Diputada mexicana critica contratación “en lo oscurito” y sin transparencia de médicos cubanos


La contratación de entre seiscientos y ochocientos profesionales de la salud que Andrés Manuel López Obrador hiciera a Cuba no fue realizada con transparencia”, dijo a Radio Televisión Martí la diputada federal mexicana del PRD (Partido de la Revolución Democrática) por San Luis de Potosí, Guadalupe Almaguer.

“Las negociaciones estuvieron a cargo del Gobierno de la Ciudad de México y no fueron hechas de forma transparente y sí, como llamamos acá, en lo oscurito y en la opacidad, por lo que se les ha pedido a los sanitarios cubanos, incluso, actuar con bajo perfil”. Hemos solicitado información y no nos ha llegado”, indicó la política.

El pasado 24 de abril, la Secretaría de Salud federal publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) que por el tiempo que dure la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV-2″ se podría traer al país personal profesional “con formación en el extranjero”.

Los gastos de hospedaje, alimentación y traslado a hospitales de la delegación cubana corren a cargo de la Secretaría de Turismo, según han informado medios de México, que ya superó los 5 mil muertos por coronavirus y alcanzó un total de 47,144 casos identificados.

El personal sanitario proveniente de la Isla está desplegado en la capital y su zona conurbada, donde hay más casos, aunque algunos fueron enviados a otros estados”, resaltó Almaguer.

“Nosotros no rechazamos los acuerdos de cooperación, pero esto no es parte de acuerdos de cooperación, sino que es un trato directo con el gobierno cubano”, apuntó la diputada.

La venta de servicios médicos cubanos es catalogada como un modo de esclavitud moderna. Este negocio generó a La Habana ingresos por 6.400 millones de dólares. El régimen se queda con al menos el 75% de lo que pagan en salarios los países de destino por el trabajo de los profesionales.

“Los menos beneficiados, desafortunadamente, son los propios trabajadores sanitarios cubanos pues existen antecedentes en América Latina de que sólo se les da el 20 por ciento del sueldo que recibe el gobierno por cada uno de ellos”, lamentó la política.

La diputada por Potosí recordó que la ONU, incluso, ha enviado misivas al Gobierno cubano para que aclare el tratamiento a este personal, que puede calificarse de explotación laboral”.

“Porque los médicos y enfermeras cubanos no son propiedad del gobierno cubano”, recalcó Almaguer y añadió “esto es muy grave porque violenta incluso convenios y tratados internacionales que México ha contraído como parte de Naciones Unidas”.

La alcaldesa de Ciudad México, Claudia Sheinbaum afirmó recientemente “tenemos un convenio de colaboración de salud con Cuba desde hace tiempo. En particular, ahora para la atención de la pandemia. Y recordó que México padece un déficit de este tipo de especialistas.

Al respecto, Almaguer aclaró que en su país hay profesionales que “se auto emplean en la informalidad porque el sector público, que es el que administra el mayor número de los hospitales y que es donde está la mayor oferta de trabajo, paga un promedio de 18 mil pesos a especialistas y 16 mil pesos mexicanos a doctores generales”.

“Entonces México prefiere hoy, en su populismo, pagar al gobierno de Cuba 80 mil pesos mexicanos mensuales por médico al mes, mientras le paga a sus profesionales de la salud un máximo de 18 mil pesos. Esto nos parece muy grave y un acto de discriminación a los galenos, mexicanos”.

Asimismo destacó que si México quiere contratar que lo haga de manera individual y no con los gobiernos.

“Por otro lado está el asunto ideológico y político”, señaló la diputada.

“Si tomamos en cuenta las observaciones que hanhecho ex miembros de éstas brigadas médicas cubanas en Venezuela, que aseguran que desde que llegaron a la nación suramericana se les recogió el pasaporte y recibieron instrucciones para actuaciones proselitistas a favor de [Hugo] Chávez primero y posteriormente a favor de [Nicolás] Maduro”.

“Entonces yo, Guadalupe Almaguer Pardo, como diputada federal del PRD en el Congreso de la Unión Mexicana y como opositora al gobierno de López Obrador y la 4T, manifiesto firmemente mi rechazo a que México introduzca en nuestro territorio agentes políticos camuflados en bata blanca”.

“En nuestra opinión, las llamadas “misiones cubanas” violan los derechos humanos y los estándares internacionales que México ha firmado y la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos que señala expresamente la prohibición de cualquier injerencia extranjera en política interior en nuestro país”, concluyó.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook