenía “una hija de siete”. Él no dudó en afirmar, pese a la cara de sorpresa de su compañera, que “considero que ya he conocido a la mujer de mi vida: primero mi hija, luego mi madre y luego Merche, mi ex”. Ante tal afirmación, Cristina dijo que “que hable de su ex mujer lo entiendo, pero lo que me ha chocado un poco que la defina como la mujer de su vida, corta el rollo. Tiene un nivel de taradez importante”.

En un momento de la cita, José le preguntó a Crsitina que si creía en los espíritus. “Todo lo que sea después de la muerte me apasiona. Dicen que cuando te mueres sale una luz y vas hacia ella y ahí están tus seres queridos que están muertos”, narró el barcelonés, comentario que provocó la respuesta de Cristina: “Cuando me ha dicho lo de las luces, lo de la muerte lo primero que he pensado es: ¿Cristina que haces aquí con este loco?”. Pero él no se percató y siguió hablando sobre el tema: “Cuando pasas la luz hay 9 puertas y cada una es un trato. En la primera puerta está Dios, o quienquiera que sea, y te pregunta: ¿Qué traes?”. Y Cristina confesó que “nunca me habían preguntado eso”.

Otro de los temas preferidos de José es el motor, y le comentó a su cita que “tengo tres coches, tres motos, un quad… “Tengo un coche del 98, un Fiat Bravo, al que le tengo más cariño que a ciertas personas. Para mí, mi Fiat Bravo es como si fuera un hermano, es más, le quiero más que a mi propio hermano”. Y una vez más, la barcelonesa solo puedo contestar que “cuando ha dicho eso me he quedado muerta”.

Para culminar la noche, la comercial le preguntó al hostelero que qué era lo que le movía en la vida. Él, sin inmutarse, afirmó que “el dinero, ese puntillo que te da. Me levanto por la mañana y mi cabeza empieza: José vamos a ganar dinero, vamos a comprar un coche…“, pero Cristina no estuvo de acuerdo ya que “yo le doy más prioridad a ser feliz que mirar la cuenta y ver el dinero. Esto es lo que definitivamente me ha dicho: “Cris, no es para ti”, porque si hay algo que no busco en la vida es eso”.

Al final, mientras que José reconoció que si que tendría una segunda cita con Cristina “para conocernos poco a poco si ella quiere”; ella no quiso, y lo argumentó diciendo que “me has parecido una persona muy simpática y me has caído muy bien, pero hay cosas a las que doy prioridad en la vida que tu no se las das“, concluyó.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook