Comienza la temporada y Dwyane Wade invita a todos a su último baile en la NBA


No siempre se tiene la oportunidad de que un futuro miembro del Salón de la Fama juegue en tu equipo favorito. No siempre se tiene la posibilidad de verlo jugar durante 16 temporadas y no siempre ese jugador te hace tan feliz regalándote tres títulos, jugadas y momentos inolvidables.

Ese hombre es Dwyane Wade, quien a partir de este miércoles comienza a jugar su última temporada en la NBA. Lo hará con el Heat, el equipo que lo escogió en el draft y con el que ha jugado 14 temporadas y media, tras año y medio de exilio voluntario.

Su tour de despedida comienza en Orlando y su primer juego de temporada en el American Airlines Arena será este sábado ante los Hornets. Se espera que tenga un gran recibimiento cada noche, en cada ciudad como corresponde a un jugador de su talla.

“No tengo mariposas en la barriga”, dijo D-Wade este martes tras la práctica. “Es algo muy emotivo. Estoy ansioso por ponerme en marcha. He trabajado duro para llegar a este punto”.

Wade, de 36 años, después de meditarlo muy bien durante todo el verano decidió regresar con el quinteto de Miami a lo que llamó “un último baile”, con un salario mínimo de veterano, el mismo que su amigo y compañero de viaje Udonis Haslem.

A pesar de haberle dado todo al equipo, y de declararse un ‘Heat de por vida’, nunca ha sido el jugador mejor pagado, renunciando a mucho dinero por el bien del equipo de la Capital del Sol.

En sus anteriores 15 temporadas en la NBA Wade ha promediado 22.5 puntos (48.3 %), 4.7 rebotes, 5.5 asistencias, 0.9 tapones y 1.6 robos, lo que lo convierte en uno de los mejores escoltas de la historia.

Además posee casi todos los récords del Heat y esta temporada hasta puede romper la marca de bloqueos del mítico Michael Jordan.

A esta alturas Wade no tiene nada que demostrar, lo ha ganado todo, pero siendo el guerrero que es querrá despedirse por todo lo alto llegando con el Heat lo más lejos posible, por lo que luchará porque Miami sea la sorpresa del Este.

“En este momento no me voy a sentir abrumado, más bien quiero disfrutarlo ”, dijo su entrenador Erik Spoelstra. “Y quiero que él disfrute de esta experiencia, de los vestuarios, de un equipo de contención. Todo eso es emocionante”.

En los últimos años las lesiones se han cebado con él, principalmente debido al desgaste de su juego explosivo. Solo espera que en esta temporada lo respeten un poco más y así poder terminar del mejor modo posible.

No quiere un tour de despedida, pero eso será inevitable, principalmente en sus últimos encuentros en cada una de las arenas por donde paseó su calidad indiscutible.

“Definitivamente creo que algunos momentos serán así”, dijo el defensa. “Voy a esforzarme al máximo, pero al mismo tiempo, también estaré para concentrarme en el juego”.

Se espera que su rol sea como sexto hombre liderando la segunda unidad compartiendo con su ahijado deportivo Justise Winslow las veces de armador, aunque se espera que también esté en los cierres de juego junto a su otro ahijado, Josh Richardson, y el armador Goran Dragic.

“Algunas noches serán mejores que otras”, dijo Wade. “Toda mi carrera traté de mirarme en el espejo”, expresó Dwyane. “No me miento, conozco mi juego y sé de lo que soy capaz””.

Su tutoría al núcleo joven del Heat, incluyendo a Dion Waiters, será fundamental para el éxito de esta empresa.

Así que abran paso señoras y señores que por ahí llega Dwyane Wade y todos están invitados a su último baile.

Siga a Pedro González en Twitter: @PedroJulio59



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook