Condenan a ex patrullero novato por robarle a conductores que detenía por infracciones de tráfico


Poco después de haber terminado la Academia de Policía y salir a patrullar las calles, el agente de Miami José Acosta mostró grandes deseos de trabajar en la sección de tráfico.

Sin embargo, el entusiasmo de Acosta no era para que se cumplieran las leyes, sino por el dinero que podía buscar ilegalmente. El dinero que Acosta robó y su libertad desaparecieron tras declararse culpable de 10 cargos de allanamiento de propiedad privada, 10 cargos de secuestrar a una persona en contra de su voluntad, ocho cargos de robo en gran cuantía y dos cargos de robo en menor cuantía.

El agente de 24 años debió pagarle todo el dinero a sus víctimas y fue sentenciado a seis años de cárcel, dijo un portavoz de la Fiscalía Estatal del Condado Miami-Dade. “El único camino que le queda es comportarse como un hombre y aceptar la responsabilidad por lo que hizo”, dijo el abogado de Acosta, George Pallas. Acosta fue contratado el 24 de mayo de 2016, y despedido en marzo de 2017.

Jorge Colina, jefe de la policía de Miami, dijo que Acosta, aun siendo un agente novato, patrullaba por su cuenta durante el tiempo en que fue vigilado. Para explicarlo de la forma más simple, dijo Colina, Acosta paraba a conductores por presuntas infracciones de tráfico y aprovechaba la oportunidad para luego robarles dinero y objetos de valor.

“Es absolutamente apropiado que reciba una seria condena”, expresó Colina. “No solo le robaba a personas inocentes, sino que lo hacía amparado en el uniforme de policía que llevaba puesto”. Tras anunciar el arresto de Acosta el año pasado, la policía de Miami dijo que había recibido varias quejas en febrero de 2017 sobre dinero desaparecido.

La investigación a cargo de la policía de Miami y del Departamento de Policía de la Florida (FDLE) terminó con el arresto de Acosta. Una noche en Wynwood, por ejemplo, la policía de Miami observó a Acosta detener a automovilistas sin motivo alguno, paradas que nunca comunicó, y por las que nunca puso una multa.

Acosta le decía al conductor que saliera del auto, después registraba el vehículo y se apoderaba de cualquier dinero en efectivo que encontrara. En una ocasión, Acosta detuvo a un chofer que llevaba $1,250 en efectivo en la billetera y en los bolsillos.

Acosta aprovechó la oportunidad para robarle al conductor $940. Sin embargo, lo que Acosta no sabía es que se trataba de un policía encubierto y que el dinero que le robó estaba marcado. “José Acosta es un oportunista corrupto que utilizó su uniforme de policía como un arma para robarle a personas que, sabía, jamás le dirían nada a las fuerzas del orden público”, dijo Katherine Fernandez Rundle, fiscal estatal de Miami-Dade. “Las escogía como víctimas mientras pretendía estar protegiendo a la comunidad. Ahora tendrá que pagar con su libertad por los delitos que cometió”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook