Cuba suaviza reglas para los negocios por cuenta propia tras quejas


El gobierno cubano anunció el miércoles varios cambios importantes que harían que las nuevas reglas que deben entrar en vigor el viernes sean más aceptables para los cuentapropistas (trabajadores por cuenta propia) de la isla.

El gobierno explicó el miércoles por la noche en el programa de televisión Mesa Redonda que el cambio representaba una “mejor aplicación” de las medidas y dijo que respondía a los comentarios de quienes trabajan en el sector privado.

El mayor cambio es la capacidad de los cubanos para trabajar en más de una de las 123 actividades aprobadas de autoempleo. Pero el gobierno no quiere duplicaciones. Dijo que el cuentapropista debe participar diariamente en los varios trabajos que tenga y que las actividades no se pueden llevar a cabo en el mismo espacio o período de tiempo.

Bajo el cambio de las reglas propuesto anteriormente, a los cubanos se les habría permitido operar solo un negocio privado. Si un empresario tenía una licencia para alquilar una habitación en su casa, por ejemplo, y también era taxista privado, habría tenido que renunciar a una de las licencias. Ahora podrá seguir haciendo ambas cosas.

Además, se eliminó el límite de 50 asientos para bares, restaurantes y cafeterías privadas. Anteriormente, los empresarios habían tratado de sortear ese requisito y aumentar sus asientos sacando licencias para un restaurante y cafetería en la misma dirección, algo que las nuevas reglas no permiten.

Los funcionarios del gobierno también aclararon que los cubanos que alquilan habitaciones y casas pueden ofrecer comidas siempre que obtengan licencias sanitarias.

Cuentapropistas_MJO_12.jpg

MATIAS J. OCNER. mocner @ miamiherald.com.

Hace solo unos días, cuentapropistas como el barbero Ahmed Raúl Pérez veían las nuevas reglas con recelo. Una multitud de restricciones seguirá limitando la capacidad de crecimiento de una empresa privada, a pesar del relajamiento de último minuto de algunas de las medidas más impopulares.

“El impacto probablemente será muy negativo”, dijo Pérez, un joven de 24 años con cabello anaranjado y tatuajes que le adornan los brazos. Él y su compañero Alberto Carlos Bosch Rosquete, de 30 años, abrieron su Barber Color shop el año pasado con grandes esperanzas de traer lo último en cortes y colores internacionales a los clientes cubanos.

En el programa Mesa Redonda, la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González Fernández, dijo que las modificaciones, que también se publicaron en la Gaceta Oficial del gobierno, representaban la voluntad del gobierno de mantener el proceso de autoempleo como parte del objetivo de Cuba de actualizar su economía.

El miércoles, González insistió en que no es una movida de retroceso. También se están analizando otros cambios que podrían llegar en etapas futuras, dijo.

Cuba contaba con más de 593,000 trabajadores por cuenta propia cuando las nuevas medidas se anunciaron por primera vez en la Gaceta Oficial en julio, dando tiempo a los trabajadores independientes para que conocieran la multitud de nuevas regulaciones y realizaran ajustes en sus negocios. Para algunos, la respuesta fue simplemente entregar sus licencias de cuentapropistas porque consideraban que las nuevas reglas eran demasiado onerosas.

González dijo a fines de octubre que Cuba tenía 588,000 trabajadores por cuenta propia, una reducción de más de 5,000.

Cuentapropistas_MJO_cuba.jpg

MATIAS J. OCNER. mocner@miamiherald.com.

Aunque hubo experimentos a pequeña escala con el trabajo por cuenta propia en Cuba que se remontan a la década de 1970, no fue hasta 2009-2010 que realmente comenzó a despegar cuando Raúl Castro adoptó el cuentapropismo como una forma de sacar a los cubanos de las infladas nóminas estatales y ofrecer más bienes y servicios.

Algunos cubanos han adoptado el capitalismo más allá de lo que esperaba el gobierno cubano, abriendo múltiples negocios, contratando a muchos trabajadores y, a menudo, comprando suministros en el mercado negro porque casi no hay centros de venta al por mayor en la isla. Otros evadieron los impuestos.

Según los analistas, las nuevas reglas no solo son un intento de frenar los abusos, sino también una forma de asegurarse de que los cuentapropistas no se vuelvan demasiado ricos o no ofrezcan demasiada competencia a las empresas estatales.

Afuera de la Oficina Nacional de Administración Tributaria, en el barrio de Plaza de la Revolución de La Habana, se han publicado en la fachada de la antigua mansión los aspectos más destacados de algunas de las nuevas leyes.

Una medida que ha causado mucha angustia es el requisito de que los emprendedores con negocios que reportan grandes ingresos (cama y desayunos, restaurantes privados, cafeterías, bares, servicios de construcción o servicios de transporte de entre 4 a 14 pasajeros) mantengan cuentas bancarias especiales en las que deben mantener un depósito mínimo en pesos cubanos equivalente a tres meses de impuestos.

Sin embargo, el gobierno dijo el miércoles que el requisito se modificaría para que el depósito mínimo en las cuentas bancarias se reduzca a dos pagos de impuestos mensuales en lugar de tres.

Un conductor de taxi que paró frente a la oficina de administración tributaria explicó por qué sus días en el transporte de visitantes extranjeros estaban contados. Dijo que planeaba renunciar a su licencia de trabajo por cuenta propia porque los números no le funcionaban.

“Tendría que mantener un mínimo de 869 pesos depositados en una cuenta bancaria. Eso es demasiado dinero, así que voy a entregar mi licencia “, dijo el conductor del taxi. “El precio de la licencia también ha subido mucho”. No está claro si después del anuncio del miércoles en la noche, el chofer cambió su opinión.

Cuentapropistas_cuba.jpg

MATIAS J. OCNER. mocner@miamiherald.com

A la angustia de los taxistas privados se suma la decisión del gobierno de aumentar las fechas de las inspecciones de vehículos para verificar los frenos, los limpiaparabrisas y otros equipos. Algunos taxis privados que andan por las calles están en malas condiciones. Obtener piezas de repuesto en la isla para reparaciones es una tarea difícil.

Algunos taxistas estaban considerando organizar una huelga el viernes, pero ya hay muchos menos taxis privados en las calles. “Estaba trabajando hasta hace poco, pero tuve que ir a casa para llevar a mi esposa a visitar a su hermana al hospital porque no había taxis en la calle”, dijo el conductor del taxi de La Habana.

Una de las mayores quejas ha sido que con todas las nuevas regulaciones y requisitos impositivos, los cuentapropistas esperan del gobierno algo a cambio. Lo principal en su lista es una red mayorista viable donde puedan comprar lo que necesitan para abastecer sus negocios a precios más razonables, en lugar de recurrir al mercado negro o comprar en tiendas minoristas donde otros compradores se quejan de que están creando escasez.

Una nueva tarjeta turística de 30 días emitida por Panamá que facilitará a los cubanos comprar en ese país centroamericano es una alternativa bienvenida por los emprendedores más ricos, pero con el costo del pasaje aéreo, la comida y el alojamiento, un viaje a Panamá es demasiado caro para muchos cuentapropistas

“No hay ropa, no hay nada, hay mucha demanda y no hay mucha ropa”, se quejó Marilin García Franco, costurera y vendedora en el mercado al aire libre de Virgen del Camino, en el municipio San Miguel del Padrón, en La Habana. Ella vende vestidos pequeños y trajes brocados para figuras de santería como Changó y Yemayá.

García también vende ropa para quienes participan en festivales religiosos, y también de uso general.

Hay algunos artículos de ropa importada en sus perchas. “Después del 7 de diciembre, tendremos que salir de todo esto”, dijo. Los que tienen licencias para confeccionar o reparar ropa no pueden revender ropa fabricada y con las nuevas reglas, ella espera que la aplicación de las mismas sea más estricta.

Siga a Mimi Whitefield en Twitter: @HeraldMimi



Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook