El 50% de los universitarios va a clase con hambre


Cuando los estudiantes ingresen a la universidad este otoño, muchos ansiarán más que conocimiento. El 50% de los universitarios informan que no comen lo suficiente o están preocupados por su alimentación, según revelan estudios.

La “inseguridad alimentaria”, como se la llama, es más prevalente en colegios comunitarios, pero también es común en universidades públicas y privadas de carreras largas. Activistas estudiantiles y defensores de la comunidad educativa han llamado la atención sobre el problema en los últimos años, y los bancos de alimentos que se han creado en cientos de colegios son quizás el signo más visible.

Algunas escuelas también están utilizando el programa Swipe Out Hunger, que permite a los estudiantes donar sus cupones del plan de comidas no utilizados a otros estudiantes para que los usen en los comedores del campus o en los bancos de alimentos.

Esos “pases gratuitos para cenar me han dado la oportunidad de comer cuando pensé que no podría”, escribió un alumno al programa. “Solía pasar hambre y eso dificultaba que me concentrara en la clase o para estudiar. [Los pases] realmente me ayudaron a estudiar, y pueden haberme ayudado a levantar mi GPA “.

Las despensas y los pases de comida son buenas vendas, pero se necesitan más soluciones para todo el sistema, dicen defensores.

“Si mando a mi hijo a la universidad, quiero más que un banco de alimentos”, dijo Sara Goldrick-Rab, profesora de políticas de educación superior y sociología en la Universidad de Temple en Filadelfia, quien fundó el Hope Center for College, Community and Justice. “Quiero saber que están abordando los altos precios de los alimentos en el campus y tomando medidas para garantizar que ningún estudiante pase hambre”.

Parte de la desconexión puede derivarse de una percepción errónea sobre cómo son realmente los estudiantes de hoy, dijo Katharine Broton, profesora asistente de política educativa y estudios de liderazgo en la Universidad de Iowa, quien ha publicado investigaciones sobre inseguridad alimentaria y vivienda en universidades. Muchos de ellos no se ajustan al perfil de un estudiante “típico” que asiste a una institución por cuatro años a tiempo completo, sin trabajar, explicó Broton. Más bien, alrededor del 40% de los estudiantes de hoy trabajan además de ir a la universidad, y casi 1 de cada 4 son padres.

El acto de malabarismo puede ser difícil de mantener. “Hallamos que la mayoría de los estudiantes están trabajando y recibiendo ayuda financiera, pero todavía están luchando con la inseguridad alimentaria”, agregó Broton.

Además del estrés está el hecho que, si bien la matrícula y las tarifas continúan aumentando, la ayuda financiera no ha seguido el mismo ritmo. En el año escolar 2017-18, después de considerar la ayuda financiera y los beneficios impositivos, los estudiantes de tiempo completo en universidades de dos años tuvieron que cubrir, promedio, $8,070 en alojamiento y comida, mientras que aquellos en instituciones públicas de cuatro años enfrentaron un promedio de $14,940 en alojamiento, comida, matrícula y honorarios.

Defensores contra el hambre dan crédito a los estudiantes por elevar la alarma en los campus sobre este problema y, en algunos casos, ofrecer soluciones ingeniosas.

Rachel Sumekh, quien fundó el programa Swipe Out Hunger con un grupo de amigos en la UCLA hace varios años, dijo que querían hacer algo útil con los créditos no utilizados de los planes de comidas que debían comprar. Ahora, 48 universidades participan del programa, y Sumekh dijo que en el último año han visto un aumento “dramático” en el número de universidades que se están comunicando con ellos para involucrarse.

La Universidad de California-Berkeley es parte de Swipes, ya que el programa es conocido. Es una estrategia más en un esfuerzo múltiple dirigido a estudiantes que pueden necesitar apoyo adicional para satisfacer sus necesidades básicas de vivienda, alimentos y de otro tipo, dijo Rubén Canedo, empleado de la universidad que preside el comité de necesidades básicas del campus. (También es copresidente de un comité similar para los 10 campus de la Universidad de California).

Según una encuesta de estudiantes de Berkeley, el 38% de los estudiantes de pregrado y el 23% de los estudiantes de posgrado enfrentan inseguridad alimentaria en algún momento durante el año académico, dijo Canedo. La escuela se enfoca en grupos específicos de estudiantes: los que son primera generación en ir a la universidad, los que son padres, los que tienen bajos ingresos o pertenecen a la comunidad LGBT.

Canedo dijo que un enfoque clave este otoño será inscribir a los estudiantes elegibles en CalFresh, la versión de California del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP), conocido anteriormente como cupones para alimentos.

Bajo las reglas federales, los estudiantes generalmente deben trabajar al menos 20 horas a la semana para calificar para SNAP, algo que muchos no pueden manejar. Pero los estados tienen flexibilidad para designar lo que cuenta como programas de empleo y capacitación, dijo Elizabeth Lower-Basch, directora de ingresos y apoyo laboral en CLASP, una organización de defensa contra la pobreza. En California, por ejemplo, los estudiantes que participan en ciertos programas educativos en la escuela son elegibles para CalFresh.

“Esa es nuestra primera línea de defensa”, dijo Canedo. “A los estudiantes se les da alrededor de $192 por mes”.

Para los estudiantes que no califican para CalFresh, la escuela patrocina un programa paralelo de asistencia alimentaria que también brinda beneficios.

Hay un banco de alimentos que ofrece demostraciones de cocina regularmente. Pero de lo que Canedo dijo estar particularmente orgulloso es de un curso de ciencias de la nutrición de 15 semanas que los estudiantes pueden hacer, que les enseña sobre alimentación saludable, preparación de alimentos, presupuesto y compra de comestibles, entre otras cosas.

Algunas de esas habilidades pueden ayudar a los estudiantes a aprender a administrar su dinero y comida para que puedan pasar el tiempo en la universidad sin sufrir de escasez.

(KHN) es un servicio de noticias sin fines de lucro que cubre temas de salud. Es un programa editorialmente independiente de la Kaiser Family Foundation que no está relacionado con Kaiser Permanente.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook